Sector Asegurador

Importancia de los ajustadores en los siniestros

Israel Trujillo Bravo / Twitter: DrTrujilloBravo

En términos de la Ley de Instituciones de Seguros y de Fianzas, el ajustador es la persona designada por la aseguradora para evaluar un siniestro, conocer sus causas y analizar las circunstancias que influyen en la determinación de la indemnización derivada de un contrato de seguro. Gracias al ajustador, la compañía cuenta con los elementos necesarios para determinar si un siniestro procede o no y, en su caso, presentar la propuesta de indemnización, que la obligará ante el contratante, asegurado o beneficiario de la póliza.

Para designar a un ajustador como parte del equipo, la institución de seguros debe verificar que la persona física que realice dicha actividad sea mayor de edad, cuente con honorabilidad y posea conocimientos acreditables en la materia correspondiente, que le permitan realizar su labor. Como las aseguradoras son responsables del desempeño de los ajustadores que designen, establecen manuales que señalan los lineamientos, políticas y procedimientos que estos deben observar. En ningún caso, las compañías pueden designar como ajustador a una persona que, por su posición o cualquier circunstancia, tenga el potencial de actuar en contra de las sanas prácticas profesionales.

El ajustador puede tener el carácter de persona física o moral. De cualquier forma, está sujeto a la inspección y vigilancia de la CNSF. El registro ante esta institución, para realizar la actividad de ajuste relacionado con contratos de adhesión, tiene una vigencia de tres años y se otorga a solicitud del interesado, de la persona moral para la cual trabaja o de la institución de seguros o sociedad mutualista para la que presta sus servicios de forma independiente, a través de contratos mercantiles.

La función de los ajustadores es tan relevante que el 21 de septiembre de 2018 se publicó la tesis aislada de jurisprudencia o precedente, que agrega la intervención del ajustador como causal supralegal de interrupción de la prescripción, aduciendo que el nombramiento de este para evaluar las causas del siniestro equivale a la designación de peritos a que se refiere el artículo 84 de la Ley sobre el Contrato de Seguro (LCS). En la tesis se concluye que la intervención del ajustador y la elaboración de su reporte acerca de un siniestro específico vincula a la aseguradora al cumplimiento de su obligación y debe interrumpir la prescripción, aunque el reporte no sea propiamente hablando un peritaje. Recordemos que, en los ramos de daños y responsabilidad civil, los derechos y acciones legales para exigir el pago de una indemnización prescriben en un plazo de dos años, de acuerdo con el artículo 81 de la LCS.

En conclusión, la actividad de los ajustadores en la valoración de los siniestros resulta tan fundamental que es capaz de ser una causal interruptora del término prescriptivo, así como las causas que consideran el Código Civil, el Código de Comercio, la Ley de Protección y Defensa al Usuario de Servicios Financieros y la propia LCS.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s