Sector Asegurador

Catástrofes en 2018

La importancia de los seguros ha crecido prácticamente en todos los países como un reflejo de las varias formas en que éstos contribuyen a la actividad económica diaria, ya que, por ejemplo:


• Promueven la estabilidad financiera de individuos, familias y negocios.
• Suscitan la creación de ahorros a largo plazo, así como la inversión productiva en ellos.
• Protegen el ahorro nacional ante las crisis de liquidez.
• Contribuyen a disminuir la presión en las finanzas públicas.
• Viabilizan el intercambio comercial y la actividad empresarial.
• Ayudan a reducir el riesgo total de la economía del país en su conjunto.
• Mejoran la calidad de vida de los individuos.
• Fortalecen la estabilidad social.
• Favorecen el estado de derecho.

Los efectos positivos de los seguros son esperanzadores, pero las cifras en nuestro país son preocupantes. Resulta evidente que necesitamos un México mejor protegido cuando las estadísticas nos dicen que: Sólo entre el 6.5 y el 7% de las casas están aseguradas por decisión de su propietario.

El 52% de los hogares pertenecen a personas en pobreza extrema, patrimonial o de bienestar.

El 20% de los seguros están ligados a créditos hipotecarios durante el plazo de financiamiento.

Cambio climático Uno de los mayores desafíos de nuestro tiempo son las pautas meteorológicas cambiantes que amenazan la producción de alimentos y provocan, entre otras cosas, el aumento del nivel del mar y el riesgo de inundaciones catastróficas. Los efectos del cambio climático son de alcance mundial y de una escala sin precedentes.

De acuerdo con el Quinto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas, publicado en 2014, existen pruebas alarmantes de que se han alcanzado o sobrepasado los puntos de inflexión que darían lugar a cambios irreversibles en importantes ecosistemas y en el sistema climático del planeta. El documento indica que: De 1880 a 2012, la temperatura media mundial aumentó 0.85°C.

Los océanos se han calentado, la cantidad de nieve y hielo ha disminuido, y el nivel del mar ha subido.

De 1901 a 2010, el nivel medio mundial del mar aumentó 19 cm, y para 2100 se estima que alcanzará de 40 a 63 centímetros.

Si bien sabemos con certeza que el cambio climático es una de las causas de los fenómenos meteorológicos extremos, todavía desconocemos el momento en que éstos últimos sucederán y el impacto que tendrán. Por ello son necesarios la transferencia de riesgos asequible al sector asegurador y el enfoque holístico que involucre a los gobiernos nacionales, regionales y locales para reducir el riesgo del cambio climático.

Es lógico que las cuestiones relacionadas con el cambio climático puedan requerir una respuesta y medida jurisdiccional, en oposición a las iniciativas globales, y que la industria de seguros debe hacer mayor hincapié en las respuestas proactivas ya existentes a los problemas del cambio climático, especialmente en las áreas clave, como inversión, suscripción y gestión (riesgo de transición).

Catástrofes naturales en el mundo En la mayoría de los países existen afectaciones importantes causadas por erupciones volcánicas, sismos, fenómenos hidrometeorológicos y otros eventos relacionados con la naturaleza.

Año tras año, los daños provocados por éstos son cada vez más frecuentes e intensos. De acuerdo con el reporte Catástrofes Naturales 2015, publicado por Munich Re, tan sólo en 2015, los desastres naturales causaron la muerte de 23 mil personas en el mundo y provocaron daños materiales totales equivalentes a 100 mil millones de dólares.

Según un reporte elaborado por Swiss Re, el sector asegurador cubrió casi 144 mil millones de dólares a nivel mundial en 2017, es decir, más del 40% de los daños económicos causados por catástrofes naturales y riesgos antropogénicos. La naturaleza originó siniestros con un valor de 138 mil millones de dólares, cantidad mayor que el promedio anual de los diez años anteriores (50 mil millones de dólares), y el hombre causó daños asegurados con un costo de 6 mil millones de dólares, cifra que está por debajo de los 8 mil millones de dólares de 2016.

En 2017 se produjeron 301 eventos catastróficos en todo el mundo, número menor a los 329 de 2016. De éstos, 183 fueron naturales —en 2016 fueron 192— y 118 fueron antropogénicos —en 2016 fueron 137—.

La tasa de crecimiento de los daños económicos ha sobrepasado a la de los daños asegurados en los últimos 26 años. En términos de media móvil de 10 años, los daños asegurados crecieron un 5.4% entre 1991 y 2017, mientras que los daños económicos
aumentaron un 5.9%.

En la siguiente edición hablaremos específicamente de las catástrofes naturales en nuestro país y el panorama de seguros de daños hidrometeorológicos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s