Autos

Ni una amistad ni un vínculo familiar te salvan: RC Ocupantes, cobertura esencial de Autos

Laura Edith Islas Yáñez / Directora general, Revista Siniestro

Entrevistamos a Silvia Salas Ardura, directora divisional de ANA Compañía de Seguros y agente con más de cuatro décadas de trayectoria en Autos, para que nos hablara sobre la importancia de la cobertura de responsabilidad civil ocupantes y de otras protecciones que se comercializan en dicho ramo, partiendo de su experiencia profesional y personal.

Ella nos contó dos siniestros que demuestran que la responsabilidad civil de un conductor no se limita a los daños provocados fuera de su vehículo y que a veces las reclamaciones más severas provienen de quienes menos te imaginas:

  1. Cierto día, Claudia prestó su carro a Juan, su hijo, para que este fuera a comer con su mejor amigo. Los dos muchachos eran universitarios y se conocían desde preescolar, por lo que las mamás de ambos también se habían convertido en grandes amigas. Mientras los jóvenes transitaban por el Periférico, un camión de basura les cerró el paso, por lo que Juan frenó y dio un volantazo. Como la parte del copiloto se impactó con el camión, su amigo falleció. Juan resultó lesionado y detenido. Como la mamá del fallecido no le otorgó el perdón, se fue a la cárcel. Por desgracia, en ese momento no existía la cobertura de responsabilidad civil ocupantes, que hubiera sido muy útil porque la cobertura legal está limitada a ciertas acciones.
  2. Una pareja se estaba divorciando. Cierto día, mientras la mujer conducía su coche y llevaba en él a su hijo, ocurrió un accidente que lesionó al joven, por lo que el papá la demandó. Resulta increíble, pero así fue. En este caso sí existía y había sido adquirida la cobertura de responsabilidad civil ocupantes. Gracias a esta protección, la mamá recibió apoyo de abogados y pudo enfrentar la reclamación de daños morales.

Silvia comenta que un siniestro exitoso podría ser aquel en el que ambas partes están aseguradas y los ajustadores se ponen de acuerdo con la determinación de responsabilidades, pero el problema es que muchas veces el culpable no cuenta con un seguro y hace lo posible por evadir su responsabilidad, incluso huir. Además, advierte que, aunque el conductor tenga una póliza, la suma asegurada o las coberturas son insuficientes en muchas ocasiones, porque en su momento se prefirió elegir una prima aparentemente baja en lugar de una protección realmente útil.

La experta confiesa que, aunque no sea suficiente, quisiera que toda la gente contara con al menos la cantidad obligatoria para responsabilidad civil. A ella le molesta que, para sacar su auto del corralón, las personas prefieran adquirir una carta cobertura de muy corta duración que contratar un paquete anual de responsabilidad civil, a pesar de que el costo sea el mismo.

Silvia sugiere a los agentes que, si su cliente tiene hijos, presta el carro o acostumbra transportar personas, no solo coloquen las coberturas básicas, sino también las que suelen considerarse opcionales, como la de extensión de responsabilidad civil, la de responsabilidad civil en exceso por fallecimiento y la de responsabilidad civil ocupantes. En el caso de esta última, es vital revisar si no se excluyen a los familiares, pues, aunque ANA no tiene esa exclusión, otras compañías sí limitan la protección que ofrecen.

Si al ocurrir un siniestro los usuarios perciben que su póliza no los ayuda, es muy probable que reclamen al agente y afirmen que el seguro no sirve, aunque ellos mismos hayan decidido sacrificar calidad y beneficios a cambio de una prima aparentemente menor. Por eso se recomienda insistir en la contratación de productos que se adapten a las necesidades del cliente y cumplan sus expectativas, es decir, que sean personalizados. Las coberturas y sumas aseguradas que son útiles y suficientes para algunos no lo son para otros. Se debe considerar, por ejemplo, si la persona estará dispuesta o no a pagar un deducible alto a cambio de una prima más barata y si tiene una póliza independiente de gastos médicos que haga innecesaria la colocación de una suma asegurada alta para este tema, pues solo así es posible ofrecerle el paquete adecuado.

No hay pretexto para conformarse con la protección más básica, pues Silvia indica que el costo de las pólizas de autos no aumenta de manera proporcional al incremento en la suma asegurada para responsabilidad civil, por lo que no se debe temer un cambio drástico en la prima, y resalta que la cobertura de responsabilidad civil ocupantes suele ser muy barata y en la actualidad no debería ser opcional, porque existen muchas iniciativas para compartir los vehículos. Nunca se sabe si un ocupante de nuestro auto, aunque sea familiar o amigo, nos demandará, intentará sacar dinero o querrá llevar a la cárcel por un siniestro automovilístico, después de que le ofrecimos transporte de buena fe. ¿Para qué arriesgarse?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s