Fianzas

Obligaciones legales de los agentes de seguros o fianzas

Israel Trujillo Bravo / Twitter: DrTrujilloBravo

Los intermediarios de seguros o fianzas son personas físicas o morales que han sido autorizadas por la Comisión Nacional de Seguros y de Fianzas (CNSF) para intervenir en la contratación de las pólizas correspondientes. Ellos comercializan los productos, presentan las propuestas, participan en la afinación de estas hasta conseguir su aceptación y brindan asesoramiento para contratar, conservar o modificar las coberturas, según las necesidades de los contratantes o los beneficiarios.

Tras conseguir la autorización intransferible (cédula y categoría) para actuar de esta manera, los agentes se deben sujetar al contenido de la regulación que les es aplicable, ya que solo así pueden cumplir de forma cabal sus funciones y deberes. En términos generales, las obligaciones de los agentes derivan del Reglamento de Agentes de Seguros y de Fianzas, publicado en 2001; la Ley de Instituciones de Seguros y de Fianzas (LISF), particularmente de sus artículos 91 al 105, y el título 31 de la Circular Única de Seguros y de Fianzas (CUSF). Estos deberes varían de acuerdo con la etapa de intermediación en la que se encuentre el asesor.

Obligaciones en el proceso de venta del seguro

Durante esta fase, el agente debe:

  • Identificarse con su cédula de autorización vigente.
  • Actuar como enlace entre la aseguradora y el cliente.
  • Proveer información para prevenir posibles conflictos de intereses.
  • Evaluar las necesidades de protección o ahorro, que tiene el interesado.
  • Mostrar lealtad al consumidor.
  • Proporcionar al cliente información precisa tanto de las características y los costos de los productos como de los derechos y las obligaciones, que emanan de ellos.
  • Informar al interesado el alcance real de la cobertura.
  • Sujetarse a las tarifas y características técnicas de las pólizas, absteniéndose de ofrecer coberturas innecesarias o no contempladas.
  • Brindar asesoría objetiva y veraz.
  • Entregar al cliente un folleto explicativo y los documentos que integran el contrato de seguro: carátula de la póliza correspondiente; condiciones generales y documentación relacionada con el seguro o la fianza contratada, y recibo de pago de primas expedido por la institución, en el que se explique de forma clara los elementos que le dan plena validez.
  • Entregar al asegurado el recibo oficial de pago expedido por la institución, al momento del cobro de primas, absteniéndose de recibir anticipos y de entregar cualquier documento comprobatorio de pago distinto al oficial.

Obligaciones posteriores a la venta del seguro

Durante esta fase, el agente debe:

  • Dar seguimiento a los cambios en el perfil de riesgo del asegurado, para brindar, en su caso, la asesoría o las recomendaciones sobre cómo adaptar las coberturas a ellos.
  • Informar a los clientes las modificaciones de la póliza que adquirieron.
  • Asesorar al usuario en el proceso de reclamación o queja ante las instituciones.

Obligaciones al momento del siniestro

Durante esta fase, el agente debe:

  • Colaborar con las partes para agilizar los trámites.
  • Promover un justo finiquito.

Obligaciones generales durante toda la relación

Durante esta fase, el agente debe:

  • Guardar el secreto profesional.
  • Desarrollar su actividad con prontitud, buena fe y sentido de responsabilidad.
  • Abstenerse de utilizar los servicios de terceros para la comercialización de productos, el intercambio de propuestas, la consecución de la aceptación y el asesoramiento de contratos de seguro o fianza.
  • Contar con un seguro de responsabilidad civil por errores u omisiones, para afrontar posibles reclamaciones.
  • Formular sus proposiciones de seguro o fianza basándose en el estudio y los conocimientos de los riesgos y las coberturas o de la obligación.
  • Cumplir disposiciones en diversas materias, como:
  • Protección de datos personales.
  • Inspección y verificación.
  • Confidencialidad.
  • Seguridad de la información.
  • Propiedad intelectual e industrial.
  • Anticorrupción y conflictos de interés.
  • Prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo. Este aspecto está regulado tanto por el artículo 492 de la Ley de Instituciones de Seguros y de Fianzas como por el “Acuerdo por el que se emiten las disposiciones de carácter general a que se refiere el artículo 492 de la Ley de Instituciones de Seguros y de Fianzas, aplicables a instituciones y sociedades mutualistas de seguros”, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 11 de noviembre de 2020.

El cumplimiento de las obligaciones anteriores permite a los agentes brindar un mejor servicio o una adecuada asesoría tanto a clientes como a asegurados y evitar sanciones, como amonestaciones, multas y suspensión, inhabilitación o revocación de la cédula para ejercer de intermediario (artículo 506 de la Ley de Instituciones de Seguros y de Fianzas).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s