Gastos Médicos Mayores

Trasplante de médula ósea

Mario Álvarez, socio de Aspro Gama México y promotor director de Fise, nos contó que su promotoría tiene una estrategia de prospección dirigida a un público específico: mujeres en edad de reproducción que quieren asegurarse y contar con un respaldo financiero para su salud. Por eso conoce el caso de una bebé, que te compartimos en esta ocasión.

Maribel contrató su seguro cuando tenía 25 años. Ella se embarazó en un buen periodo de vida de su póliza, por lo que podía pedir el apoyo por parto que formaba parte de la cobertura. Tuvo una niña que nació sana. Mario la asesoró para que solicitara el reembolso de algunos gastos del parto. Todo iba de maravilla, pero a los siete meses la bebé comenzó a presentar problemas de salud, por lo que se le practicó un estudio prescrito por el médico, así que la asegurada informó a la promotoría la situación. En ese momento, nadie imaginaba que los resultados fueran tan negativos. La pequeña padecía leucemia.

Mario nos comenta que, aunque la promotoría y la compañía no podían regresarle la salud a la niña, sí podían colaborar para que sus papás estuvieran enfocados en ella, sin preocuparse por los trámites o los reembolsos. Seguros Monterrey New York Life se ocupó de resolver pronto la situación, puesto que se trataba de un siniestro catastrófico, y en todo momento ofreció un buen servicio. Los procesos fueron rápidos y sencillos. Nunca se presentó algún inconveniente. Tanto los pagos como las dudas que llegó a tener la asegurada se resolvieron sin mayor problema.

La bebé fue sometida a un trasplante de médula ósea. Puesto que Maribel había tenido un hijo años antes, el hermanito donó el tejido. El procedimiento costó alrededor de 1 millón de pesos. Entre tratamientos, cirugías y medicamentos, la cuenta final sumó más de 6 millones de pesos, de los cuales Maribel no pagó más de 100 mil pesos por concepto de póliza, deducible y coaseguro topado en 60 mil pesos. Aunque la compañía, la promotoría y todo estaba a favor, la pequeña no respondió bien al trasplante y desgraciadamente falleció.

Este siniestro duró dos años y medio. Durante ese tiempo, Mario aprendió el valor de asesorar bien a los clientes, ser empático con la situación que viven y facilitar la vida de las personas a través de una buena atención y una adecuada campaña de prospección.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s