Ajustes, Daños e Indemnizaciones, Seguros

Los riesgos Hidrometeorológicos pueden generar daños irreversibles. Afróntalos con la Guía de Preparación ante Tormentas de Swiss Re.

La Guía de preparación ante tormentas de Swiss Re es una herramienta útil para entender qué son los riesgos Hidrometeorológicos. Además, podrás general un plan para prepararte ante huracanes y tormentas, así como prevenir daños futuros.

A nivel mundial las tormentas y huracanes son una amenaza que ha causado muchos daños en las áreas costeras, al estar bien preparados, el impacto puede cambiar dramáticamente. La Guía de Preparación ante Tormentas de Swiss Re es una herramienta útil para entender los riesgos Hidrometeorológicos, y te ayudará a desarrollar un plan de respuesta para prepararte, mitigar y prevenir daños.

Huracanes, tormentas y ciclones son una amenaza significativa a las zonas costeras alrededor del mundo, causan cada año daños a la propiedad e interrupción de negocios en el orden de miles de millones de dólares. Aunque es muy poco probable no sufrir ningún daño a causa de una tormenta o huracán, prepararse adecuadamente y mantener las instalaciones apropiadamente, producirá los mejores resultados y una pronta recuperación después de una tormenta.

Componentes del plan de respuesta

  •  Equipo de respuesta con tareas asignadas y niveles de autoridad.
  •  Personal dedicado a la ejecución de los preparativos y revisiones antes del inicio

de la temporada de huracanes.

  •  Lista de materiales y equipos a ser almacenados en la propiedad para las tareas

de recuperación.

  •  Información de contacto de las autoridades locales.
  •  Relación con proveedores de equipos críticos como generadores de electricidad.
  •  Plan de continuidad de operaciones/negocios luego del evento.
  • Plan de capacitación formal que incluya simulacros o simulaciones de
  • Preparación, respuesta y recuperación.
  • Preparación antes de la temporada
  • Inspección de los techos
  •  Revisar daños a la cubierta del techo y verificar que no existan secciones sueltas

de la junta perimetral del techo (roof flashing).

  • Verificar que todos los equipos en el techo estén bien asegurados y anclados.
  •  Consultar con un especialista para reforzar el anclaje del techo, particularmente
  • en el perímetro.
  •  Verificar que los drenajes del techo, drenajes externos y áreas de captación de
  • agua estén libres de escombros.
  • Paredes, ventanas y aberturas
  •  Inspeccionar y reparar, de ser necesario, paredes externas, ventanas y puertas,
  • asegurándose de que estén disponibles y en buenas condiciones.
  • Inspeccionar los tornillos de anclaje o de protección y sus componentes.
  • Verificar que las juntas, sellos o gomas (empaques) en las ventanas estén en
  • buenas condiciones.
  • Verificar que los paneles para cubrir y proteger las ventanas, sus tornillos, y
  • arandelas, estén disponibles y en buenas condiciones.

Prepárate. Contratando por adelantado servicios de limpieza, reparación y suministro de equipos de emergencia, para poder acceder rápidamente a servicios críticos. Esto es de suma importancia para eventos naturales de amplia envergadura donde los contratistas tendrán una alta demanda.

Sistema eléctrico y equipos

  •  Verificar el programa de inspección, pruebas y mantenimiento de los generadores de emergencia.
  • Ejercitar los interruptores de transferencia de los generadores.
  • Verificar que los tanques de combustible de los equipos y estén llenos.
  • Probar las bombas de transferencia de combustible que suplen las unidades

de emergencia.

  • Re-checar si algún equipo, sistema o servicio requiere algún procedimiento especial

 único de parada y/o arranque.

  •  Identificar y etiquetar todos los interruptores eléctricos de equipos.
  • Inspeccionar y probar las bombas de desagüe o achique.
  • Verificar que las bombas de desagüe o achique estén conectadas al sistema de
  • suministro eléctrico alterno o de emergencias.
  • Suministros y limpieza
  • Revisar los suministros de seguridad (como EPP, linternas y baterías) y esenciales

(como agua y alimentos).

  • Revisar el inventario de suministros para tareas de recuperación, como, por ejemplo, la existencia de mantas impermeables. Ordenar más materiales de ser necesario.
  • Asegurar que todos los materiales básicos de limpieza estén disponibles y listos para usar.

