Ajustes, Daños e Indemnizaciones

¿Se dimensiona el riesgo cuando contratamos una póliza de seguro? ¿La cobertura de ésta es suficiente?

Por: Felipe de J.

ELIZONDO ORIHUELA

Ajustador Profesional de Daños

felizondo@gmail.com

Todos los ciudadanos estamos expuestos a la Responsabilidad Civil (RC) debido a la interacción que tenemos con otras personas en la vía pública y dentro de una propiedad privada, incluso en la privacidad de nuestro domicilio. Los alcances de esta figura legal están expresados en el Código Civil Federal y en el Código Civil Estatal, según su lugar de residencia y ámbito profesional.

En esos códigos, podemos encontrar las fuentes más elementales del marco legal que rige la mayoría de las obligaciones que nacen de los actos u omisiones de las personas frente a otras. Todo esto desde el ámbito extracontractual, porque si hablamos de obligaciones comerciales o mercantiles, el campo legal de acción es distinto y los códigos también. Lo mismo ocurre cuando, en la provocación de un daño material o personal, existe la intencionalidad de ocasionarlo, porque entonces entra el elemento del dolo y las reglas cambian drásticamente, llevándonos a los planos penales (las pólizas de seguro difieren en su diseño para apoyar o amparar a un cliente asegurado).

LAS COBERTURAS

Si se entiende esta base elemental del riesgo, comprenderemos por qué y cómo una póliza de seguro de daños constituye el apoyo que se requiere para hacer frente económicamente a la obligación de resarcir un daño accidental. Aunque no siempre la RC puede estar sujeta a la cobertura del seguro, tampoco la ausencia de esta obligación implica un hecho no cubierto por una póliza de este ámbito.

La mayoría de las pólizas de seguro de RC incluyen un texto sobre la naturaleza de la cobertura, más o menos dice así: la póliza se extiende a cubrir las pérdidas o daños que el asegurado ocasione a terceros, por hechos u omisiones no dolosos, que causen la muerte o el menoscabo de la salud de dichos terceros, o bien, daños a sus bienes. Además, las pólizas familiares contemplan que esa cobertura también se otorgue sobre las obligaciones derivadas de hechos (actos) u omisiones de los dependientes del cliente asegurado, como su cónyuge, los hijos menores de edad o los padres, siempre que éstos vivan en la misma residencia asegurada y dependan económicamente del asegurado.

En los casos de personas morales (empresas) pasa algo similar con sus empleados.

No obstante, para acotar los alcances reales de la cobertura, que están expuestos a una definición tan amplia, es importantísimo revisar las condiciones generales de la póliza de seguro que se esté contratando o se acabe de contratar.

No todas las responsabilidades del ámbito civil cuentan con cobertura, especialmente en las pólizas para empresas.

Generalmente, existen productos que han sido diseñados para brindar cobertura a riesgos de RC muy especializados, que requieren de una ampliación de cobertura, con una declaración más amplia y puntual de los peligros que se corren, y por consiguiente del pago de una prima de seguro adicional, así como de condiciones de operación especiales, puntuales y muy precisas.

Todo lo anterior se debe a que, por ejemplo, no es lo mismo el riesgo que corre una familia común que realiza actividades cotidianas en su vivienda, al que puede exponerse esa misma familia si realiza negocios de restaurante o taller de servicio automotriz en la misma propiedad.

Lo ideal sería que una ubicación fuera la de su vivienda habitación, que tuviera sus propios riesgos, y que otra fuera la de algún local, donde se realizaran actividades que implican riesgos y posibilidades de responsabilidad comerciales, como servir un alimento contaminado en un restaurante y ocasionar con ello afectaciones a la salud de los comensales, o tener una fuga de gas que provoque una explosión y afecte a vecinos, casas y otros negocios.

Así pues, las compañías de seguros necesitan conocer qué tipo de responsabilidades potenciales quiere amparar un cliente asegurado empresarial.

Quizás en alguna ocasión escucharon que alguna empresa detectó que un producto salió defectuoso, y que, por el potencial de daños, invitó a sus clientes a presentarlo para su reparación o reemplazo sin costo. En este tipo de situaciones, cuentan con una cobertura de seguro que resarce las pérdidas generadas por ese acto u omisión no doloso.

COBERTURA MENOS CONTRATADA

No obstante de que esta cobertura, en la legislación de seguros, ocupa una de las cuatro clasificaciones de los seguros de daños, en nuestro país es de las menos contratadas o de las que son adquiridas con sumas aseguradas extremadamente pequeñas.

Es muy importante que se oriente al cliente en el análisis sobre los riesgos que enfrenta de acuerdo con su actividad, tanto por el local o casa que ocupa como por las actividades que desarrolla.

Ejemplo. Incendio en centro comercial

Después de que un locatario sufrió un corto circuito por sobrecargar la línea de suministro eléctrico (en los últimos meses, este tipo de eventos se ha repetido incontables ocasiones en todo el territorio nacional), el incendio subsecuente de su local se extendió a los aledaños y así al resto del centro comercial, antes de que los cuerpos de seguridad lograran controlarlo y sofocarlo.

La consecuencia directa sobre el propietario del local fue la cascada de demandas de los demás locatarios por los daños físicos sufridos en sus locales y mercancías, así como por la ausencia de ingresos a causa del cierre forzoso de la plaza. En conjunto, los daños ascendieron a más de 150 millones de pesos entre todos los demandantes y afectados.

Esto sin contar el número importante de personas que, durante meses, se quedaron sin empleo a raíz de dicho siniestro. Es importante reflexionar acerca del tema y revisar cuidadosamente la suma asegurada en tu póliza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s