Vida & Retiro

Desafiante situación actual y futura de las pensiones en México

En el XXI Congreso Copaprose México hubo un panel de discusión sobre la actualidad y el futuro de las pensiones en nuestro país, que estuvo integrado por Norma Alicia Rosas, Jorge Campa y Jorge López, quienes fueron moderados por Jorge Barba Pingarrón. Conoce sus reflexiones y conclusiones en esta nota. Te aseguro que vale la pena abordar el tema desde una óptica diferente.

Contexto demográfico de las pensiones en México

En nuestro país la esperanza de vida al nacer muestra un crecimiento sostenido muy similar al de otras naciones de América Latina, pues las nuevas generaciones están viviendo cada vez más y las mujeres sobreviven incluso cinco o seis años más que los hombres, de manera que estamos alcanzando el promedio de vida de economías más desarrolladas que la nuestra.

En 1980, la pirámide poblacional mostraba que podríamos llegar a las ocho décadas de vida, pero cada año la brecha se amplía, por lo que es cada vez más probable que la esperanza de vida de muchas personas sanas iguale o supere un siglo. Sin embargo, al aumentar la longevidad del pueblo mexicano, han surgido nuevos problemas, pues la edad de retiro no se ha modificado y los recursos disponibles para esta etapa de descanso son insuficientes para mantener una vida digna.

En México y en muchos países se sigue planificando guarderías, pero nadie ha pensado en la necesidad de construir casas de retiro. Además, el mexicano promedio no está anticipándose a su vejez, por lo que no ha pensado en cómo quiere vivirla ni mucho menos en cómo evitar la falta de recursos económicos ante la posibilidad de que su existencia se alargue más de lo que dicen las estadísticas. Ocho de cada diez mexicanos no ahorran de manera voluntaria para su retiro.

En todo el mundo resulta fundamental impulsar el ahorro, pues la sostenibilidad de los actuales sistemas de pensión enfrenta enormes retos. Ante la incertidumbre que genera el incremento en la esperanza de vida (longevidad), deberíamos ser más conscientes de la importancia de ahorrar, desde una edad temprana, para nuestra jubilación o retiro. El sector asegurador tiene la responsabilidad de ayudar a la población a planear su futuro mediante los planes privados.

Precio insostenible de la salud y la longevidad en México

La gente no quiere morir o enfermar, sino vivir más y mejor. Cada día, las farmacéuticas lanzan medicamentos nuevos y los médicos inventan técnicas, para extender la existencia de las personas.

Como la esperanza de vida sobrepasa de forma constante la mortalidad, los planes de pensión experimentan un gran estrés que nos obliga a cambiarlos por esquemas de contribución definida y a aumentar las edades de jubilación. Por eso, las personas tienen que ahorrar de manera voluntaria, posponer su retiro o implementar ambas estrategias.

La longevidad pone en jaque a los planes públicos de pensión porque los ha vueltos muy caros y el dinero no alcanza, ya que estos fueron diseñados para cubrir entre 13 y 15 años después de la jubilación y en la actualidad las personas llegan a vivir más de dos décadas tras el fin de su vida laboral. Además, los costos médicos son muy elevados para la gente mayor a 75 años, lo cual encarece las pólizas que los cubren. Vamos a vivir mucho, pero también vamos a costar demasiado.

Obstáculos y cambios en el sistema mexicano de pensiones

Como no se administraron de manera adecuada las reservas, en 1997 nacieron las afores que reformaron el sistema pensionario mexicano y trasladaron el riesgo del gobierno a las personas. En 2019 hubo otra reforma que estableció que los patrones y los sindicatos elevarían de manera gradual el ahorro (del 6.5 al 15%), pero el 60% de los mexicanos carece de un trabajo asalariado con prestaciones, por lo que no cuenta ni con seguridad social ni con un sistema de ahorro.

La urgente problemática del sistema de pensiones mexicano se resume en cuatro preguntas muy claras: ¿a cuántos mexicanos abarcan los planes?, ¿qué tan justo y equitativo es el sistema?, ¿las cantidades que se reciben son suficientes para tener una vida digna?, y ¿las reservas de dinero permiten que los esquemas de pensión sean realmente sostenibles?

Por ahora se trabaja en la inclusión, las aportaciones obligatorias, la flexibilidad para personas que salen del mercado laboral por cuidar de sus hijos recién nacidos y la promoción del ahorro voluntario para el retiro, tanto personal como colectivo, a través de beneficios fiscales y planes privados.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s