Ajustes, Daños e Indemnizaciones

Provoca daños por 2 millones de pesos y no contaba con una póliza de seguros

La Sección Oaxaca y el Comité de Automóviles de la Asociación Mexicana de Agentes de Seguros y Fianzas (Amasfac) llevaron a cabo el taller “Siniestros que hicieron historia en las compañías de seguros”. En él, Osiris Méndez, subdirector de Siniestros de ANA Seguros, presentó el caso de la volcadura de un tractocamión que contenía emulsión asfáltica, ocurrido a finales de 2019 en Puerto Pichilingue, La Paz.

En aquella ocasión, se produjo una colisión frontal debido a que un vehículo pesado invadió el carril del tractocamión en cuestión y se impactó con él. Como la emulsión asfáltica se derramó y penetró en el subsuelo, tuvo lugar un siniestro ecológico que exigió enfrentar las responsabilidades civiles ordinaria y ecológica. Dado que el responsable no contaba con una póliza de seguro y había fallecido, ANA Seguros absorbió la responsabilidad.

Los daños al subsuelo equivalieron a 800 mil pesos y los materiales a otra cantidad igual, mientras que las afectaciones al tanque representaron 350 mil pesos. En total, el siniestro tuvo un costo de casi 2 millones de pesos.

Gracias a que el tractocamión afectado estaba asegurado con una póliza de flotilla, que costó al cliente aproximadamente, 1 millón de pesos y que muy afortunado contaba con las coberturas correctas, tales como responsabilidad civil ecológica por 1 millón y medio de pesos de suma asegurada, el asegurado pudo cubrir el gasto.

Al tratarse de Responsabilidad Civil, esta no causa pago de deducible, por lo que solo pagó 40 mil pesos por concepto de deducible en daños materiales, es decir, el 5% de la suma asegurada.

Por otro lado, cuando se daña el subsuelo, se debe seguir ciertos protocolos en los que participan la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y Protección Civil. En coordinación con estas entidades el responsable debe decidir cómo actuar, ya que, si no realiza acciones concretas, se vuelve merecedor de multas millonarias.

El proceso de reparación del daño ambiental involucra prevención de perjuicios mayores y contención del derrame. Dado que se trataba de una carga de alta volatilidad, se requirieron cuidados especiales, como tareas de extracción de tierra para tratar de limpiarla. Dadas las condiciones, no se pudo depurar el suelo, así que se tuvo que reemplazar el material de ese espacio con otro que tuviera las condiciones óptimas para no afectar la flora y la fauna de la zona.

Imagina qué harías tú si provocaras casi 2 millones de pesos en daños y no contaras con una póliza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s