Gastos Médicos Mayores

La suerte y una póliza de GMM estaban de su lado

Guadalajara, Jal. Mario esperaba en un vehículo a que su papá saliera de terapia, cuando notó que un sujeto se acercaba a él de forma sospechosa. El presentimiento se hizo realidad en cuestión de instantes. El hombre, con la intención de robarle las pertenencias, lo amenazó con un arma de fuego a la altura del corazón y le disparó, pero la bala no salió.


En un segundo intento por despojarlo de sus cosas, el asaltante volvió a disparar.

En esta ocasión la bala sí salió, así que Mario fue herido a muy corta distancia de la concavidad formada por el hombro y el brazo. El atacante se dio a la fuga. Después de una llamada de auxilio, una ambulancia lo llevó a un hospital privado, donde él se identificó como asegurado de Grupo Nacional Provincial GASTOS MÉDICOS MAYORES La suerte y una póliza de GMM estaban de su lado y procedió legalmente ante el Ministerio Público para denunciar el delito del que había sido víctima. Así, en aproximadamente 24 horas, GNP ya había aceptado el siniestro como un accidente por ataque de arma de fuego, asumiendo así los gastos derivados de éste. Para el pago se necesitó la carta de resolución que emite el MP, en la que se da fe del asalto y de cómo sucedieron los hechos.
A causa del disparo, se afectó la pleura, una membrana que recubre los pulmones. Esto le ocasionó dificultades para respirar. Por ello ha sido sometido a terapias respiratorias. GNP ha pagado éstas, así como los honorarios del médico tratante y el terapeuta.

Cuando fue hospitalizado, el pago de la estabilización y de la determinación de la gravedad de la herida no fue, como suele suceder, por reembolso, sino mediante pago directo, debido al convenio que GNP tiene con el hospital y con los médicos que lo atendieron.

Carla Hecht, de R y H Asesores en Seguros, nos cuenta que Mario, además de ser un cliente, es un gran amigo; que su póliza de gastos médicos mayores tiene más de 10 años de antigüedad con la compañía aseguradora, con un contrato en el que la suma asegurada todavía no tenía límite, y que, durante el último año, el pago de la prima anual fue de 60,833 pesos.

Hasta el momento, Mario sigue con sus terapias de rehabilitación. Poco a poco está retomando su vida y retornando a sus actividades diarias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s