Vida & Retiro

Su promotoría ha ganado 10 veces el campeonato en ventas

Por: Laura Edith ISLAS YÁÑEZ

VIDA Y RETIRO

Fernando Lira es promotor de Argonautas, una de las promotorías de Grupo KC. En mayo de 1982, inició su carrera como agente de seguros con don Daniel Guzmán Vázquez (q.e.p.d.). 13 fueron los agentes que ingresaron en ese año, pero hoy sólo quedan 3 de aquéllos con trayectoria: Guillermo Guevara, Héctor Pérez y Fer.

Él recuerda que, desde 1982, la actividad de agente de seguros le parecía maravillosa: “Íbamos a las dependencias… Daniel nos enseñó algunas maneras de trabajar; nosotros seguíamos su ejemplo sin duda. Hay 3 cosas que yo aprendí de Daniel:

  1. La importancia de que la gente te tenga confianza y de que tú le ofrezcas algo real, ya que está creyendo en ti.
  2. El valor de hablar con la verdad y ser congruente con lo que ofreces.
  3. La ausencia de límites, puesto que puedes lograr tus sueños e ilusiones haciendo bien tu trabajo”.

Antes de dedicarse a ser agente de seguros, hizo de todo: cortaba pasto, pintaba las casas que vendía su hermano, repartía volantes…

En relación con esto, nos comenta: “Mis hermanos, que ya estaban en la actividad, siempre me impulsaban y me decían que viniera a trabajar con ellos, que de seguro sería exitoso, pero antes también vendí tortas.

Aprendí que, sin importar a qué te dediques, debes buscar ser el mejor y siempre destacar en lo que haces. Cuando vendía tortas, empezaba temprano, llegaba a limpiar, ponía música a todo volumen ‒Universal FM, aún lo recuerdo‒ y la primera torta del día era para mí, así que la gente pasaba y me veía comiendo o cantando. Entre las 11 a.m. y 12 del día terminaba de vender”.

Vendió su primera póliza cuando era mensajero de la oficina de Daniel. “En esa ocasión había ido a entregar una póliza para el conserje de una escuela de la colonia Guerrero y, al entregarla, su esposa se interesó, por lo que le expliqué con detalle los beneficios de contar con una y finalmente ella me compró”, relata. Considera que esa venta se dio porque tenía conocimientos del producto y de sus beneficios, debido a todo lo que escuchaba en la oficina.

Después tomó cursos como aspirante para ser agente de seguros. A propósito de esta etapa nos cuenta: “Si no pasabas el examen, no te pagaban, y en aquella época eran 4 mil pesos. Con Daniel teníamos talleres de ventas, para lo cual nos daba una especie de bitácora, con la que nosotros visitábamos a los clientes. El primer reto que tuve fue el de estar en la lista de quienes habían colocado más pólizas, éramos 3 los agentes: Mario Guerrero, José Luis Monroy y yo. Cuando llegué y me vi en la lista, fui a ver a Daniel para decirle que se habían equivocado y que era sorprendente estar allí con los 2 más grandes. Daniel me contestó que no podía estar debajo de ellos y que debía estar encabezando la lista.

Esa experiencia me enseñó que trabajando podía lograr mis sueños”. Con la apertura de una oficina en Marina Acapulco hace 18 años, se nombraron a 10 promotores, uno de ellos fue Fernando Lira.

Señala que, si bien hay diferencias entre Daniel padre y Daniel hijo, como la tecnología a la que cada uno pudo tener acceso, también existen felices coincidencias, como la gran calidad humana de ambos.

“Hoy hay nuevos sistemas, gente más joven, todo es cambiante”, afirma. De acuerdo con Fernando, hay una frase que Daniel decía y que siempre tiene en mente: “Si algo te da éxito, síguelo haciendo, lo único que tienes que hacer es modificar algunos elementos de acuerdo con las circunstancias”.

En relación con el compromiso de su equipo con el asegurado, declara que están con él en el momento del siniestro, pero no de manera inmediata, ya que le dan un espacio antes de acercarse, y que luego lo asesoran sobre los trámites que debe realizar hasta que cobra la indemnización.

“Al asegurado yo le recomiendo que piense en su familia, que sea muy consciente del tema económico y que el plan que contrate esté dentro de sus posibilidades, y le pido que si le gustó mi servicio me recomiende”, expresa.

Cuenta con un equipo de 60 agentes, para quienes, en sus propias palabras, “lo más importante es su trabajo diario y el seguimiento que tienen con un cliente”. Además, añade que ellos “son unos guerreros, no tan fáciles de liderar, que siempre están enfocados en sus objetivos”.

De su carrera como agente, sobresale la memoria de un asegurado que falleció cuando se volcó un camión. “Se llamaba Jean Carlo, aún recuerdo su nombre. Llegaron las 2 viudas a cobrar el seguro, pero ninguna pudo hacerlo porque dejó a sus hijos como beneficiarios y a su abuela como la tutora. Lo más importante en este siniestro fue que el asegurado pensó en sus hijos”, finalizó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s