Gastos Médicos Mayores

Después de los sismos de 2017.Una asegurada que confía en el seguro

Isela Pulido decidió adquirir una póliza de gastos médicos mayores porque en septiembre de 2017 tuvo una grata experiencia con su seguro de casa habitación, pues, en aquella ocasión, la aseguradora le respondió con una indemnización de 150 mil pesos por los daños sufridos en su departamento, al cual ya solo pudo ingresar por sus documentos. Debido a la confianza que el seguro despertó en ella, poco antes de que iniciara la pandemia decidió comprar las pólizas de gastos médicos de sus papas, sin imaginarse en ese momento que había tomado otra muy buena decisión.

En la madrugada del 3 de febrero, la abuelita de Isela empezó a presentar síntomas de alerta, por lo que la llevaron al médico. Como ella dio positivo a covid y había estado conviviendo con el papá de Isela, se decidió generar una cita médica para el señor. Después de que se detectó que él también se había contagiado, Isela decidió aislarse con su familia e intervenir desde casa en el restablecimiento de la salud de su padre.

Isela llamó a Carlos Peña, su agente de seguros, para comentarle la situación y solicitar su asesoría con respecto a cómo operaba la póliza. Él le explicó que Seguros Sura cuenta con un programa de oxigenoterapia para personas con covid u otras enfermedades respiratorias, por lo que su papá podía utilizar este beneficio.

El programa de Sura contempla mediciones periódicas de los niveles de saturación de oxígeno (oximetría de pulso) y terapia respiratoria. A través de él se busca identificar de manera temprana al paciente que requiere oxígeno suplementario, para que reciba esta atención en su domicilio. Así se ayuda a evitar la sobresaturación de los servicios hospitalarios y, al mismo tiempo, se garantiza que médicos especialistas estén al tanto de la evolución de los asegurados.

Al participar en el programa, el paciente no solo recibe atención oportuna a domicilio, sino también seguimiento puntual y en tiempo real de su estado de salud. De esta forma, se controla la evolución de la enfermedad y se previenen complicaciones, lo que disminuye la mortalidad y la necesidad de estancias hospitalarias.

Isela solo tuvo que llamar una vez a la aseguradora para preguntar si su papá era candidato al programa. En tan solo dos horas, obtuvo una respuesta afirmativa. Una vez que el señor ingresó en el programa, la familia recibió un kit para monitorear de manera constante su oxigenación en sangre, frecuencia cardiaca, temperatura y presión arterial. Con esto, Isela se sintió más tranquila.

Isela pagó 17 mil 500 pesos de deducible de la póliza del señor, la cual tenía dos meses de vigencia. Su padre, quien tiene 58 años, se sintió verdaderamente mal por cuatro o cinco días, pero al final logró recuperarse. Al recibir los resultados positivos a covid, no sabían cómo evolucionaría la enfermedad. Ella se sintió aliviada cuando su padre comenzó a ser atendido a través del programa de Sura. Aunque su abuelita también se recuperó, no recibió la misma atención, ya que no contaba con el respaldo de una póliza. Isela está muy agradecida con la aseguradora y su agente de seguros, quien siempre estuvo al pendiente de la salud de su papá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s