RC & Hogar

Penalización indebida en el seguro de valor de reposición

Carlos Zamudio Sosa / czamudio@mexicoclaims.com

Durante la contratación de un seguro, las partes se comprometen y obligan en los términos de un documento llamado póliza, cuyos múltiples elementos son estudiados y perfeccionados por los expertos en la materia, para contribuir a su adecuada interpretación. A pesar de esta labor de perfeccionamiento, todavía hay conceptos y prácticas cuestionables que se deben analizar y regular.

En el seguro de daños,[1] se considera que la reparación económica del riesgo previsto se calculará con base en cómo se encontraba el interés asegurado al ocurrir el siniestro, lo que en México llamamos valor real (art. 86 de la LSCS). Además, en el art. 92 de la LSCS se establece que la indemnización será proporcional al valor declarado, lo que significa que la aseguradora debe pagar lo procedente de acuerdo con la fracción de riesgo efectivamente transferida.

Cuando ambas partes aceptan cambiar los términos de la indemnización para elevarla en lugar de aplicar demérito, pasando del valor real al de reposición, la compañía establece dos condiciones esenciales que debe cumplir el asegurado para que se actualice el máximo pago: haber declarado con suficiencia el valor del bien antes de ocurrir el daño, es decir, que no haya bajoseguro, y haber rehabilitado o repuesto al menos una porción de lo dañado.

Así pues, si el usuario paga la prima y acredita la pérdida, entre otras formalidades, la compañía debe cubrir el riesgo previsto y actualizado por el valor real; si se acordó antes una indemnización por valor de reposición y si el usuario quiere recibir el pago sin demérito, repone al menos una fracción de los activos y hasta entonces reclama el diferencial, la aseguradora debe pagar el valor convenido.

Suena sencillo el cumplimiento de la obligación indemnizatoria hasta que llegamos a la forma en que el asegurador la interpreta, porque en el procedimiento de dicha práctica impone una carga al asegurado, que está fuera del contrato: reponer cuando este no desea hacerlo. Esto es lo que debe analizarse y refutarse, pues, de acuerdo con la teoría, solo se debe confirmar la inexistencia de infraseguro y calcular el valor en demérito, para realizar el primer pago.

Con el propósito de entender mejor el problema, recordemos las condiciones para obtener la máxima indemnización: 1) que el valor asegurado sea igual o mayor al valor de un bien nuevo, 2) que se pague primero el valor con demérito, 3) que se reponga un porcentaje mínimo del valor, de acuerdo con lo contractualmente convenido, y 4) que se reclame tal diferencial.

El cumplimiento del supuesto descrito se establece en la cláusula “Procedimiento en caso de siniestro”, donde el reclamante acuerda acreditar la erogación convenida, tras previo pago del valor real, para obtener el beneficio de valor de reposición. Aquí es donde suele acontecer la aplicación de una penalidad indebida, pues, si no se reclama el diferencial, no hay razón para aplicar un bajoseguro calculado con base en el valor de reposición.

Bajo el supuesto de reposición, el asegurador reduce artificialmente el primer pago, correspondiente al valor real, aplicando el bajoseguro sobre la base del valor de reposición, aun cuando no haya recibido reclamo complementario.

Imaginemos un bien asegurado que estaba a la mitad de su vida, por lo que se declaró solo la mitad de su valor. Si se daña la mitad de este, la pérdida de 50 pesos se indemnizaría a través de un pago inicial de 12.5 pesos y un segundo pago de la misma cantidad una vez que el asegurado reponga y reclame el diferencial (ver tabla 1).


[1] En este artículo se hace referencia al seguro contra incendio y sus coberturas aliadas. Por tanto, no se habla de los seguros técnicos.

En cambio, si el reclamante no solicita el diferencial y se conforma con el pago a valor real del bien dañado, el ajuste debería cambiar en automático, pues en el caso hipotético propuesto el bien estaría amparado al 100% si la suma asegurada fuera igual al valor real (ver tabla 2).

El asegurador no debería aplicar una penalización por bajoseguro con base en el valor de reposición antes de que el asegurado reponga y reclame la diferencia. Bajo la práctica indemnizatoria actual resulta que indebidamente se impone al reclamante la obligación de reponer para acceder al diferencial que, en este ejemplo, es igual al valor real. Si no lo hace, el asegurador deja de pagar la parte que descontó de forma indebida como bajoseguro, lo que contraviene la literalidad del endoso de valor de reposición, que establece pagar primero el valor real.

No es válido el argumento de que la práctica indemnizatoria actual se debe a que el usuario tiene el derecho contractual de reclamar el diferencial, pues el asegurado puede decidir si desea o no reponer el bien dañado y la obligación del asegurador de liquidar el diferencial nace formalmente hasta que recibe el reclamo complementario, por lo que solo entonces es válido exigir la reposición.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s