Gastos Médicos Mayores

Cabalgata que termina en accidente

Por: Adriana Oropeza

Hemos compartido algunos siniestros donde la póliza con la que contaba el asegurado era una prestación de trabajo, sin embargo, al quedarse sin empleo, las personas pueden perder también los años que tenían de antigüedad con su póliza y por lo tanto las ventajas con las que ya contaban.

Cuando Enrique quiso independizarse de su extrabajo, estuvo a punto de perder su póliza, pero afortunadamente contaba con la asesoría del Dr. Carlos Olascoaga, quien además de ser su agente de confianza es un gran amigo. Gracias a ello, pudieron rescatar la póliza de gastos médicos mayores con Grupo Nacional Provincial (GNP), con la cual estaban asegurados él, su esposa y su hija. El último pago que realizaron de la misma fue de alrededor de 300 mil pesos.

Cierto día, Enrique fue invitado al rancho de un amigo donde decidieron hacer un paseo en caballo. A pesar de que confiesa no ser un jinete experto, aprendió de muy pequeño lo necesario para poder montar sin problemas este tipo de animales; sin embargo, el caballo resbaló, lo tiró de la montura y cayó encima de él.

Enrique sufrió fracturas de tibia, peroné y hombro. Fue trasladado al hospital Ángeles del Pedregal, donde, desde el momento de su ingreso hasta las terapias correspondientes, estuvo a cargo de GNP. Debido a que se trató de un accidente, no pagó deducible ni coaseguro.

Su amigo, anfitrión del rancho donde sufrió el accidente, le recomendó un ortopedista, que ya estaba presente cuando Enrique llegó al hospital. Primero, estuvo hospitalizado 17 días, y le practicaron 2 operaciones. Luego, lo dieron de alta, pero poco tiempo después se sometió nuevamente a una cirugía que lo obligó a permanecer hospitalizado 5 días más.

Entre las cirugías, la hospitalización, los medicamentos y la rehabilitación, GNP ha pagado un poco más de 1 millón de pesos. Por su parte, Enrique solamente pagó la diferencia del tabulador al ortopedista que lo operó.

Enrique afirma que, de no haber tenido su póliza de gastos médicos mayores, el costo hubiera recaído totalmente en sus ahorros, y asegura que muchas veces, por el desconocimiento y la falta de cultura de prevención de riesgos en que vivimos, creemos que un seguro o una póliza de cualquier tipo es cara, sin antes informarnos sobre la existencia de productos para todo tipo de posibilidad económica.

Él asegura que el verdadero objetivo es no estar desprotegidos ante situaciones que no podemos controlar, como los accidentes.

Considera que los tabuladores médicos están muy bajos y que el costo del siniestro equivale a pagar 3 años de su póliza. Además, resalta la importancia de tener la asesoría adecuada y contar con un agente que pertenezca a la Asociación Mexicana de Agentes de Seguros y Fianzas, A.C. (AMASFAC), ya que esto es una garantía de profesionalismo y capacidad para resolver toda clase de dudas.

En este caso, el Dr. Carlos Olascoaga fue quien estuvo presente en todo momento. Incluso antes de llegar al hospital ya había tenido contacto con él y le había encargado de favor que le avisara a su familia para que lo alcanzaran en el hospital con los papeles necesarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s