RC & Hogar

¿Qué pasaría contigo y tu familia si vivieran un siniestro sin el respaldo de un seguro?

A lo largo de su trayectoria profesional, un agente siempre recuerda los primeros siniestros que atendió. Erika Casique, promotora de Enfoque 25 e intermediaria de Atlas Compañía de Seguros, nos contó una historia que le marcó la vida, cuyo protagonista fue Miguel —así llamaremos al asegurado en esta ocasión—, una de las primeras personas que confiaron en ella.

Miguel era ingeniero aeronáutico y trabajaba de manera independiente en una compañía extranjera, donde cada mes recibía un apoyo económico para adquirir y mantener un seguro de vida. Por ello decidió entrevistarse con Erika y conocer los planes que ella ofrecía. Tras la asesoría, él contrató un dotal a 15 años, pues no solo deseaba la protección indicada por la empresa, sino también tenía la intención de abrir un restaurante al finalizar su contrato y de garantizar el futuro de la familia que comenzaba a formar.

Para Erika, un asegurado no es ni un número más en las comisiones ni una póliza ni un conjunto de papeles, sino una persona que se convierte en alguien cercano a ella, con la que incluso desarrolla una amistad muy fuerte. Precisamente por ello estaba al tanto de los intentos de Miguel y su esposa por tener hijos, que involucraron varios tratamientos de inseminación hasta que lograron engendrar no solo uno, sino dos.

En noviembre de 2020, cuando los gemelos de la pareja tenían tres años, Erika se reunió con su asegurado para ofrecerle un plan educacional, pero él rechazó la oferta porque, aunque estaba interesado, no contaba con los recursos económicos suficientes. La pandemia repercutió en la economía y, por supuesto, en el bolsillo de Miguel, quien ya no ganaba como antes, pues le habían bajado el sueldo. Él prometió a su asesora reportarse con ella cuando la crisis pasara, para adquirir el plan que en ese momento no podía. Algún tiempo atrás ella también le había ofrecido un seguro de gastos médicos, pero en aquella ocasión la respuesta negativa se dio porque él consideró que jamás lo necesitaría, ya que era una persona joven y saludable.

Un mes después de la última conversación entre ambos, la esposa llamó a Erika para avisarle que Miguel estaba muy enfermo y que se encontraba en el hospital. La covid‑19 lo había alcanzado. Él fue internado el 22 de diciembre y requirió intubación porque sus pulmones se encontraban muy dañados. Por desgracia, su salud no mejoró y el 5 de enero de 2021, a los 33 años de edad, falleció.

De acuerdo con la esposa, antes de que Miguel entrara en el hospital, él había insistido en ver y abrazar a sus hijos y a ella, pues sospechaba que ya no saldría de allí, y le había expresado con sus últimas palabras el deseo de que, si le pasaba algo, se comunicara con Erika de inmediato, para que le ayudara a agilizar los trámites que se necesitaran para hacer válida la póliza, lo cual hizo la asesora. Tras diez días hábiles, la compañía pagó a la familia 48 mil dólares por concepto de suma asegurada.

Erika señala que, aunque el seguro de vida no resuelve la existencia entera de los beneficiarios, les da un alivio y apoyo económico para enfrentar los primeros años de ausencia de la persona fallecida. La esposa de Miguel entendió esto y, después de la tragedia, se acercó a la promotora para adquirir su póliza, pues ahora sus hijos solo la tienen a ella.

Este siniestro, al igual que todos los que te compartimos cada mes, nos enseña la importancia de la labor del agente de seguros, quien al ofrecer asesoría se convierte en una parte importante de la vida de quienes le confían su patrimonio y familia.

Erika afirma que la intermediación de seguros debe tener el propósito y la intención principal de ayudar, pues solo así se consiguen resultados hermosos, por lo que exhorta a los asesores a transmitir bien la información y hacer de su trabajo una bella labor social. Ella recuerda a los usuarios que los riesgos existen y nadie está exento de ellos, y les recomienda no esperar más para protegerse, pues el dinero generalmente nunca es suficiente para enfrentar un siniestro.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s