Sector Asegurador

Compromiso social del seguro: la puerta hacia la inclusión financiera

Jorge Aarón Bonifacio Flores / Corrector, redactor y traductor 7celerisfugatemporum@gmail.com

El 14 de octubre, en el México Insurtech Summit 2021, se presentó el panel “Inclusión aseguradora e inclusión financiera: innovación con impacto social”. La discusión fue moderada por Leticia Jauregui, directora ejecutiva de LMJC Advisory Services. Los panelistas Eva Sander, cofundadora de Zenda.la, Lindsay Lehr, directora de Pagos en Americas Market Intelligence (AMI), Fernando Moreira, presidente y director ejecutivo de 88i Seguradora Digital, y Jesús Hernández Camacho, fundador y director ejecutivo de WeeCompany, reflexionaron sobre dónde estamos y hacia dónde vamos en temas de inclusión, qué podemos hacer para transformar el panorama financiero y cómo cerraremos la brecha de aseguramiento. Si quieres saber más, no te detengas y sigue leyendo.

El principal obstáculo para que la gente utilice los servicios financieros son los productos, no los niveles de educación y sofisticación del mercado. Las propuestas de valor tradicionales no son adecuadas para todos los segmentos de la población porque se enfocan en los productos. Solo al poner en el centro a las personas, la industria financiera y el sector asegurador podrán evolucionar, responder de manera satisfactoria a las necesidades de los consumidores y ofrecer valores agregados útiles.

En 2017, de acuerdo con el Índice de Inclusión Financiera (Global Findex) publicado por el Banco Mundial en ese año, solo el 51% de los latinoamericanos tenía acceso a una cuenta bancaria. Según un análisis más reciente de AMI, se ha experimentado un crecimiento, pues en varios países se han derribado muchas de las barreras que impedían la bancarización y ahora el 69% de la gente de América Latina utiliza dicho servicio en su modalidad tradicional o digital.

En México, solo alrededor del 6% de la población tiene un seguro privado de salud y casi 22 millones de personas no cuentan con acceso al sistema de salud pública. Ante la falta de esta protección y de un crédito, cuando se presenta una emergencia médica y el bolsillo propio no es suficiente para cubrirla, la mayoría de los mexicanos busca la ayuda de familiares y amigos. Como esta solución no siempre es viable ni proporciona certeza de recuperación económica para ninguno de los involucrados, resulta indispensable modificar hábitos y conductas en consumidores y compañías.

El sector debe entender los diversos segmentos del mercado, analizar la oferta y hacer del seguro un producto inclusivo y accesible que atienda las necesidades reales de cada bloque de la población, sin obstaculizar el aseguramiento con infinidad de restricciones y sin olvidar ni cómo se distribuyen los servicios en el territorio nacional ni cuál es el contexto de cada nicho. El legado de un modelo antiquísimo que no es funcional para casi un 94% de los mexicanos evidencia que la innovación y el emprendimiento son vitales para generar un verdadero impacto. El sector debe ver los problemas como son y no como quisiera que fueran, pues necesita ser realista y perseguir un cambio sistémico, lo cual exige una interacción.

La creación de ecosistemas digitales y la utilización de herramientas de inteligencia de procesos permiten generar el intercambio de ideas necesario para comprender las necesidades de los segmentos del mercado y llevar a estos soluciones adecuadas, inclusivas y rápidas o incluso instantáneas. La fuerza de dichos ecosistemas aumenta de manera exponencial si estos son abiertos y las aseguradoras dejan de verse como rivales para comenzar a tratarse como colaboradoras potenciales o aliadas estratégicas, pues las compañías deben reconocer que no poseen todas las soluciones para todos los bloques de la población. La personalización de los productos y servicios son una de las claves para reinventar la industria.

La tecnología es un vehículo maravilloso, pero inútil si no cambia la mentalidad. La pandemia ha provocado que mucha gente, sin importar su estrato social, se cuestione si presta atención a los aspectos de su vida que realmente importan y si invierte su dinero en algo cuyo valor no sea efímero. Los momentos inmediatos a una crisis sensibilizan y concientizan a la población, así que el ambiente es propicio para impulsar la penetración del seguro.

Sin embargo, el sector debe recordar que, para que una persona decida adquirir una póliza, esta necesita contar con un flujo de ingresos, cubrir al menos sus necesidades básicas de supervivencia, tener algún excedente y poseer algo que quiera proteger, pues la mayor parte de los latinoamericanos vive la incertidumbre cada día, ya que no sabe si mañana tendrá ingresos, salud, techo, ropa o comida. También debe reconocer que otra de las amenazas que enfrenta el aseguramiento es su complicado lenguaje, casi un idioma distinto e ininteligible para la persona común.

Una de las razones por las que las insurtech se han convertido en la antítesis de las aseguradoras tradicionales es la búsqueda de una comunicación muy simple e intuitiva que facilite la comprensión y el uso de los productos. La simplificación de estos, la digitalización de la distribución y la intención de reducir costos han provocado que las compañías emergentes con altos componentes tecnológicos tampoco sean vistas con buenos ojos por los agentes, quienes no son considerados en la ecuación del negocio.

De acuerdo con el panel, las insurtech no persiguen fines egoístas, sino buscan cuestionar al sector y ser el lado incómodo, disruptivo y constructivo que contribuya a cumplir de manera colaborativa el compromiso social del seguro.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s