Gastos Médicos Mayores

Jurídicamente hablando ¿Qué tan¿Qué tan responsables somos?

Act. N. Patricia NOGUERA SUÁREZ

Dir. de Estrategia de Negocio de Dominio y Administración de Litigios

Recordemos que los hechos o actos son acontecimientos que ocurren por la acción de la naturaleza o por la intervención del hombre; con base en las consecuencias que producen permanecen como hechos simples o se convierten en hechos jurídicos. El derecho civil refiere que son actos jurídicos los realizados de manera voluntaria o involuntaria que manifiestan la voluntad de una o más personas, están encaminados a producir consecuencias de derecho —que pueden consistir en la creación, modificación, transmisión o extinción de derechos subjetivos y obligaciones— y se apoyan para conseguir esa finalidad en la autorización que en tal sentido le concede el ordenamiento jurídico.

Ahora bien, nuestros actos simples o jurídicos generan consecuencias y éstas a su vez desembocan en responsabilidad.

En nuestra vida cotidiana, al manejar, hacer ejercicio, laborar en una empresa, asesorar a nuestros clientes, recibir invitados, educar a nuestros hijos o en cualquier actividad que se te venga a la mente, tus actos generan responsabilidad. Asimismo, los dueños de los lugares que visitamos también tienen una responsabilidad con las personas que están en sus instalaciones, ya que si, por mencionar algunos ejemplos, te resbalas o tienes un accidente en el gimnasio mientras haces ejercicio, hay una responsabilidad; si te intoxicas al comer en un restaurante, hay una responsabilidad; si te caes en la empresa donde laboras, hay una responsabilidad; si te vas a atender a un hospital y no siguen los protocolos médicos, hay una responsabilidad; en la guardería donde cuidan a tus hijos, hay responsabilidad, y así en una innumerable cantidad de situaciones que desembocan en riesgos latentes.

Responsabilidad-civil-Codigo-civil

Jurídicamente hablando, incluso los incapaces tienen una responsabilidad, tal y como lo marca el Código Civil en su artículo 1911, salvo lo señalado en los artículos 1919, 1920, 1921 y 1922 del mismo Código.

Si bien es cierto que no podemos evitar todos los riesgos, sí podemos transferirlos o minimizarlos. Con base en ello, el sector asegurador ofrece un sin límite de opciones a través de las cuales podemos estar cubiertos por el riesgo de Responsabilidad Civil tanto General como Profesional.

El objetivo de las pólizas de Responsabilidad Civil es, en general, cubrir al asegurado por los daños que cause a un tercero a consecuencia de uno o más hechos realizados sin dolo, ya sea por culpa no dolosa o por el uso de cosas peligrosas.

Aun cuando las mejores pólizas de seguros son aquellas que nunca utilizamos, si desafortunadamente incurrimos en una mala práctica profesional, o bien, tenemos un daño generado por un tercero, la Representación Legal en Responsabilidad Civil Profesional que nos defienda es vital para nosotros, ya que a partir de ese momento nuestra vida futura, el resarcimiento del daño causado e incluso la libertad está en sus manos.

La función de la Representación Legal es garantizar a los clientes una correcta defensa de sus intereses en la Responsabilidad Civil tanto Profesional como General.

Responsabilidad Civil Profesional. Los especialistas asumirán la representación o defensa del profesional que ha recibido una demanda o reclamación, para hacer frente a los daños personales, materiales y consecuenciales que, involuntariamente, por sus errores u omisiones, haya podido causar a sus clientes en el ejercicio de su profesión, así como los perjuicios que de ellos se pudieran derivar.

Responsabilidad Civil General. Los especialistas asumen la representación y defensa, ya sea judicial o extrajudicial, de todas aquellas personas, negocios, comercios o empresas, que, en el desarrollo diario de sus actividades, así como por el uso de muebles e inmuebles utilizados para la operación de su negocio, ocasionen daños a terceros, tanto en sus personas como en sus bienes.

Partiendo de lo anterior, se vuelve transcendental para las aseguradoras la evaluación de sus proveedores de asesoría legal, toda vez que en manos de estos profesionistas está la defensa, la libertad e incluso el futuro del asegurado.

Parece fácil elegir una empresa para la representación legal, sin embargo, son muchos los factores a considerar, como los conocimientos de la legislación en seguros y de la jurisprudencia actual y sobre todo las habilidades jurídicas para diseñar las estrategias de defensa.

En México, la cultura del reclamo está aumentando, por lo que las demandas a los profesionistas son cada vez más frecuentes, encabezando la lista el gremio de los profesionistas de la salud y los asesores de seguros.

Cuidemos nuestra labor como profesionistas y protejámonos a través de un seguro de Responsabilidad Civil Profesional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s