Ajustes, Daños e Indemnizaciones

Una Empresa Siniestrada, se encuentra en Terapia Intensiva.

Wylie Vielma Delgadillo /  wylie.vielma@gmail.com

Apreciado lector, en mis anteriores aportaciones te he invitado a observar el seguro de daños desde diferentes ángulos e inclusive desde otro nivel o perspectiva, siempre buscando que el principal beneficiado de esto sea: El Asegurado.

Detectar necesidades es hacerle saber al empresario el beneficio de disponer de todas las coberturas instaladas para su empresa y que eso le dé la tranquilidad de saber que su “hijo” se encuentra bien cuidado. Si ya lograste que en la entrevista tu prospecto indique una cantidad adecuada para reponer todos sus activos y su empresa llegaste a la fibra adecuada, sin embargo, aún no concluyes la detección de necesidades.

Una empresa siniestrada, necesita transfusiones sanguíneas

Si tú tuvieras la necesidad de ser sometido a cirugía de emergencia has realizado los exámenes convenientes para que esa cirugía no lleve peligro, pero momentos antes de entrar a quirófano el médico te dice: le informo que mientras esté usted en terapia intensiva es muy probable que requiera unidades de sangre, sin embargo, no disponemos —a su agente de seguros se le “pasó” instalarlas en su cobertura—.

Suena ilógico, pero ocurre con mucha más frecuencia de lo que piensas, en el seguro de daños empresarial, y permíteme explicarte a que me refiero:

Perdidas Consecuenciales, Sueldos Salarios y Gastos Fijos es igual a: Unidades Sanguíneas para la empresa siniestrada.

Vayamos a esa realidad alterna (y llévate al empresario a ese viaje): piensa por un momento que un siniestro afecta las operaciones globales de ese negocio (¿qué siniestro?, el que sea: incendio, por ejemplo), la empresa, a partir de ese momento paraliza sus operaciones, deja de producir, y lo más grave: dejará de vender, por lo que no dispone de ingresos.

Sin embargo, los compromisos que la empresa tiene son ineludibles. —sueldos de empleados, salarios asimilados y honorarios, créditos que estén en curso, financiamientos y arrendamientos que se hayan contratado previo al siniestro, pagos a proveedores y prestadores de servicios, rentas, todo gasto fijo—.

¿Te asusta? Piensa y analiza: el saldo actual de la cuenta empresarial, ¿cuántos meses tolera pagar sin recibir ingresos?

Los empleados: muy probablemente le dirán a su “patrón” “somos solidarios, aquí estamos listos para reconstruir nuestra empresa, pero recuerde que este viernes nos deposita nuestro sueldo”, ¡situación ineludible!; entonces te hago una comparación de Unidades de Transfusión Sanguínea con las Pérdidas Consecuenciales precisamente porque así se comportan y esa es su función. —Transfundir Sangre (recursos financieros) durante su estancia en terapia intensiva (siniestro).

Solo ten cuidado que sean del tipo “sanguíneo adecuado” y en la cantidad suficiente.

Pero, ¿cómo puedo determinar una Suma Asegurada correcta y adecuada?

Pregunta, —Estimado empresario indíqueme ¿con cuánto la haces al mes? para alcanzar a pagar los gastos fijos y no negociables de tu negocio mes a mes.

Invítalo a que sume todo, si el empresario tiene orden y limpieza y además de todo, por el tema de la pandemia, el factor de lo necesario financieramente mes a mes lo tendrá a flor de piel. Cuando logres una cantidad necesaria, ¡felicidades!, esa es la unidad de sangre que necesita esa empresa mes a mes.

Cuida de no quedar Bajo Asegurado en Pérdidas Consecuenciales: Sueldos Salarios y Gastos Fijos. Por eso es muy importante que preguntes al empresario qué cantidad es la necesaria al mes.

Al tener el valor de esa unidad de sangre la fórmula es muy sencilla, necesitas multiplicar esa cantidad por los 12 meses del año = Resultado, La Suma Asegurada en la Pérdida Máxima.

Ahora, ¿cuántas unidades debo instalar?, ¿las 12? claro que sí, esa sería la situación más adecuada a instalar en las pólizas de seguros de daños, un soporte de un año completo de transfusiones sanguíneas.

Piensa en esta situación y después de ello me dices si vale la pena recortar los meses de unidades sanguíneas.

Cuando el siniestro se presenta, el pago de la indemnización por los daños materiales se realizará bajo el factor de Valor Reposición, sin embargo, no es de inmediato, deben realizarse peritajes, negociación y la valiosa labor del ajuste puede llevar varios meses. Posterior a ello tenemos un cheque de indemnización, pero es solo el primer paso, el empresario ya tiene recursos para volver a comprar el equipamiento de su empresa, luego traerla a su local e instalarla, ponerla a trabajar, pruebas piloto; compra de materia prima, en sí pueden pasar varios meses para llegar al punto de volver a ser una empresa que produce, y si la maquinaria debe de ser importada duplicará los tiempos de puesta en operación.

Entonces los 12 meses es nuestro mejor punto de referencia, sin embargo te pregunto, ¿por qué solo instalar 3 meses?

Si hacemos un trabajo a favor del Empresario instalarás una suma asegurada adecuada, y una cantidad de meses que permita proveer unidades de sangre durante esa emergencia en terapia intensiva.

Solo recuerda, este factor es vigente durante el año póliza, cuando llegue el momento de la renovación debes detectar necesidades nuevamente y la suma asegurada debe actualizarse dependiendo si creció la empresa, hay más empleados, etc.

Para comprender esta situación te dejo una pregunta: en un seguro de vida: ¿dejarías la SA sin ajuste inflacionario? o la prefieres en UDIS o Dólares, entonces ¿por qué en daños no actualizas las Sumas Aseguradas?.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s