Fianzas

La garantía más confiable y práctica. El futuro largo y promisorio de la fianza.

Laura Edith Islas Yáñez / Directora general, Revista Siniestro

Entrevistamos a Juan Cruz, agente de seguros y de fianzas desde hace 35 y 25 años respectivamente y director general de Confianza Seguros y Fianzas, para que nos compartiera el panorama pasado, presente y futuro del sector afianzador.

¿Qué ocurrió con el mercado de fianzas durante 2020?

Enfrentó dificultades asociadas a la pandemia, a pesar de que la comercialización de seguros y fianzas fue declarada como esencial. Nuestro despacho continuó y está activo. La crisis sanitaria trajo temor, incertidumbre, escasez e incomodidades, pero también cambios importantes y grandes aprendizajes, como la modalidad de trabajo remoto. Algunas personas se adaptaron muy bien al nuevo modelo, pero otras solicitaron volver a su espacio físico en el despacho, ya que en casa se encontraron con diversos obstáculos, como una mala calidad de la señal de internet, una competencia encarnizada por los espacios y una serie de distracciones que, en el caso de las mujeres, se traducía en solicitudes abusivas por parte de sus familiares.

Ante cualquier caso sospechoso, solicitamos que los colaboradores se realicen la prueba correspondiente para evitar contagios. Nuestro equipo está integrado por 10 personas, de las cuales solo dos enfermaron. Por fortuna, ambas han salido avante, sin consecuencias graves.

¿Qué está sucediendo con el sector afianzador en 2021?

Como las medidas sanitarias se han endurecido, mantenemos el trabajo en casa. Dado que nuestro mercado principal está ligado al ramo de la construcción, sobre todo de obra pública, los ingresos han disminuido. Nuestros clientes se vieron muy afectados porque su actividad no fue considerada esencial desde el principio, sino después de mucho tiempo, por lo que casi un 40% de ellos se quedó sin trabajo y quebró. Además, las políticas del gobierno federal están impactando el mercado y han provocado, por ejemplo, tres situaciones:

  1. El 80% de la obra pública se está asignando de manera directa a un grupo muy cercano a los gobernantes y, en la mayoría de los casos, muy lejano de los agentes de fianzas.
  2. Uno de los programas que más contratos de obra pública concedía a las pymes constructoras era el de Construcción o Remodelación de Infraestructura Educativa, pero este año la SEP entregará el dinero de dicho programa a las asociaciones de padres de familia, para que ellas se encarguen de los trabajos. Así que es muy probable que el manejo del dinero sea discrecional y que no haya ni contratos de obra ni fianzas.
  3. Los presupuestos de los estados y municipios del país han sufrido recortes desde 2019, lo que ocasiona que disminuyan las inversiones en obra pública.

¿Qué retos enfrenta el agente de fianzas?

En este momento, el mayor desafío es mantener el nivel productivo del despacho, pues es muy importante conservar el equipo humano de trabajo y ofrecerle una fuente estable de ingresos. Aunque el 40% de nuestros clientes se vio afectado por la pandemia y el manejo de la economía por parte del Estado, el 60% restante sigue activo, por lo que nos esforzamos para que se sienta bien atendido y siga recibiendo el servicio de calidad que nos distingue. Otros dos retos son la captación de nuevos clientes y el fomento del uso de la fianza en ámbitos de la economía donde se desconoce.

¿Cuál es el futuro de las fianzas?

En México, las fianzas tienen vida para largo rato, ya que son las garantías más confiables y prácticas del mercado y tienen el respaldo de la solvencia económica y moral de las personas e instituciones participantes. El futuro de las fianzas está asegurado, sobre todo si logramos que penetren en otros nichos de mercado. Una gran área de oportunidad que tenemos es la fianza de fidelidad, que contempla el robo, el abuso de confianza y el peculado y se enfoca plenamente en los colaboradores de las empresas o los funcionarios del gobierno, cuyo desempeño honesto se puede garantizar con este instrumento.

¿Qué debe considerar el interesado en intermediar fianzas?

La autorización que otorga la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas para comercializar estos productos conlleva una estricta capacitación. Nuestro ramo es muy especializado, por lo que exige conocer desde cuestiones legales, para interpretar adecuadamente los posibles contratos afianzables, hasta cuestiones contables, para interpretar un estado financiero y validar si la empresa o persona solicitante tiene la solvencia económica y el flujo de efectivo necesario para garantizar el cumplimiento de sus obligaciones.

¿Cuál es la importancia de las fianzas?

Al ser otorgadas por empresas debidamente establecidas y autorizadas, el beneficiario tiene la certeza de que, en caso de reclamar de manera fundamentada y procedente el incumplimiento de un contrato, contará con el pago, pues existe una solvencia acreditada y reservas técnicas suficientes y probadas para ello.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s