Seguros

¿Qué no te dicen de las pólizas de embarcaciones?

La promotora Ana Lilia Parra platicó con nosotros sobre las pólizas de embarcaciones y los errores comunes que, por desconocimiento, el agente comete al ofrecer este tipo de seguros.

Ella nos dice que con frecuencia las embarcaciones son aseguradas de acuerdo con el costo registrado en la factura, aunque en muchas ocasiones estas ya tienen varios años de existencia antes de ser adquiridas, por lo que la suma asegurada resulta incorrecta. Se presenta un bajoseguro porque al pasar el tiempo las piezas de la nave han sido cambiadas o renovadas, por lo que el valor de la embarcación ha aumentado, y muchas de ellas podrían no estar en venta al momento de ocurrir el siniestro, por lo que el costo de reparación o indemnización aumentaría.

Ana Lilia comenta que los agentes que comercializan pólizas de embarcaciones deben estar más familiarizados con los siniestros relacionados y los daños reales correspondientes, pues solo así podrán identificar las necesidades específicas de su cliente, de acuerdo con los riesgos a los que esté más expuesto. Entre los siniestros más comunes relacionados con este tipo de seguro, se encuentran los que afectan la cobertura de responsabilidad civil o daños a ocupantes, pues las naves no suelen entrar bien al muelle cuando el clima es adverso, por lo que golpean y dañan otras embarcaciones.

Ella señala que los intermediarios acostumbran fijarse en los manuales de las cédulas o de las propias compañías, aunque la información necesaria y sobre todo las posibles exclusiones están en las condiciones generales, y advierte que, aunque debiera ser un requisito que todos los agentes las lean y las conozcan antes de la ocurrencia de un siniestro, varios no se percatan de su contenido hasta que el problema ya está encima. Además, recomienda a los agentes de daños que se acerquen a los técnicos de las compañías, ya que estos son los especialistas que podrán proporcionales la información necesaria respecto a las coberturas y los siniestros posibles.

Para Ana Lilia, una de las principales áreas de oportunidad en las promotorías y las aseguradoras es la capacitación de los agentes en cuestiones técnicas y especializadas del seguro, ya que a esta se dedica muy poco tiempo en comparación con el destinado a los cursos sobre ventas u otros temas. De aquí que, a la hora de salir al campo, muchos intermediarios no son especialistas en su ramo, por lo que se pierden y dejan la carrera. Como todos los agentes de seguros y fianzas son empresarios, pues desarrollan su propia marca dentro y fuera de una compañía de seguros, deben invertir en este tipo de capacitación, pues es la que profesionalizará su labor como asesores.

Por último, la promotora resalta: “Los agentes no debemos estar peleados con la diversificación. Entre mayor sea nuestro conocimiento, mejores asesores seremos, pues tendremos la capacidad para orientar mejor al cliente en la elección de la cobertura más apropiada, de acuerdo con sus intereses, y exigir una respuesta a la compañía. Además, el ramo de daños siempre nos acerca a otros mercados donde podemos abrir más negocios”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s