Autos

Accidentes viales, un problema internacional

1.3 millones de personas al año fallecen por un accidente de tránsito, este número se
compara con la población de Aguascalientes.

La resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el periodo de 2011 a 2020 como el Decenio de Acción para la Seguridad Vial, por lo que pidió a la Organización Mundial de la Salud y a las comisiones regionales de las Naciones Unidas que prepararan un plan mundial, que todos los países integrantes debían firmar, para disminuir la cantidad de accidentes viales.

Como representante de nuestro país, el expresidente Felipe Calderón firmó el compromiso internacional de trabajar tanto por la reducción del número de muertes por accidentes viales como por la salud vial.

Platicamos con Carlos Jiménez, titular del Área de Automóviles y Daños de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), acerca de este importante tema, para conocer, desde su perspectiva, el trasfondo y la importancia de contar con este plan mundial.

De acuerdo con él, los accidentes viales son la tercera causa de muerte a nivel mundial entre la población joven, es decir, entre gente de 15 a 30 años. Incluso si quitamos el filtro de la edad, desde hace unos años los accidentes viales se convirtieron en la novena causa de muerte. Si continúa la tendencia a la alza, en el 2030 ocuparán la quinta posición, lo que significaría más fallecidos por accidentes viales que por diabetes, cáncer, VIH o violencia. De aquí que esta situación sea un problema mundial.

Él menciona que, según las estadísticas del Conapra (Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes), en México mueren 45 personas al día debido a este problema. Esto nos lleva a pensar que, diariamente, 45 familias pierden un integrante, quizás a quien aporta el sustento, y nos demuestra la magnitud de la problemática.

Además, indica que el 46% de las víctimas mortales de un accidente vial no iban dentro de un automóvil sino que se encontraban fuera de él, es decir, eran ciclistas, motociclistas o peatones.

Un accidente vial menor cuesta al automovilista alrededor de 15 mil pesos; uno mayor, cuando hay lesiones graves, entre 200 y 300 mil pesos. Sin embargo, cuando hay víctimas
mortales, se habla de 3 o 4 millones de pesos.

A nivel país, los accidentes viales y la atención a los afectados nos cuestan el 1.3% del PIB, aproximadamente entre 230 y 260 miles de millones de pesos. Carlos asegura que,
como nación, no nos costaría tanto si se pudiera transferir el riesgo y, por tanto, el costo al automovilista protegido con un seguro. Sin embargo, al no haber seguro de por medio,
los hospitales públicos se hacen cargo.

A nivel familiar, un accidente vial resulta muy costoso, puesto que se debe hacer frente a los gastos médicos. Además, si la víctima era el pilar de la familia, entonces se produce
una merma económica que en muchas ocasiones lleva al endeudamiento.

A nivel empresarial, la pérdida temporal o permanente del empleado afectado representa una menor producción económica.

En resumen, los accidentes viales son caros para la sociedad, más aún cuando las personas no hacen frente a los compromisos generados por su falta de cultura vial, y por ello constituyen un problema de salud pública y un lastre para el desarrollo económico de México y del mundo.

Las actividades a las que los países deben ajustarse durante el Decenio se basan en cinco pilares:

1. Gestión de la seguridad vial
2. Vías de tránsito y movilidad más seguras
3. Vehículos más seguros
4. Usuarios de vías de tránsito más seguros
5. Mejor capacidad de respuesta tras los accidentes

Por su parte, la AMIS se esfuerza en promover la cultura del seguro, entre los conductores, a través de distintas acciones, como hacer conciencia de que el propósito de un seguro es proteger a las víctimas de accidentes viales, incentivar las campañas de cultura de educación vial, redactar un reglamento vial que fue entregado a cada entidad federativa como sugerencia del documento que deberían tener, conformar el registro nacional de vehículos asegurados para que las instituciones corroboren si un vehículo cuenta con un seguro de protección a víctimas de accidentes vigente, y establecer los protocolos para el deslinde y la supervisión de víctimas de accidentes viales.

Carlos considera que es importante que, a pesar de que el plan está dirigido a los gobiernos locales y nacionales, instituciones como la AMIS realicen acciones que ayuden a ejecutarlo.

“Estamos a un año de que se cumplan los 10 años de acciones y aún hay mucho trabajo por hacer”, declaró.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s