Vida & Retiro

En defensa de los trabajadores y pensionados: Cendet

Hace siete años, Iván Manuel Navarro creó el Centro de Asesoría y Defensoría en Seguridad Social de los Trabajadores S.C. (Cendet), para cumplir los estatutos de la Declaración de Principios de la Federación de Agrupaciones Obreras (FAO), que se estableció en 1951.

Iván Navarro antes de convertirse en abogado
Él pretendía estudiar una ingeniería, pues las matemáticas siempre han sido su fuerte; sin embargo, su vida cambió al comenzar a trabajar como office boy en un despacho jurídico. En 2008, su jefe lo empezó a involucrar en cuestiones de derecho laboral, pues el bufete estaba creciendo tanto que necesitaba apoyo. En ese tiempo se podía comparecer en los juicios sin una cédula profesional, pues bastaba con constituirse como una persona de confianza en las juntas de conciliación. Cierto día, un abogado del despacho no llegó, por lo que le pidieron que se presentara en una audiencia y, aunque perdió el juicio, aquel evento marcó el inicio de su formación en materia laboral.
Debido a su gusto por la atención al cliente y las ventas, al salir de la preparatoria entró a estudiar <<<<Mercadotecnia en un sistema sabatino y nocturno, pues en el bufete no le daban permiso de faltar o salir temprano. Sin embargo, con el paso del tiempo se dio cuenta de que le gustaba más el derecho laboral, por lo que dejó la carrera que ya había comenzado para empezar, la que le apasionaba. Un lustro, después de ser contratado en el despacho, se convirtió en una de las gentes de más confianza de su jefe, por lo que supervisaba audiencias, dirigía a otros abogados, daba asesoría y se encargaba de algunos temas administrativos.
Al percatarse de que la dirección y el control del bufete recaía en parte sobre él, decidió planear su salida y ahorrar durante un año. En ese lapso pensó en la posibilidad de asociarse con su jefe en lugar de salir de allí, pero este nunca abrió esa posibilidad. Así que a los 24 años renunció y se independizó, poniendo su despacho atrás de la Catedral de Tlalnepantla, junto con uno de sus amigos; sin embargo, esta oficina duró solo dos meses, pues la inversión y la renta acabaron con todo el capital.
En su antiguo trabajo asesoraba a varios sindicatos, por lo que aquellos clientes lo contactaron para que siguiera ayudándolos con sus pensiones. Iván no quería aceptar estas cuentas porque no había terminado muy bien la relación con su exjefe y, si las aceptaba, esta se tensaría todavía más. Sin embargo, cuando una federación de sindicatos lo volvió a contactar para solicitar su asesoría y le informó que ya no trabajaba con ese despacho porque él ya no estaba allí y ya no había razón para continuar con aquellos abogados, él finalmente aceptó.

Federación de Agrupaciones Obreras de la R.M.
En aquellos días, Rosa Isela Olivar Campos fungía como secretaria general de la FAO. Esta mujer, que siempre ha sido muy importante en la organización, le propuso a Iván una especie de intercambio: ella le cedería una oficina en el Congreso del Trabajo a cambio de que él brindara servicios gratuitos de asesoría en nombre de la federación que este año cumplirá 71 años de existencia.
Al ingresar a la FAO, Iván notó que existía un nicho fecundo, ya que los trabajadores necesitaban asesoría permanente en derecho laboral, pues nunca faltaba alguien que se accidentara o jubilara. Él volanteaba por las mañanas, cuando no tenía trabajo, para promocionar lo que hacía; daba asesoría por las tardes, y después iba a las audiencias. Así fue como dio sus primeros pasos en la organización, donde después surgió la necesidad de crear un centro de asesoría para los trabajadores. En la actualidad, la FAO cuenta con 21 sindicatos afiliados. Centro de Asesoría y Defensoría en Seguridad Social de los Trabajadores S.C.
Al incorporarse a la FAO, Iván se dio a la tarea de especializarse en derecho colectivo y conflictos sindicales, lo que ocasionó que se convirtiera en representante legal de la organización y de sus afiliados y que pudiera asesorar a muchos trabajadores para que hicieran crecer a su sindicato. El Cendet surgió principalmente porque la gente necesitaba asesoría sobre accidentes laborales y desde el principio ha tenido la finalidad de dar cabal cumplimiento a los estatutos de la FAO: proteger y dar asesoría gratuita a los trabajadores, sin importar, incluso, si estós están afiliados o no la FAO. El crecimiento del Cendet se refleja en su plantilla de colaboradores, pues al principio esta incluía solamente un par de nombres y ahora está integrada por 16 personas. La expansión también se observa en las 40 asesorías semanales gratuitas que ofrece el despacho, de las cuales alrededor de ocho terminan en juicios. Debido a la buena calidad de la atención y a la honradez de su equipo, el Cendet suele tener asesorías agendadas con al menos dos meses de anticipación. Como algunas personas no cuentan con los recursos para pagar la representación, algunos procesos son financiados con un pago simbólico al final del juicio. En la actualidad, el Cendet tiene, 1377 casos activos relacionados con seguridad social, pensiones, afores y despidos injustificados, entre otros temas en las Juntas conciliación y tribunales laborales. A Iván le apasiona sobre todo el contacto con las personas y la sinceridad con la que desarrolla su labor. Desde el inicio, él les dice a sus asesorados si hay posibilidad de ganar su caso o no, lo cual es muy relevante porque hay muchos charlatanes en el mercado que dan falsas esperanzas a los trabajadores para sacarles dinero. Iván y su equipo de abogados especialistas brindan la seguridad que los trabajadores necesitan y protegen así a los grupos vulnerables, como personas embarazadas, inválidas o de la tercera edad, que son quienes suelen buscar la asesoría y realmente necesitan el apoyo profesional.

Iván también preside un sindicato federal, el cual le dio la oportunidad de postularse como secretario general de la FAO, una vez que Rosa Isela anunció su retiro. Él ocupa el cargo de Secretario General desde hace un año, lo que todavía le da más experiencia dentro del campo. Si este especialista se hubiera enfocado solamente en los juicios, hubiera quebrado durante la pandemia. Gracias a que ha diversificado su negocio, no solo ha mantenido su plantilla de personal, sino también ha hecho crecer su despacho y ofrecido trabajo a más personas. Cendet tiene juicios en ciudades como Monterrey, Guadalajara, San Luis Potosí y Puebla, principalmente, sin embargo, la idea es llegar a más lugares.

Como el equipo definitivamente es un pilar muy importante y la clave tanto de los logros obtenidos como de los que están por venir, Iván reconoce la labor de su personal y busca que quien quiera sumarse al proyecto ame el derecho laboral, se comprometa, considere la verdad como una parte fundamental en su vida y tenga el deseo tanto de crecer sanamente como de seguir aprendiendo. A propósito de esto último, el especialista no olvida la trascendencia de capacitar de manera continua a su gente y avivar en ella las ganas de ayudar de forma desinteresada a quienes lo necesitan.

Existen tres personas que dieron a Iván la confianza y ayuda necesaria para comenzar y consolidar el Cendet: Porfirio Díaz Fonseca, un gran amigo que lo alentó a fundar el despacho y crecer; Armando Rojas, un formidable economista que le abrió las puertas de la FAO, y Miguel Ulises Avilés Pérez quien le tendió la mano en el momento más difícil que vivió como independiente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s