Seguros

Vacunas: entre la agravación del riesgo y la exclusión

Fernando Ruíz / fernando@ormuz.com.mx / Ormuz México

La Covid-19 nos ha dejado grandes enseñanzas y retos. Actualmente estamos experimentando una nueva etapa de la pandemia, una vacunación masiva nunca antes vista, y somos testigos de dos criterios que están causando polémica, relacionados con las vacunas, de los cuales tratamos en este texto.

Las vacunas son sustancias o preparaciones destinadas a generar inmunidad contra alguna enfermedad, por lo que se consideran medicamentos preventivos. No es extraño que, al desatarse la pandemia, se destinara una gran cantidad de recursos al desarrollo de las vacunas que permitieran controlar la situación; sin embargo, estas han provocado controversia desde el principio, pues algunas personas opinan que se produjeron con demasiada prontitud y sin suficientes autorizaciones o estudios y otras consideran que son una oportunidad para enfrentar el virus y salvar más vidas.

Desde que se anunció la crisis sanitaria, hemos visto la evolución y aplicación de diversos criterios en los seguros. ¿Cómo olvidar la incertidumbre en torno a si la Covid-19 estaría cubierta o no, ya que normalmente las condiciones generales de muchas aseguradoras excluyen pandemias? Ahora están sobre la mesa dos nuevos criterios: la agravación del riesgo en caso de que un asegurado no cuente con la aplicación de la vacuna contra la Covid-19 y la exclusión de los efectos secundarios de este medicamento preventivo.

Agravación del riesgo por falta de vacuna contra la Covid-19

La agravación del riesgo es el aumento de las probabilidades de ocurrencia de un siniestro, por hechos o actos sobrevinientes que modifican el riesgo declarado en la celebración del contrato y que, de haberse presentado antes, hubieran provocado que el asegurador elevara la prima o no aceptara proteger al interesado. Dicha agravación anula las obligaciones de la compañía de seguros si se acredita que es esencial, es decir, que la culpa del asegurado es grave e influye en la ocurrencia del siniestro.

De acuerdo con los preceptos contemplados en la Ley sobre el Contrato de Seguro, para utilizar el criterio de la agravación del riesgo por la falta de una vacuna, se debe analizar si el no aplicarse dicho medicamento influye en el riesgo inicial y si, de haberlo sabido, la aseguradora hubiera elevado la prima de la persona que no se vacunara o no hubiera celebrado un contrato con ella. Esto a su vez implica considerar que las vacunas actuales contra la Covid-19 pueden disminuir los efectos de esta enfermedad, pero no erradicarlos ni garantizar la inmunidad, lo que significa que el porcentaje de contagio y hospitalización disminuye, pero el riesgo sigue existiendo. Además, hay personas que por razones médicas o religiosas no pueden vacunarse, así que sería necesario analizar a detalle sus casos y determinar en qué supuestos se agravaría el riesgo.

Cabe mencionar que el criterio de agravación abordado no se aplica en todas las aseguradoras, ya que la situación que se plantea no está contemplada en las condiciones o exclusiones del seguro.

Exclusión de los efectos secundarios de la vacuna contra la Covid-19

De acuerdo con los estudios clínicos, un porcentaje pequeño de la población vacunada puede sufrir secuelas menores, como fiebre, dolor de cabeza y diarrea, pero también reacciones más graves, como miocarditis y síndrome de Guillain-Barré.

Pese a que los estudios hablan de riesgos mínimos, la mayoría de las aseguradoras ha indicado que, de acuerdo con las condiciones generales, no pagarán los efectos secundarios de las vacunas, ya que se trata de padecimientos derivados de una acción preventiva. Hasta la fecha, solo una aseguradora ha indicado, a través de un endoso en sus pólizas de gastos médicos, que cubrirá los efectos secundarios de la vacuna contra la Covid-19, siempre y cuando estos se presenten hasta tres meses después de la aplicación del medicamento.

Cabe mencionar que, en México, una aseguradora lanzó al mercado un producto que cubre los efectos adversos de la vacuna e incluye la indemnización por muerte. La cobertura se limita a la aplicación de dos dosis durante la vigencia del seguro y a las reacciones adversas dentro de los 90 días posteriores a cada una. Dentro de las exclusiones de este seguro se contempla a aquellas personas que reciban una vacuna no autorizada o se vacunen en contra del consejo médico.

Consideraciones finales

Debemos ser pacientes, observar el comportamiento de la nueva etapa que vivimos, no tomar decisiones precipitadas, estar siempre conscientes de la importancia de contar con una póliza vigente y no temer los nuevos criterios. Los seguros están para velar por nuestra tranquilidad y, en caso de un desacuerdo con la compañía, siempre tendremos el derecho de exigir que se respete lo contemplado en el contrato.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s