Vida & Retiro

A sus 91 años está por renovar su cédula como agente. Debemos reafirmar la fe y no perder la esperanza

Tuvimos la grata oportunidad de entrevistar al señor Guillermo Domínguez, quien tiene 91 años de edad, cuenta con una trayectoria de 67 años como agente de seguros, radica desde hace mucho en Ensenada y en los próximos días renovará su cédula.

Para llevar a cabo la renovación tendría que asistir a la oficina más cercana de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, pero desgraciadamente esto no es posible por su edad, así que la AMASFAC está ayudándole con los trámites e intercedió por él para que no sea necesario que se desplace.

En medio de la conversación, don Guillermo nos contó la anécdota que lo llevó a decidir ser agente de seguros: “A los 3 años de que llegué a Ensenada, una avioneta cayó y murieron todos los pasajeros, entre los que se encontraba un motorista que conocía de cerca. Fue impactante que, a pesar de que él había tenido un buen trabajo y económicamente le iba bien, 2 años después del accidente los hijos de esta persona estuvieran vendiendo dulces en la calle y en condiciones muy malas”.

Esta historia lo hizo reflexionar que, si aquel hombre hubiera contado con un seguro de vida, los hijos no habrían pasado por esa situación. Este pensamiento fue definitivo para su carrera.

Las primeras personas a quienes ofreció un seguro de vida fueron sus amigos y familiares, quienes siempre lo apoyaron y se mostraron muy orgullosos de que él los asegurara.

Inició su vida profesional en el sector asegurador a los 24 años, dentro de la compañía La Latinoamericana, donde laboró por 5 décadas, por lo que la recuerda con mucho cariño. Hoy, después de una amplia cantidad de experiencias, ya no se dedica a vender pólizas sino, como él menciona, a conservar negocios, por ello mantiene una relación muy estrecha con sus clientes de toda la vida, quienes incluso se han convertido en grandes amigos para él.

Debemos reafirmar la fe y no perder la esperanza

A sus 91 años está por renovar su cédula como agente Guillermo es contador de profesión, pero en alguna ocasión le pidieron de favor que impartiera clases de inglés en una escuela franciscana, mientras encontraban un profesor; sin embargo, terminó desempeñándose como docente titular de esta escuela durante 3 lustros.

Nos cuenta que hace 14 años le colocaron un marcapasos y que ahora ver noticias en la televisión lo pone un poco mal, pero, a pesar de eso, escribe sobre política en un periódico local de Tijuana, ya que hacer esta actividad lo libera y hace sentir tranquilo.

Él asegura que la profesión de agente de seguros en estos días es más fácil porque la gente está más preparada y en muchas ocasiones ella misma sabe que necesita proteger a los suyos de alguna manera.

A lo largo de su vida como agente, una de las cosas que nunca ha entendido, y con la cual siempre estará en desacuerdo, es el tiempo que tardan algunos ejecutivos de las compañías para atender a los agentes en cuestiones de endosos o cotizaciones.

En sus propias palabras, “la tecnología está tan avanzada que es imposible que se tarden hasta 2 semanas en dar respuesta”.

Finalmente, a todas las personas que están en sus primeros año como agentes de seguros, don Guillermo dirige las siguientes palabras:

Todos los días se aprende algo nuevo, así que aprovechen eso para tener más conocimientos de nuestra industria y de otras.

Tengan en cuenta que lo primordial al ir a una cita es ser puntual,

pues acuérdense de que se trata del tiempo de alguien más.

Siempre debemos reafirmar la fe y no perder la esperanza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s