Autos

#LadyChoques

Hace poco se hizo viral una publicación sobre un hecho ocurrido semanas atrás, en el que se ven involucradas dos unidades con sus respectivas conductoras. De acuerdo con el video que circula en las redes sociales, la dueña de una Venture Van baja de dicho vehículo y se dirige al VW Golf de la otra mujer para causarle daños con un objeto, quizá un tubo, en el parabrisas, el espejo y el cofre de la unidad. En el testimonio se observa claramente que el acto es intencional, pero no se explica la razón.


Algunas notas periodísticas afirman que el suceso se derivó de una discusión previa entre ambas mujeres a causa de un siniestro vial ocurrido en el cruce de la calle Aleutianas con Calle B, en la colonia Potrero del Llano de la alcaldía de Azcapotzalco, en la CDMX.

De acuerdo con las fuentes, la conductora de la camioneta, que ha sido apodada como #LadyChoques o #LadyLoca, circulaba en sentido contrario y causó el percance vehicular. Luego, no conforme con golpear el VW como explicamos antes, abordó su unidad y maniobró para impactarla en cuatro ocasiones contra el carro. Finalmente, ante la mirada e incredulidad de los peatones que le decían “¡ya cálmese!” y “¡ya siéntese señora!”, huyó del lugar. Por fortuna, en el video se aprecia que la atacada alcanza a bajarse a tiempo para salvaguardar su integridad física. Es muy probable que en esos momentos ella haya esperado lo peor.

Ante esta situación, analicemos cómo operaría el seguro vehicular desde el punto de vista de ambas partes.

Si #LadyChoques tuviera contratada una póliza de seguro, el procedimiento de reclamación sólo comenzaría una vez que reportara el incidente y declarara con su puño y letra lo que sucedió en la declaración del accidente, formato que se usa para asentar los hechos, el ajustador le informaría que es imposible continuar con la asistencia de parte de la aseguradora al ser un siniestro improcedente. En otras palabras, la reclamación no procede por no cumplir con uno de los requisitos principales que se desprenden de la definición de siniestro: la naturaleza involuntaria del suceso.

En el sector asegurador, se entiende por siniestro la manifestación concreta del riesgo asegurado, por causa fortuita, súbita e imprevista —es decir, inesperada, casual, repentina, precipitada e insospechada—, que produce los daños cubiertos en la póliza y que obliga a la compañía aseguradora a resarcirlos hasta el límite de responsabilidad contratado y especificado en la carátula del contrato.

En este caso, al ser un hecho planeado y mal intencionado, deja de tener la esencia de un siniestro que procede y garantiza el pago de los daños al tercero afectado por parte de la aseguradora.

#LadyChoques, al tener la capacidad de continuar con la agresión o detenerla, no podría hacer una reclamación. Más allá de factores como el estrés, la deshumanización, la intolerancia, la ira descontrolada y el estado de salud mental, una reclamación sería improcedente porque así lo establecen las condiciones generales del contrato de seguro y las cláusulas definidas por las aseguradoras, sobre todo la de Pérdida del derecho a ser indemnizado, en la que se advierte: “Si hubiera en el siniestro dolo o mala fe del asegurado…, se pierde el derecho a indemnización”.

Dado que el propósito del seguro de autos es proteger al asegurado ante los siniestros que se apeguen a las condiciones convenidas y las coberturas contratadas, que se señalan en la carátula de la póliza, y dado que en este caso los daños son causados con lujo de violencia, dolo y mala fe sin el vehículo al principio y con él después, en automático declinaría la reclamación cualquier compañía de seguros.

Ahora bien, si la afectada quisiera aplicar alguna cobertura de su seguro de automóvil, también tendría que reportar el siniestro ante la aseguradora y esperar a que el ajustador tomara su declaración. A diferencia de la otra parte, su reclamación podría proceder pero sólo hasta cierto punto, ya que quizá la aseguradora se encargaría de los daños causados por el hecho culposo que originó todo.

Esto significa que si, como consecuencia derivada del primer impacto que en el video no se alcanza a apreciar, hay una responsabilidad por parte de la conductora de la camioneta, la compañía de seguros podría iniciar un procedimiento para que se repararan, en un centro autorizado, únicamente las partes del VW dañadas por el primer impacto, el que desencadenó todo, ya que sería el único que se apegaría a la definición de siniestro y, por tanto, a las condiciones convenidas y las coberturas contratadas.

En cuanto a los demás daños, ocasionados de forma dolosa y producidos por un arranque de ira de la famosa #LadyChoques, éstos no proceden, ya que no fueron resultado de un siniestro vial o de un hecho culposo, lo que en esencia cubren las pólizas de seguro. Aquí más bien se trata de un delito doloso, es decir, de una acción, por voluntad propia, que tiene la finalidad de dañar a un tercero.

Así pues, un ajustador declararía que no se cumple ni se respeta la obligación de cuidado sobre el hecho. Para entender esto, imaginemos un accidente vial distinto: Cierta persona sale de casa rumbo a la oficina y, de repente, al no percatarse de un semáforo en rojo, cruza la avenida e impacta un vehículo.

En este ejemplo, se aplica la protección porque, aunque hay una culpa, ésta no es voluntaria, ya que la persona nunca salió de casa con la intención de provocar un accidente o causar daños y lesiones. En otras palabras, aquí sí se cumple y respeta la obligación de cuidado sobre el hecho.

De aquí que la perjudicada tendría que iniciar con sus propios medios y recursos un procedimiento legal en contra de la presunta responsable de los daños a su carro, tanto de los ocasionados con el tubo como de los impactos posteriores, y de darse a la fuga, para reclamarle el pago de los perjuicios y de aquello que resulte en apego a la ley.

Como has visto, una situación así te deja terriblemente expuesto. Por ello, te sugerimos que, incluso si cuentas con una póliza de seguros:

• Evites las riñas derivadas de siniestros viales.
• No manejes bajo la influencia de depresión, ira o ansiedad.
• Tomes un descanso de algunos minutos antes de continuar con un viaje largo.
• Recuerdes que los golpes y los insultos no retrocederán el tiempo ni evitarán un accidente.
• Consideres que no sabes nada de la persona con la que chocaste y que acceder a una pelea equivale a jugar a la ruleta rusa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s