Fianzas

Decrecimiento en fianzas administrativas: crisis y retos del sector afianzador

Estamos viviendo momentos difíciles. Uno de los sectores mexicanos más golpeados por la Covid‑19 es el afianzador, pues la obra pública ha disminuido y la demanda de garantías también. Para comprender qué tanto ha afectado esta situación a las afianzadoras y qué retos deberán enfrentar, entrevistamos a Martha Nayeli Lara Moya, directora de Mapfre Fianzas. Te invitamos a leer los datos y las opiniones que nos compartió.

Tras los efectos económicos de la pandemia durante 2020 y 2021, ¿cuál es el valor de las fianzas y las garantías en México?

La fianza es un instrumento que se utiliza sobre todo para garantizar las obras y la proveeduría ante el gobierno; sin embargo, este mecanismo adquiere cada vez más relevancia entre particulares. Las cifras reportadas por la Asociación Mexicana de Instituciones de Garantías (AMIG) indican que la operación de fianzas presentó un decremento real anual de 5.2% en 2020, relacionado principalmente con el ramo administrativo, ya que decreció el nivel de obra pública y privada. A pesar de ello, la fianza mantiene una fuerte presencia en el mercado. De acuerdo con la información de la Comisión Nacional de Seguros y de Fianzas (CNSF), el monto de los contratos garantizados por un seguro de caución o una fianza representa el 18% del PIB de México.

Si continúa la actual inestabilidad económica, ¿qué le espera al sector afianzador?

No lo sé. El presente contexto ya es complicado para las afianzadoras, pues casi el 80% de los contratos que respaldan provienen de obras públicas. Por eso el sector afianzador tiende a dirigirse a la dirección que toma la economía. Sin embargo, vemos con optimismo el avance de la inoculación en más grupos etarios de la población y esperamos que ello contribuya a nuestra reactivación.

¿Cuál podría ser una estrategia de crecimiento para el sector afianzador en los próximos años?

En realidad, tendremos que implementar varias estrategias al mismo tiempo. Debemos desarrollar el mercado privado; promocionar la fianza como un mecanismo que brinda certeza legal en el cumplimiento de obligaciones contraídas por una persona física o moral; fortalecer la asesoría sobre productos y mecanismos de gestión, que ofrecemos a empresas que buscan obra pública o privada, y trabajar en nuestra imagen, apegándonos a los lineamientos de la Ley de Instituciones de Seguros y de Fianzas, para generar la certidumbre y el crecimiento que deseamos.

¿Cómo podría terminar el sector afianzador en este sexenio?

Obras icónicas del gobierno federal, como el Tren Maya, La Refinería de Dos Bocas, el Aeropuerto General Felipe Ángeles y el Tren Interurbano que conectará la Ciudad de México con Toluca, están generando un afianzamiento continuo. Confiamos en que el gasto gubernamental en infraestructura se incremente y demande afianzamiento de obra y proveeduría, ramo en el que se concentra entre el 68 y el 70% de la actividad diaria del sector afianzador.

Somos optimistas y, con la pasión que nos caracteriza, seguiremos impulsando las acciones necesarias para que la fianza se fortalezca, pues es fundamental para el buen desarrollo de la economía mexicana.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s