Durante la temporada

  • Monitorear la actividad de formación de tormentas y huracanes.
  • Revisar periódicamente los consumibles usados en la programación normal de

mantenimiento. Consumibles pueden incluir combustible, aceites, agua, entre otros.

  • Limitar el inventario de materiales en los pisos.
  • Después de emitido el “aviso” o la “alerta” de una tormenta o huracán
  • Probar el generador de emergencia y el interruptor de transferencia.
  •  Verificar que las bombas de desagüe o achique estén operativas y en servicio.
  •  Remover los escombros y objetos sueltos en los techos, patios y áreas externas.
  •  Reubicar o anclar los equipos en patios o áreas externas.
  •  Realizar copias de seguridad de los servidores del sistema de computadoras y datos.
  • Reubicar las copias físicas a una bóveda o ubicación segura.
  •  Reducir los inventarios en los almacenes a niveles mínimos. Elevar o colocar sobre

estibas los materiales almacenados en el piso.

  • Asegurar o anclar áreas en construcción y remover objetos sueltos o no asegurados.
  • De ser posible, reubique o proteja los equipos de alto valor que estén en sótanos o

fosas que puedan inundarse.

Después de la tormenta

  • Considerar que será difícil llegar a sus instalaciones o el acceso será limitado por las autoridades.
  • Traer identificación, cámaras, linternas y EPP.
  • Evaluar las áreas externas antes de entrar a un edificio para asegurar que haya

seguridad estructural.

  • Mantenerse alejado de áreas con peligros potenciales como cables eléctricos

energizados, vidrios rotos, metales filosos, áreas con escape, fugas o derrames de

materiales peligrosos, líquidos o gases inflamables, y áreas inestables con potencial

de colapso de la estructura.

  • Asignar personal de seguridad en áreas donde el acceso no pueda ser controlado.
  • Asegurar que la prohibición de fumar sea aplicada en todas las áreas.
  • Inspeccionar y documentar los hallazgos y daños. Tome muchas fotos.
  •  Activar los contratos (previamente arreglados) de servicios de restauración,

reparación, limpieza y reconstrucción.

  • Reportar daños a la gerencia de riesgos o seguros y a su corredor de seguros.
  • Limpieza y reparaciones
  • Una vez declaradas las áreas como seguras, inicie inmediatamente las actividades

de limpieza.

  • Iniciar lo más pronto posible las actividades de salvamento de materiales y equipos.
  • Separar los bienes dañados de los que puedan ser salvados o recuperados.
  • Establecer prioridades de reparación. Enfóquese en reparar y mantener la integridad de los techos y paredes externas y en los sistemas de protección contra incendio.
  • Antes de reiniciar las operaciones, evaluar cuidadosamente y completamente, con

personal calificado, los procesos peligrosos, equipos especiales y todos los sistemas de servicios.

  • Verificar que el sistema de protección contra incendio este operativo y en servicio:

tanque de agua, sistema de bombas contra incendio, rociadores automáticos, sistema de detección y alarma, sistemas de seguridad. Reparar de inmediato en caso de falla de alguno de estos sistemas.

  • De ser necesario, emitir permisos de puesta fuera de servicio de equipos de

protección contra incendio. Aplicar todas las precauciones incluyendo la asignación de vigilantes de incendio en las áreas desprotegidas.

  • Aplicar formalmente el permiso de trabajo en caliente, con todas sus precauciones,

para todas las tareas de reparación y recuperación que requieran trabajos que generen calor y/o chispas como los de corte, soldadura, esmerilado, uso de antorcha soplete, etc.

  •  Evitar acumulaciones de materiales y escombros dentro de los edificios.
  •  Limpiar los drenajes de los techos, drenajes de balcones, las áreas de recolección de aguas y drenajes a nivel del terreno.

Durante la tormenta paneles del techo, paredes, ventanas, y puertas anclados inadecuadamente pueden ser arrancados por vientos fuertes, abriendo la integridad del edificio y permitiendo presurización interna, entrada de lluvia y objetos que causan más daños.

Recuerda: La condiciones después de una tormenta pueden ser peligrosas. No ingreses en las estructuras o edificios si estas están comprometidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s