Ajustes, Daños e Indemnizaciones

Proceso de reclamación en daños

La finalidad de una póliza de seguro es trasladar riesgos para que estos queden cubiertos por una aseguradora, de manera que, al presentarse un siniestro, esta enfrente la pérdida y pague por ella. Por eso hoy hablaremos del momento en que se materializa el riesgo y necesitamos reportar el siniestro a la aseguradora.

Imagina que, en medio de este mundo cada vez más digitalizado, ocurre un evento que afecta tus principales herramientas de trabajo: entre la lluvia se desliza un rayo que, aunque no cae en el domicilio asegurado, provoca sobretensión en la red de suministro eléctrico, lo que ocasiona un cortocircuito que afecta tus equipos de cómputo. ¿Qué harás ahora

Si cuentas con la protección adecuada de un seguro de daños, no tendrás que preocuparte. La cobertura de equipos eléctricos y electrónicos forma parte de la póliza empresarial y abarca la computadora de la empresa, que utilizas para trabajar en casa. La cobertura de maquinaria y equipo de uso doméstico —el nombre varía según la aseguradora, pero siempre se refiere a electrodomésticos— forma parte de la póliza de casa habitación y abarca la computadora del hogar, que es utilizada para las clases en línea.

Parte común del proceso de reclamación

Ambas coberturas se activan porque la causa del siniestro es un arco voltaico por descarga atmosférica. Por tanto, las dos pólizas permiten recuperar la pérdida económica por la afectación del equipo de cómputo. Para ello se debe reportar ambos siniestros a las compañías correspondientes.

Al reportar se nos pide una breve descripción de lo que ha ocurrido y recibimos un número de siniestro o atención. Una vez que se levanta el reporte, el ajustador de la compañía se presenta en el domicilio siniestrado y solicita al asegurado que presente el equipo afectado y describa con su puño y letra qué aconteció y dio origen a la reclamación.

Parte exclusiva del proceso de reclamación del seguro de hogar

Tras presentar el equipo afectado y su declaración, el asegurado debe llenar a mano y de manera libre la carta formal de reclamación, un formato preimpreso por la aseguradora. Después de esto, tiene que comprobar la propiedad del objeto a través de la factura, la caja original o las evidencias (videos o fotografías) de su existencia previa, en las que se vea el equipo afectado y se observe de preferencia su correcta operación.

A continuación, inicia la fase de cuantificación de la pérdida. Esta se desarrolla de dos maneras: una consiste en verificar en línea el costo de un equipo con iguales características y otra implica llevar la computadora afectada al centro de servicio de la marca, para que el proveedor dictamine su valor y, en su caso, el costo de reparación. En mi opinión, la primera vía es mejor, puesto que, aunque ambas formas llevan al mismo pago, la cotización en línea es más rápida.

Si el presupuesto de indemnización es aceptado —el asegurado tiene la libertad de cotizar en línea un equipo con iguales características—, debe firmar la carta de aceptación del monto indemnizatorio. El ajustador tiene formatos prellenados de esta carta finiquito.

Finalmente, el asegurado debe presentar una identificación oficial con fotografía, un estado de cuenta bancario, donde aparezca la CLABE, y un comprobante de domicilio. Cuando se completa el proceso de reclamación, la compañía utiliza estos documentos para realizar el pago mediante una transferencia electrónica, que se suele reflejar en 72 horas.

Parte exclusiva del proceso de reclamación de la póliza empresarial

Tras presentar el equipo afectado y su declaración, el asegurado debe llenar la carta formal de reclamación, que se suele presentar en hoja membretada. En caso de que el contratante de la póliza sea una persona moral, el documento tiene que ser firmado por el representante legal. Si el contratante es una persona física, esta es la responsable de llenar y entregar la carta.

Después de esto, se tiene que comprobar la propiedad del objeto a través de la factura e iniciar la fase de cuantificación de la pérdida. En este caso, solo es posible llevar el equipo afectado al centro de servicio de la marca, para que el proveedor dictamine su valor y, en su caso, el costo de reparación. El presupuesto no será diferente al valor que alcance en mercado una computadora con las mismas características.

Una vez que se establece el valor de la pérdida, el asegurado debe firmar la carta de aceptación del monto indemnizatorio (carta finiquito) y presentar el acta constitutiva o la carta poder del representante legal, una identificación oficial con fotografía del representante legal, la cédula o constancia del RFC emitida por el SAT, un estado de cuenta bancario, donde aparezca la CLABE, y un comprobante de domicilio. Cuando se completa el proceso de reclamación, la compañía utiliza estos documentos para realizar el pago mediante una transferencia electrónica, que se suele reflejar en 72 horas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s