Visión Empresarial Y Seguros

El desafío de medir la calidad hospitalaria en México

Laura Edith Islas Yáñez / Directora general, Revista Siniestro

Hablamos con Eduardo González Pier, economista y socio fundador de Blutitude, sobre el estudio que esta consultoría, la Fundación Mexicana para la Salud (Funsalud) y Grupo Expansión publicaron en noviembre para dar a conocer los hospitales de México con el mejor desempeño*. Esta iniciativa es muy importante porque, al ser la que proporciona la información más detallada de la industria privada de la salud en nuestro país, permite que la población mexicana decida mejor a qué nosocomio acudir para recibir atención médica o someterse a una cirugía. Confiamos en que conocer los beneficios potenciales de este proyecto y su impacto en el sector asegurador es una excelente razón para que sigas leyendo.

De acuerdo con el experto, hay aproximadamente 5000 hospitales en México, de los cuales alrededor de 3000 son privados. Muchos de estos últimos son muy pequeños y no brindan la información mínima para evaluar su desempeño, pero los 500 seleccionados para el estudio sí ofrecen datos suficientes y, aunque la mayoría tiene 20 camas o menos, cuenta con una página de internet o una certificación del Consejo de Salubridad General, lo que significa que ya tiene cierto nivel de transparencia. El Hospital Español es la institución privada de salud más grande del país y cuenta con casi 450 camas.

Las 500 instituciones evaluadas en la edición 2021 representan, de acuerdo con el ranking, “el 17.5% del total de los hospitales privados” de México y “poco más del 50% de la capacidad instalada de camas censables” de estos, pero no todas aparecen en las listas, pues en estas solo se encuentran las mejores. Las variables consideradas son el talento del personal (recursos humanos), la tecnología (equipo especializado de alta complejidad, expediente clínico electrónico y telemedicina), los procesos (certificaciones, apego a las reglas y existencia de comités avalados), los resultados (satisfacción de los usuarios, quejas y tasa de infección en las instalaciones) y percepción (opiniones de médicos especialistas, proveedores, pacientes y aseguradoras). Los resultados se presentan en 22 relaciones: una nacional, seis regionales, catorce para las especialidades más características y una para nosocomios medianos y pequeños, que no existía en la primera edición del estudio (2020).

De acuerdo con el ranking 2021, el análisis tiene el objetivo de “motivar una mayor transparencia y rendición de cuentas en el sector hospitalario, bajo la premisa de que solamente se puede mejorar aquello que se puede medir y comparar”. Eduardo aclara que el fin del estudio no es certificar a ningún nosocomio ni implementar programas correctivos y que ninguna de las instituciones que participan en la elaboración del ranking tiene la autoridad para hacer algo así.

Él indica que la finalidad del estudio es tanto promover la mejora voluntaria y la competitividad en calidad hospitalaria como orientar a los pacientes actuales o futuros para que elijan un hospital por su alto desempeño y no por características superfluas. También señala que el sector asegurador se beneficia al tener usuarios más informados y al contar con una herramienta para comprobar si los honorarios que cierto hospital pretende a cambio de sus servicios corresponden a la calidad que ofrece. Esto último es muy importante porque, aunque nuestro entrevistado no lo expresó así, se relaciona con los tabuladores médicos y la contención de costos.

Eduardo resalta que evaluar un servicio hospitalario es muy difícil y que la gente suele recurrir a indicadores indirectos, como la estética e higiene de las instalaciones visibles. Sin embargo, estos no garantizan la calidad del servicio. Por eso la iniciativa del ranking busca profundizar en el tema y proporcionar indicadores más objetivos y confiables sobre qué hace mejor a un hospital en comparación con otro.

No toda la información recopilada durante el estudio proviene de los hospitales ni todos los datos proporcionados por estos se aceptan sin confrontarlos con otras fuentes; sin embargo, su participación y colaboración es muy importante. Por eso, Eduardo resalta que en la edición 2020 cooperaron entre 60 y 70 nosocomios y que en el último ranking esta cantidad se duplicó. De acuerdo con él, la confiabilidad de los datos compartidos fue otro gran avance de la segunda edición con respecto a la primera.

Al final de la entrevista, el experto remarcó que la evaluación de la calidad hospitalaria beneficia y conviene a todos, pues alrededor de las instituciones privadas de salud no solo están los pacientes y las aseguradoras, sino también los proveedores. Él advirtió que “un hospital es un agregador de muchos esfuerzos” y que su suerte es compartida por cada persona relacionada de manera directa o indirecta con él, por lo que debe existir una responsabilidad colectiva para que el sistema privado de atención médica funcione de manera adecuada y tenga una buena reputación. Para Eduardo, los hospitales privados estaban rezagados en cuestiones de mejores prácticas de transparencia, pero el ranking contribuirá a combatir este mal y a comenzar a atender problemas mucho más complejos.

*Tú puedes consultar el ranking de este año en https://rebrand.ly/MejoresHospitales2021MX.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s