Autos

Nueva Ley Federal del Trabajo. Su impacto en el seguro de automóviles

Por: Maestro D. Erick GONZÁLEZ PEDROZA

Socio Fundador de DALI, S.C.

degonzalez@dali.mx

Si bien es cierto, la Ley Federal del Trabajo (LFT) publicada el 30 de noviembre del año 2012 (cuya entrada en vigor fue el 01 de diciembre del mismo año) no es tan nueva como muchos pudieran creer – poco más de cinco años de su entrada en vigor y aplicación – no menos cierto es que la mayoría de las personas a la fecha no han reparado en el impacto que está teniendo la misma en la sociedad, en específico en lo relativo a los montos de indemnización por las lesiones o afectaciones que una persona sufre por accidente, incapacidad e incluso, la vida en sí misma.

En efecto, la mayoría de las personas, ingenieros, médicos, contadores, amas de casa y la población en general, creen que la LFT, únicamente regula o se aplica a las relaciones obrero- patronales. Incluso, en el gremio de los especialistas en derecho, existen muchos abogados que -se supone- conocen en demasía los alcances de esta Ley, siendo que por el contrario, caen en el mismo error que la mayoría de la población, esto es, no alcanzan a dimensionar los alcances del citado ordenamiento en nuestra vida diaria como seres gregarios, pertenecientes a una sociedad a la cual cada vez se le exige más. Dicho lo anterior, me permito exponer a usted lector a qué me refiero con el IMPACTO DE LA LEY FEDERAL DEL TRABAJO EN EL SEGURO DE AUTOMÓVILES, siendo necesario resaltar que, dentro de varios aspectos que la Ley regula, se destaca no nada más el tema de las relaciones obrero-patronales, sino que también se contemplan los diferentes riesgos de trabajo, incapacidades e incluso, la muerte (artículo 477 LFT) y artículos subsecuentes, también se contempla una tabla en que se tasa el monto que debe pagarse por la disminución de la función de un órgano o pérdida del mismo, a grado tal, de “tarifarse” el monto por fallecimiento (artículo 502 LFT).

Hasta este punto, pudiera parecer no tan claro el impacto de la nueva LFT en materia de seguro de automóviles, pero este es precisamente el tema medular o central del presente artículo.

2401505686Tratándose de temas de responsabilidad civil en concreto, con relación a un tema de accidente automovilístico en el que se ocasionan lesiones o incluso la muerte a una persona, cualquier autoridad que conozca del caso o ante la que se ventile el mismo, va a terminar por remitirse a tan citada ley, pues es la única en este país en que se contemplan los montos por concepto de indemnizaciones, incluyéndose la vida.

Dicho en otras palabras, la Ley Federal del Trabajo nos da los montos mínimos para que a una persona se le repare del daño que se le ha ocasionado por las lesiones que recibió, producto de un accidente vehicular, o bien, en caso de fallecimiento, el monto que se le deberá dar a sus deudos.

En la Ley referida sólo se establecen los montos por concepto de indemnización/reparación del daño, mas no otras prestaciones a las que tendría derecho la víctima y/o sus familiares, entre las que destacan, los daños y perjuicios (conocidos en el medio asegurador como pérdidas consecuenciales) y daño moral entre otros conceptos.

Con base en lo anterior y a manera de ejemplo, en un accidente de tránsito en el que, el responsable, provocó la muerte de una persona, hasta antes de que se emitiera la nueva LFT, el monto máximo en materia penal de indemnización (sólo por reparación del daño sin contar otros conceptos como gastos funerarios, daño moral, perjuicios, etc.) era de poco más de $45,000.00 (tomando como base el salario mínimo en ese momento que era de $62.33 pesos).

Con la finalidad de ayudar un poco, nuestros legisladores tuvieron a bien en su momento dejar patentado en la legislación Civil Federal y para el Distrito Federal (en esa época) específicamente en su artículo 1915, que la indemnización fuera al cuádruple de lo que se estableciera en la citada LFT.

Es decir, en el ejemplo anterior del fallecimiento de una persona, a lo que más podían aspirar los deudos por concepto de reparación por indemnización, era a poco más de $180,000.00 (tomando como base el salario mínimo en el año 2012, sin contemplar otros rubros como lo son daños y perjuicios “pérdidas consecuenciales”, daño moral, etc.).

Posterior a la entrada en vigor de la citada NUEVA LEY FEDERAL DEL TRABAJO (que insisto, no es tan nueva, pues tiene poco más de cinco años de haberse emitido y entrado en vigor) siguiendo con el mismo ejemplo de fallecimiento, dado que se modificó el artículo 502, en el que ahora se contemplan 5 mil días de salario, multiplicados por el cuádruple del salario en la fecha de los hechos, da una indemnización mucho más elevada, la cual rebasa poco más del MILLÓN DE PESOS (como base el salario mínimo general vigente en el año 2012).

fp_principal_seguro2_041017.png_1853814124Por si fuera poco, nuestro máximo tribunal, es decir, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, determinó hace algunos años la diferencia entre salario mínimo y salario mínimo más alto, concluyendo (a manera de síntesis de quien escribe este artículo) que sólo hay un salario mínimo general y que, tratándose de salario mínimo general vigente más alto, se debe de entender por éste el del reportero de prensa o reportero gráfico, siendo que en 2018, dicho salario está tasado en $236.28 Luego entonces, si hacemos un ejercicio o simulacro de indemnización por muerte, al día de hoy, tenemos como resultado que, la indemnización por muerte asciende a poco más de 4.6 MILLONES DE PESOS.

Por todo lo expuesto, someto a consideración si debemos o no revisar a detalle las coberturas de nuestra póliza de seguros de automóvil, pues no basta que se tenga la protección contra terceros o sea de cobertura amplia; sino también debemos observar los montos que se cubren por cada concepto, en especial, el de responsabilidad civil, ya que la suma asegurada para este rubro puede ser insuficiente para hacer frente a nuestras obligaciones contra el tercero en caso de un accidente vehicular, ya que, es un hecho el que tendremos que responder con nuestro patrimonio por la parte que no esté amparada.

No pasa desapercibido para quien escribe el presente artículo, la reciente creación de LA UNIDAD DE MEDIDA Y ACTUALIZACIÓN (UMA) publicada en el Diario Oficial de la Federación en enero de 2016, así como la reciente reforma al artículo 1915 del Código Civil Federal, (19 de enero de 2018), sin embargo, existen otras leyes federales y criterios de la SCJN recientes, en los que se busca que la indemnización por muerte sea lo más “justa” para los deudos, expectativa de vida, etc., conceptos y aspectos todos estos que en suma, han llevado a que las indemnizaciones por lesiones y/o por fallecimiento sean por mucho elevadas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s