Ajustes, Daños e Indemnizaciones

Seguro paramétrico, un producto sin exclusiones.

Adriana Oropeza, Directora editorial Revista Siniestro

Durante mucho tiempo, los cambios en el clima y la naturaleza nos han llevado a implementar nuevas soluciones en la suscripción de los seguros contra catástrofes naturales, que convencionalmente conocemos como tradicionales; sin embargo, ahora también se escucha hablar del seguro paramétrico, el cual cada día tiene más penetración en México, América Latina y el mundo entero.

Los seguros paramétricos son productos que cubren la probabilidad de un evento predefinido, es decir, que activan la indemnización en cuanto se cumple alguno de los parámetros determinados desde un inicio en el contrato.

Para entender mejor el tema, entrevistamos a Andrea Baer, encargada de Soluciones Innovadoras para Riesgos en América Latina, dentro de la compañía Swiss Re Corporate Solutions.

Ella explica que, en estos seguros, el cálculo de los parámetros por índices o medidas depende de la exposición particular del cliente, y que el mecanismo de pago es acordado desde el inicio. Puesto que la indemnización es independiente de la pérdida real sufrida por el asegurado, el pago se efectúa de manera casi inmediata, sin necesidad de ajustes. Así el beneficiario utiliza el dinero a su conveniencia.

En nuestro país, los parámetros más comunes se relacionan con huracanes y terremotos, pero, para configurar de forma adecuada el seguro paramétrico, es esencial hablar con el cliente, conocer su siniestralidad e identificar las brechas de su protección convencional.

Debido a que una de las características de los nuevos productos es que cubren aspectos que anteriormente se consideraban no asegurables, existe la posibilidad de complementar las pólizas tradicionales. Gracias a ellos se puede cubrir deducibles, aumentar sublímites y abarcar todos los bienes que estarían excluidos de otra forma.

La prima está determinada por la probabilidad de que un suceso pueda o no ocurrir, y está ligada de manera directa a la escala de pago de indemnización del contrato. Todo esto de acuerdo con los parámetros establecidos anteriormente.

En el caso de los terremotos, los parámetros se definen por la intensidad sísmica y por los puntos donde el cliente tiene los activos físicos o su interés asegurable. Este método para cubrir el riesgo tiene una mejor relación entre la exposición del cliente y la pérdida sufrida real, ya que el índice de la intensidad sísmica es medido en los puntos individuales con ayuda de la métrica Spectral Acceleration (SA), la cual considera la vibración del suelo y la reacción de la estructura que lo soporta. Quake es una solución con estas características.

Por ejemplo, en cuestión de huracanes, hay que determinar los valores para la velocidad del viento y la localización del inmueble o los bienes asegurables, así como definir tanto la estructura como el límite del pago, según lo que el cliente requiera. Un producto de este tipo es comercializado con el nombre de Storm.

Otro método consiste en determinar el área y el epicentro del sismo debe localizarse dentro de esta misma para que el evento sea cubierto; sin embargo, por la dificultad de saber de manera específica dónde se ubica este punto, el cliente corre un riesgo mayor de sufrir una pérdida sin que se active la cobertura.

En los seguros paramétricos Quake y Storm, no importa dónde se encuentre la tormenta o el epicentro, ya que, mientras la velocidad del viento o la intensidad del sismo sea la determinada, el evento será pagado.

De los ejemplos anteriores se desprende que el seguro paramétrico está basado en un índice predefinido y en la probabilidad de ocurrencia del evento, no en la pérdida real, como sucede con el seguro tradicional, y que no tiene límites, sublímites o coberturas específicas.

Por otra parte, en México debido a la actividad sísmica y la periodicidad de los huracanes, se ha establecido como estrategia de administración de riesgos el bono catastrófico, un mecanismo de cobertura financiera que aumenta los recursos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), con la intención de ayudar a reparar los daños producidos por un desastre natural que afecte de manera directa tanto la infraestructura pública como las viviendas de las personas en situación de pobreza.

En 2017, el gobierno federal renovó la cobertura emitida por el Banco Mundial, estableciendo que el Fonden estaría vigente tres años con una cobertura de 360 millones de dólares: 150 de ellos para sismos, 100 más para huracanes que impacten en las costas del Océano Atlántico y los 110 restantes para las costas del Pacífico.

La activación del bono depende de los parámetros publicados por el Servicio Geológico de Estados Unidos o por el Centro Nacional de Huracanes, según sea el caso. Esto significa que no se requiere una valuación de daños.

Cuando preguntamos a Andrea sobre la similitud de los seguros paramétricos con los bonos catastróficos, ella explicó que, aunque son muy parecidos, los segundos son contratados por los gobiernos, involucran al Banco Mundial con su estructura de colocación conjunta y buscan la reducción de los costos legales o de recuperación por medio de préstamos. Además, cuando la catástrofe no ocurre, se transfiere a los inversionistas el monto principal o la suma total del fondo, según esté establecido en las condiciones del contrato.

Las personas que ya cuentan con un producto tradicional deben saber que el seguro paramétrico es complementario, puesto que no reemplaza las coberturas básicas ya contratadas en aquél, más bien atiende sus puntos ciegos.

Además, dado que las pólizas paramétricas son diseñadas exactamente como un complemento, casi no tienen exclusiones y se amoldan a los riesgos asegurables del cliente.

México está preparado para este tipo de productos, los cuales son muy útiles, por ejemplo, en los estados que poseen costas y que requieren de soluciones de protección tanto para las playas como para los arrecifes.

Andrea asegura que, de América Latina, el Caribe es la región más interesada en estas pólizas y que Puerto Rico es una clara muestra de ello.

Aunque Swiss Re trabaja sólo con coberturas de riesgos hidrometeorológicos, sísmicos y agropecuarios, los seguros paramétricos también pueden abarcar el ramo de salud.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s