Gastos Médicos Mayores

Abajo los productos indemnizatorios y los abusos; arriba las iniciativas eficientes y la democratización de los gastos médicos

Entrevistamos a Lorenza Bravo, asesora de seguros y promotora de Lorif Asesores, para que nos hablara de los pilares del buen funcionamiento del seguro y para que nos compartiera su opinión acerca de los productos y las iniciativas que lanzó el sector asegurador como consecuencia de la pandemia.

Lorenza considera que los productos que surgieron por la covid‑19 son opciones emergentes que ni constituyen una verdadera innovación ni son una solución real ni resultan muy útiles, puesto que ofrecen una suma asegurada estándar de 50 mil pesos, tienen un carácter indemnizatorio y provocaron confusión porque la gente creía que con ellos ya estaba protegida. Por eso afirma: “Los endosos que admitían covid [en las pólizas de gastos médicos mayores] ayudaron más a los clientes que los seguros indemnizatorios”. Al parecer la gente notó, al igual que ella, cuál era la mejor opción, porque en su empresa se ha presentado un boom de productos de gastos médicos mayores, aunque el deducible sea alto.

Además de los endosos, otras iniciativas exitosas del sector asegurador fueron la videoconsulta o telemedicina sin costo, la ubicación de camas disponibles, el servicio de ambulancias superequipadas y la agilización de pagos a pesar de las complicaciones. Para nuestra entrevistada, cada una de estas iniciativas tuvo un impacto mucho mayor que las opciones emergentes. Acerca de estas últimas comenta: “A veces creo que el mercado se inunda de productos indemnizatorios que en realidad no son seguros, sino asistencias”.

Ella opina que, para democratizar los gastos médicos, se requiere que doctores y hospitales no cobren las cantidades exorbitantes que están solicitando, ya que, aunque exista la ley de la oferta y la demanda, deben entender que el servicio público de salud colapsó y que mucha gente requiere paquetes accesibles.

Como el problema continúa y las variantes del virus complican la situación, Lorenza insiste en diseñar productos baratos, pero útiles, que se enfoquen en atender los primeros síntomas de las enfermedades (medicina de primer contacto) para evitar que se compliquen los cuadros, pues la clave de la recuperación es la atención oportuna. También resalta la importancia de crear un producto que atienda exclusivamente las enfermedades catastróficas y elimine todos aquellos siniestros que en realidad no constituyen un gasto médico mayor y encarecen las pólizas, porque de lo contrario las aseguradoras terminarán quebrando y mientras tanto pagarán quienes no se enferman o accidentan por los que sí.

Además, pide a los usuarios hacer un uso inteligente, adecuado y no abusivo de su póliza y exhorta tanto a las aseguradoras como a los hospitales a pagar y cobrar de manera justa, pues ella defiende la idea de que se requieren de las tres partes para que el seguro funcione.

En relación con el rol y la participación del agente en el mercado, Lorenza expresa: “Ahorita, más que nunca, los clientes se han dado cuenta de la importancia de tener un asesor, porque uno les ayudó a conseguir una cama de hospital o les mandó una ambulancia cuando la necesitaban o estuvo al pendiente de ellos o los guio durante un proceso de indemnización. Los agentes somos muy importantes y eso no va a cambiar”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s