Autos

Panorama actual y futuro del seguro de autos en México: un compromiso social permanente.

Laura Edith Islas Yáñez / Directora general, Revista Siniestro

Desde hace muchos años, la ONU estableció el tercer domingo de noviembre como el Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de los Accidentes de Tránsito, para concientizar a la humanidad sobre los riesgos y las consecuencias de estos eventos, pues el problema es tan grande que la OMS incluyó dentro del tercer objetivo de desarrollo sostenible la meta de reducir el número de muertes y lesiones causadas por ellos. Carlos Jiménez, titular de Autos y Daños en la AMIS, nos habló del impacto de este problema; de las acciones que la industria aseguradora mexicana está ejecutando tanto para proteger a la sociedad como para mejorar la atención de siniestros vehiculares menores, y de las tendencias que se observan en el ramo de autos.

Siniestros vehiculares y seguro en México

De acuerdo con el Informe sobre la situación mundial de la seguridad vial, publicado por la OMS, los accidentes de tránsito acaban con la vida de alrededor de 1.3 millones de personas al año, son la principal causa de muerte tanto de niños mayores de 5 años como de jóvenes menores de 29 y afectan sobre todo a peatones, ciclistas y motociclistas de países de ingresos bajos y medianos. Se sabe que 7 de cada 10 siniestros viales ocurren debido a que los conductores fijan su atención en algo distinto a manejar y que 1 de cada 5 se relaciona con el uso del teléfono móvil.

En México, durante 2020, se registraron 300 mil víctimas de estos eventos, de las cuales 16 mil 185 murieron (44 personas por día). El problema se puede reducir de manera importante si se fortalece la cultura de prevención promovida por el sector asegurador mexicano a través de la póliza de responsabilidad civil vehicular y el proceso general de administración de riesgos, que consiste en identificar, analizar, cuantificar, evaluar, priorizar y comunicar los peligros; decidir qué se hará con ellos (eliminarlos, reducirlos o gestionarlos); financiar los impactos, y optimizar el control de estos para alcanzar la eficiencia.

Uno de los objetivos prioritarios de la AMIS es el seguro de protección a víctimas de accidentes viales, que cuente con una cobertura y una suma asegurada suficiente, ya que 860 mil mexicanos viven con una discapacidad motora a causa de este tipo de siniestros y en más del 60% de los casos los conductores no son quienes sufren las consecuencias. Además, 7 de cada 10 vehículos (31.9 millones) no tiene ningún tipo de seguro que proteja a las víctimas y nuestro país es el único integrante del G20 que carece de una política pública de movilidad y seguridad vial a favor de estas. Aunque en diciembre de 2021 un proyecto de ley al respecto fue aprobado por los senadores, este todavía no está vigente y ha eliminado por completo el seguro de daños a terceros.

El quinto pilar del plan mundial para reducir las víctimas mortales de los accidentes viales engloba las actividades que aumentan la capacidad de respuesta ante las emergencias ocasionadas por los siniestros de tránsito y mejoran la atención médica de los afectados, como la promoción de seguros apropiados que financien su rehabilitación. Aunque México se comprometió a apegarse a los cinco pilares del plan de la OMS y aunque las víctimas suelen gastar entre 25 mil y más de un millón de pesos para intentar recuperar su salud, los legisladores consideran que el seguro de responsabilidad civil vehicular no es una prioridad, pues todavía no entienden que este no busca proteger automóviles, sino a las personas.

Una de las herramientas tecnológicas que la industria aseguradora mexicana impulsa para atender de forma más productiva y ágil los siniestros vehiculares es la DUA Electrónica. Esta es una plataforma colaborativa, a nivel sectorial, de registro e intercambio de información de accidentes de automóviles, que carga de manera automática los datos ya ingresados en el sistema y permite, además de completar el expediente, localizar con mapas y georreferencias el lugar de los hechos, guardar la evidencia fotográfica del evento, validar la información, ayudar a determinar la responsabilidad, generar la orden de pago entre compañías, enviar por correo electrónico copia del documento al cliente, elaborar estadísticas y contribuir a la movilidad segura. La DUA Electrónica está presente en alrededor del 35% de los casos y se espera que en 2022 abarque la totalidad de los eventos.

Tendencias en el ramo de autos mexicano

Como la pandemia aceleró la transformación digital de las industrias y los consumidores, hoy se busca la comodidad de los procesos remotos; sin embargo, la crisis y el uso de la tecnología han generado desgaste y cambios de hábitos, que dan lugar a nuevas amenazas, aunque se esté en casa. Por fortuna, el grado de incertidumbre actual ha concientizado a gran parte de la población sobre nuestra vulnerabilidad, lo que ha difuminado la idea de que la transferencia de riesgos a través de un seguro es un costo o problema económico que no constituye una prioridad. Para seguir eliminando este prejuicio, se debe comunicar a la población que el impacto de los siniestros involucra tres variables: frecuencia, severidad y duración.

Entre los aprendizajes que nutrirán al ramo de autos y el sector asegurador mexicano en general, se encuentran: la transmisión adecuada y eficiente de la información; el trabajo a través de plataformas colaborativas; la búsqueda de experiencias satisfactorias para los clientes; el análisis y aprovechamiento de los datos sobre el estilo de vida, los hábitos y los comportamientos de los consumidores; el servicio personalizado, cercano, simple, confiable y empático; los nuevos modelos de negocio que responden a las cambiantes necesidades de aseguramiento y permiten la innovación tanto sustentable como rentable; el cambio de rol de los oferentes, al dejar de ser vendedores de seguros y convertirse en asesores en administración integral de riesgos, y la construcción de un ecosistema que desarrolle el sentido de pertenencia del cliente y fomente la interacción de todos los componentes.

De acuerdo con Carlos, se estima que crecerá la comercialización de los seguros paramétricos y los microseguros y se observa que cada vez adquieren más fuerza aquellos productos que se pagan de acuerdo con el uso, se diseñan según la demanda del interesado, ofrecen más valores agregados y se comercializan sin intermediarios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s