Autos

Inspección de personas y vehículos sin orden judicial

Lic. Miguel Ángel García Yañez
Gerente Nacional R.C.
Grupo Asistencia Vial S.A. de C.V.

En días pasados, las redes sociales, las revistas y los noticieros se agitaron ante una novedad: “La Suprema Corte de Justicia de la Nación avala la inspección de personas y vehículos sin orden judicial”. Esta nota se viralizó y generó confusión y descontento en la sociedad. No obstante, considero que la difusión de la determinación de la Corte no fue la adecuada, ya que sólo creó desinformación y hasta temor en la mayor parte de la población.

La resolución de la Corte

La Corte resolvió una acción de inconstitucionalidad presentada por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, la cual consideró que una serie de artículos del Código Nacional de Procedimientos Penales eran contrarios a la Constitución, ya que otorgan facultades excesivas a la policía. En este tenor, nuestra Suprema Corte determinó que la policía podrá realizar, como parte de sus actos de investigación, la inspección de personas y de vehículos, siempre que exista una denuncia y se encuentre abierta una carpeta de investigación por la comisión de un delito.

Es importante señalar que la inspección fue autorizada como un acto que la policía puede llevar a cabo durante la investigación de un delito con previa existencia de denuncia o querella, mientras que la detención sólo se puede dar bajo flagrancia, caso urgente o duda razonable.

Detención en flagrancia

Esta situación se encuentra contemplada constitucionalmente en el artículo 16, párrafo quinto, que señala: “Cualquier persona puede detener al indiciado en el momento en que esté cometiendo un delito o inmediatamente después de haberlo cometido, poniéndolo sin demora a disposición de la autoridad más cercana y ésta, con la misma prontitud, a la del Ministerio Público. Existirá un registro inmediato de la detención”.

Así pues, la detención de una persona sin orden judicial está únicamente permitida en el momento en que se está cometiendo el delito, o inmediatamente después de haberlo cometido, y esto puede realizarlo no sólo la policía sino cualquier persona, en el entendido de que el detenido debe ser entregado de forma inmediata a la autoridad competente.

Detención por caso urgente

El sexto párrafo del artículo 16 de nuestra Constitución indica: “Sólo en casos urgentes, cuando se trate de un delito grave, así calificado por la ley, y ante el riesgo fundado de que el indiciado pueda sustraerse de la acción de la justicia, siempre y cuando no se pueda ocurrir ante la autoridad judicial por razón de la hora, lugar o circunstancia, el Ministerio Público podrá, bajo su responsabilidad, ordenar su detención, fundando y expresando los indicios que motiven su proceder”.

Por tanto, ante el riesgo de que la persona eluda la acción de la justicia, cambiando, por ejemplo, de domicilio, municipio, estado o incluso país, es procedente su detención sin necesidad de orden judicial.

Duda razonable

La Corte ha determinado que es factible la inspección de personas o vehículos bajo los criterios de razonabilidad y objetividad, es decir, cuando existan elementos con los que, desde un punto de vista objetivo, cualquier persona, teniendo la misma información, podría llegar a la conclusión de la posible existencia de una conducta delictiva.

Resulta importante aclarar que la sospecha razonable, que lleve a la detención de una persona o a la inspección de un vehículo, no debe verse influida por cuestiones de apariencia física, forma de hablar o vestir, etc. En consecuencia, no se consienten detenciones o inspecciones arbitrarias por parte de la policía.

Dentro del nuevo sistema de justicia penal aplicable en nuestro país, se considera a la policía como el eje central en el proceso de investigación de delitos. Por ende, ante la existencia de una denuncia por la comisión de un acto ilegal, en el proceso de investigación puede realizar la detención de personas o la inspección de vehículos, sin mandamiento judicial que así lo ordene; sin embargo, solamente cuando exista denuncia o querella presentada con antelación, de lo contrario no pueden presentarse ninguna de estas dos actuaciones.

En qué casos no proceden las inspecciones

  • Cuando se comete alguna infracción de tránsito, como pasarse un alto, dar vuelta en un lugar prohibido o circular por carriles no permitidos, ya que esto no se considera un motivo para inspeccionar a la persona o al vehículo.
  • Al querer revisar o inspeccionar casas u oficinas.
  • Cuando se pretende una detención o inspección arbitraria.
  • Al influir en la sospecha de la comisión de un delito, prejuicios y situaciones, como el aspecto físico, la forma de hablar o vestir, la situación económica, y las preferencias económicas o sexuales, entre otros.

Sin duda se trata de una determinación polémica, sin embargo, nuestro deber como ciudadanos es informarnos, ya que ello nos permitirá hacer valer y respetar nuestros derechos. No olvidemos que la ignorancia genera impunidad, por lo que en nuestras manos está el no permitir que las autoridades vayan más allá de lo estrictamente permitido.

En Gavsa contamos con especialistas que te pueden asesorar sobre cualquier duda o situación legal, porque en GAVSA cuidamos de ti en todo momento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s