Procuremos Juntos Tu Bienestar

Eres los ojos y las manos de tu asegurado ante la aseguradora

Este mes entrevistamos a la promotora Ana Lilia Parra, quien es directora de Parra y Asociados, Agentes de Seguros. Ella nos relató cómo se acercó a AXA para ofrecerle un negocio: asegurar a una niña sana con síndrome de Down.

La mamá de Luna llegó a la promotoría de Ana Lilia con la intención de contratar un seguro de gastos médicos para la pequeña niña. El equipo de Parra y Asociados habló con AXA para informarle de la petición y de la condición genética con la que había nacido la potencial beneficiada. La compañía aceptó el riesgo y afirmó que Luna sería tratada como cualquier otra persona asegurada, por lo que solo solicitó el informe del pediatra sobre el estado de salud actual de la niña, el cual era excelente, pues este es un requisito que siempre se pide cuando se trata de infantes. Así fue como se generó una póliza sin ninguna exclusión.

Dos años después, al inicio de la pandemia, Luna presentó complicaciones respiratorias que la llevaron al hospital. Cabe señalar que este tipo de afecciones es muy común en los niños con síndrome de Down. Dos eran las posibilidades del diagnóstico: una infección normal en las vías respiratorias o covid‑19. Como la familia vive en Los Mochis, Sinaloa, y en ese tiempo esta zona no contaba con las pruebas para detectar el coronavirus, no había forma de confirmar el diagnóstico, aunque su doctor estaba convencido de que el nuevo virus era el culpable, ya que la pequeña presentaba muchos de los síntomas, como un cuadro de fiebre que no cedía con ningún medicamento. Luna estuvo hospitalizada varios días, pero por fortuna se recuperó satisfactoriamente.

La cuenta del hospital sumó la cantidad de 150 mil pesos, dinero que se utilizó para la hospitalización, el oxígeno y el tratamiento especial para los pulmones de la paciente. Cuando se procedió a reclamar el reembolso, AXA rechazó el siniestro argumentando que los padecimientos respiratorios eran muy comunes en gente con síndrome de Down.

Ana Lilia nos explica que, ante la negativa de la aseguradora, ella y su equipo buscaron los archivos, correos y papeles donde la misma compañía se había comprometido a tratar a esta asegurada como a cualquier otra persona, sin importar su condición. Las evidencias fueron presentadas a la compañía para que esta revisara el rechazo, por lo que el siniestro fue canalizado a un área especial que se dio a la tarea de analizar el caso y determinó que no había motivo para rechazarlo. El pago finalmente fue realizado.

La promotora comenta: “Muchas veces creemos que alguien no es asegurable, pero los asesores debemos investigar y buscar la forma de negociar y vender el riesgo a las compañías, antes de dar un veredicto final ante nuestros clientes. Además, no tenemos que buscar cierto tipo de asegurados, sino ofrecer protección a toda persona que se acerque a nosotros”.

Ella resalta que un buen asesor siempre tendrá el respaldo de las comunicaciones mantenidas con las compañías, la documentación presentada y el expediente formado, para enfrentar situaciones como la que te compartimos hoy y conseguir que la reclamación proceda.

Ana Lilia advierte que los asesores “son los ojos y las manos de sus asegurados ante la compañía, no solo intermediarios para vender”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s