Procuremos Juntos Tu Bienestar

El sismo que vive la educación

Jorge Melendez / Escritor, coach y consultor empresarial / http://www.jorgemelendez.com.mx / jorgeamp63@mac.com

No hace falta ser un genio para saber que la educación está viviendo un gran sismo [sacudida brusca]. La pandemia ha obligado a muchas personas, sobre todo a las madres, a desarrollar una nueva serie de habilidades y despertar una enorme paciencia, pero estos no son los únicos cambios que la educación debería haber experimentado en las últimas dos décadas.

La crisis sanitaria actual ha evidenciado que los modelos educativos carecen de la visión, la agilidad, el ritmo, la creatividad y el ingenio necesarios para no ser superados por la velocidad del mundo. La educación debería enfocarse, más que en la adquisición de conocimientos básicos, en la identificación de fortalezas y talentos, para que cada ser humano comprenda que tiene algo único y diferente que aportar a la sociedad.

Los sistemas educativos de la mayoría de los países latinoamericanos no están a la par de las necesidades y tendencias vigentes del planeta y mucho menos de lo que requiere cada persona para ser estimulada e impulsada a aportar y contribuir de forma voluntaria al progreso de la humanidad. Además, se olvidan de transmitir una enseñanza fundamental que se encuentra plasmada en muchos libros de formación y desarrollo de conciencia personal: “No podemos controlar la mayoría de las cosas en nuestra vida, pero sí la manera que elegimos para responder a ellas”.

Si piensas de forma constante en qué es lo mejor que puedes hacer por la educación de tus hijos y por ese legado que quieres dejar en su vida, tal vez la incertidumbre no te deje dormir en las noches, ya que deseas no solo darles lo mejor, sino prepararlos para un mundo amenazante y cambiante, donde la idea de que “la educación permite obtener un empleo seguro” es un barco que zarpó y encalló hace mucho tiempo.

Si estás por entrar a una etapa de tu carrera profesional donde tu experiencia puede ser más una amenaza que un beneficio, quizá debes dar un salto en otra dirección y descubrir qué talentos y habilidades posees, pero desconoces o nunca has manifestado. A lo mejor es momento de competir con nuevas herramientas y dejar de sentirte olvidado o invisible.

Tal vez este es el momento de invertir en tu educación o la de tus hijos, a través de un fondo de ahorro que permita al beneficiado elegir el modelo educativo que realmente conecte con su llamado o sus talentos. Sé que esto requiere recursos financieros, mentales y emocionales, pero a veces las dudas y los temores se disipan al observar qué está sucediendo en el mundo y analizar qué beneficios se obtendrán de la inversión.

Es muy probable que los modelos educativos de vanguardia luzcan muy diferentes a los que tú conoces. Debes aprender más sobre ellos y no solo rechazarlos porque exponen tus debilidades. El mundo no solo cambió, sino que sigue transformándose de forma veloz y continua.

Hace poco veía Abuelos, una película española que muestra cómo tres hombres de edad madura enfrentan el desplazamiento causado por el vertiginoso cambio del mundo y, en su necesidad de sentirse útiles, proveer a sus familias o demostrar que pueden adaptarse, deciden emprender con una guardería. Esta historia, además de ser hermosa, nos deja una gran enseñanza: “Aquello que no crece, decrece. Quien no aprende, se atrofia. No hay peor muerte que la que vivimos cuando dejamos de soñar”. El regalo más grande que puedes darle a tus hijos o brindarte a ti mismo es la idea de que “nunca es tarde para abrir la mente y aprender”.

Los modelos educativos de vanguardia permiten que las personas usen sus habilidades y talentos, no solo la acumulación de conocimientos, como punta de lanza para competir en el mundo. Ellos enseñan que el pensamiento crítico, la creatividad, la curiosidad, las habilidades blandas —‍como la escucha, la empatía, la resiliencia y el trabajo en equipo‍—, la identificación de fortalezas, el no vivir señalando debilidades y la valoración del poder de las ideas son las mejores maneras de hacer una diferencia. Tú puedes elegir algo así para tus hijos y para ti. Solo tienes que diseñar el plan y prepararte para invertir en él. ¿Qué piensas hacer al respecto?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s