Testimonios

¿Agentes teóricos o prácticos?, ¿a cuál equipo perteneces hoy?

Adriana Oropeza Flores / Directora Editorial, Revista Siniestro

Para la edición de este mes, platicamos con Raúl Ramírez, promotor y líder de Estrategia Patrimonial. Esta empresa se encuentra en Mérida, cumplió cinco años en febrero y está conformada por 80 asesores. Él nos compartió un caso y habló de la diferencia que hay entre un agente teórico y uno práctico.

De acuerdo con el promotor, los agentes siempre comienzan su carrera con la teoría, estudiando y vendiendo pólizas al mismo tiempo, pero en algún momento, mientras desarrollan su profesión, deben atender su primer siniestro y poner en práctica lo que han aprendido. Cuando esto sucede, la asesoría se convierte en algo tangible, ya que los supuestos comienzan a materializarse, y el agente empieza a recorrer el camino del perfeccionamiento, porque la práctica hace al maestro.

Cuando él aún era asesor, uno de sus amigos le solicitó un plan de ahorro y vida. Después de tres años de vida de esta póliza, Raúl se enteró a través de las redes sociales que su asegurado había fallecido. De inmediato, tras la noticia que le causó una gran pena, se puso en contacto con la mamá de su querido amigo, pues era una de las beneficiarias de la póliza, y le dijo: “Cuando usted esté lista, yo estaré aquí para proceder con el pago de la póliza de mi amigo”.

Unos días más tarde, la señora fue a la oficina de Raúl y presentó toda la documentación necesaria para reclamar la suma asegurada. Como el contratante también había designado como beneficiarios a dos de sus hermanos, la familia puso una pastelería con el dinero del seguro, negocio que hasta la fecha existe y proporciona sustento a la familia.

“Cuando atiendes un siniestro, entiendes realmente tu profesión, pues no solo eres testigo del pago de la póliza y el respaldo de la compañía, sino también de la tranquilidad que la protección da a la familia en una situación tan complicada. Además, descubres que el beneficiario no es el único que obtiene algo, ya que tú, como agente, adquieres la satisfacción de comprender por qué haces lo que haces”, comenta nuestro entrevistado.

Al preguntarle a este líder cuáles son los valores que debe tener un agente de seguros para enfrentar de la mejor forma posible un siniestro como el de su amigo y asesorar de manera adecuada a la familia que está pasando por una situación tan triste, él responde: “Empatía, para entender lo que están sintiendo y viviendo los familiares; respeto, para utilizar las palabras indicadas, y prudencia, para dar a las personas el espacio y tiempo necesarios y esperar a que estén listas para platicar”.

Para desarrollar todos los valores anteriores, Raúl comenta que hay manuales, capacitaciones preparadas por las aseguradoras y, sobre todo, promotores. Estos últimos deben ser directos, honestos y empáticos y preparar a los agentes para los momentos críticos, pues una de sus grandes labores es capacitarlos y darles las herramientas para que, cuando llegue el momento de pagar su primera póliza, pasen de ser grandes teóricos a expertos asesores prácticos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s