Seguros

Reconocer la curva de exposición al riesgo es clave en la cultura del seguro.

Laura Edith Islas Yáñez / Directora general Revista Siniestro

Hoy se habla considerablemente de los nuevos consumidores de seguros y respecto a eso, la AMIS puede compartirnos cifras interesantes. Carlos Jiménez, titular de Autos y Daños de la asociación, nos platica del sector, los asegurados y del uso de la tecnología.

Carlos, me interesa conocer quiénes están comprando seguros, es decir, sus perfiles, y saber si ellos tienen la habilidad para usar las nuevas tecnologías al hacer reclamos.

Para empezar es muy importante distinguir dos conceptos que son muy similares pero que no son lo mismo: uno es la brecha de aseguramiento en función de la edad y otro es la brecha de uso de tecnología en función de la edad. De esta manera obtenemos dos preguntas: ¿quién se está asegurando, es decir, qué rango de edad y género tienen los consumidores?, y ¿quién está usando la tecnología de forma más rápida y eficiente para aprovechar su póliza? Hay que plantear de esta manera tan específica la segunda cuestión porque, aunque podemos asegurar que las generaciones más jóvenes utilizan cada vez más la tecnología, debemos analizar si éstas la ocupan para el fin que nos interesa.

Bien, entonces explícanos qué es la brecha de aseguramiento.

Se trata de la diferencia entre el potencial de personas que pueden asegurarse y las personas realmente aseguradas.

¿Entonces la brecha de aseguramiento se refiere a la cantidad de personas que ya tienen la edad para asegurarse pero no están aseguradas?

Así es. Si tú ya tienes edad para comprar un seguro pero no lo haces, entonces formas parte de la brecha de aseguramiento. Sin embargo, el asunto no se queda en si puedes o no comprar un seguro, ya que debemos ir un paso más adelante.

Pensemos en los vehículos en circulación en oposición a aquellos que están asegurados. Hemos repetido en distintas ocasiones que 7 de cada 10 automóviles no cuentan con ningún seguro. Por tanto, hablamos de una brecha de aseguramiento del 70 por ciento.

En el caso de las casas, un 6% está ligado a una póliza voluntaria y un 14% está vinculado con un crédito hipotecario, así que un 80% no cuenta con ninguna protección. Este último porcentaje representa la brecha de aseguramiento.

Este tipo de situaciones también ocurren en gastos médicos, pues solamente entre 8 y 9 millones de personas en México tienen un seguro de este tipo.

¿Por qué mencionas que no es suficiente con conocer la brecha de aseguramiento?

Decíamos que no basta con saber quién está asegurándose y quién no, porque existe otro concepto muy importante que es la curva de exposición al riesgo en función de la edad.

Las primeras preguntas, que son las más intuitivas, son quiénes está comprando seguros, a qué edad los compran y a qué edad los reclaman; sin embargo, lo más importante es analizar el tipo de riesgo al que cada persona está expuesta en un momento específico de su existencia.

Todos conocemos la clásica infografía del ciclo de la vida, donde todo se reduce a naces, creces, te reproduces y mueres, pero en medio de estas fases hay muchas otras, como aprender a caminar, ir a la escuela, asistir a la universidad, conseguir un trabajo, comprarse un coche, adquirir una casa, casarse, poner un negocio…

¿Ésos son los riesgos que a veces no medimos?

Precisamente ése es uno de los puntos a los que quiero llegar. Tenemos un ciclo de vida que puede estructurarse de múltiples formas y que está amenazado por una serie de peligros que se presentan con mayor frecuencia de acuerdo con nuestra edad, los cuales son señalados por una curva de exposición al riesgo.

¿Nos podrías dar algunos ejemplos de esta curva?

Claro. En la infancia estamos más expuestos a una fractura por jugar. Riesgos como éste se reflejan en los comerciales cuando aparece un niño con muletas o en una situación afín. No es que una persona esté expuesta a riesgos específicos sino que hay una mayor exposición a ciertos riesgos.

Cuando ya estás en la universidad y comienzas a ir a fiestas por las noches o a simplemente transitar más por la ciudad, tu contexto cambia y los riesgos a los que te expones más también. Es claro que, si manejas o utilizas el transporte público, es más probable que sufras un accidente vial, y está comprobado que este tipo de siniestros es la principal causa de muerte entre los jóvenes.

Cuando tienes un trabajo y eres parte de la población económicamente activa, ya sea que elijas el camino del emprendedor o del asalariado, estás más expuesto a la inseguridad y a las enfermedades relacionadas con el estrés laboral. Además, si tienes una empresa, te enfrentas al riesgo de incendio o de otros siniestros que ponen en peligro la continuidad de tu negocio.

Entonces, de manera breve, ¿por qué es vital analizar la curva de exposición al riesgo?

Porque, como personas que vivimos el hoy, no solemos estar preparados para lo que está por venir, así que, cuando trasladamos este modo de vida a la cultura de la administración de riesgos y del seguro, encontramos un obstáculo muy grande, y porque la brecha de aseguramiento no se explica en función de la edad sino a partir de los siniestros a los que estamos expuestos en las diferentes etapas de nuestra vida, es decir, con base en la curva de exposición al riesgo.

En relación con la segunda razón, quiero enfatizar que la edad no es la variable que explica la brecha de aseguramiento sino una consecuencia indirecta. Si pensamos, por ejemplo, en la etapa en la que hemos superado los riesgos del comienzo de la vida laboral y en la que tenemos cierta estabilidad económica para adquirir una casa, ¿estamos más expuestos a que haya un terremoto por el rango de edad o a perder nuestro patrimonio en cierto rango de edad?, ¿cuándo estamos más expuestos a perder nuestros bienes?, ¿este riesgo está en función de la edad o del patrimonio que se puede perder?, ¿corremos el riesgo de perder una casa en un sismo si no la tenemos o el riesgo se activa una vez que poseemos el bien?

¿Cómo explicas la relación entre la cultura de la administración de riesgos y del seguro con la brecha de aseguramiento y la curva de exposición al riesgo?

Cuando las personas identifican los riesgos a los que están expuestas, se dan cuenta de que necesitan estar protegidas con un instrumento que las ayude a afrontar cualquier situación, lo que reduce la brecha de aseguramiento y fortalece la cultura que queremos promover.

Por ejemplo, si yo estoy consciente de que México ha experimentado movimientos telúricos durante 600 años y de que en los próximos siglos seguirá temblando, entenderé que siempre estaré expuesto a los sismos y que tendré un riesgo de pérdida material a partir de que posea un patrimonio, el cual generalmente se consigue a cierta edad, por lo que buscaré la forma de protegerme ante esta situación. De igual forma, si soy un adulto mayor y comprendo que afronto el riesgo de padecer enfermedades cronicodegenerativas, entonces adquiriré un instrumento de protección.

¿La clave está en darse cuenta del riesgo?

Exacto, porque de nada sirve que un tercero sepa cuándo una persona está más expuesta a cierto riesgo en función de la edad si yo no me doy cuenta de ello, ya que, sin importar la etapa de vida en la que esté, no me voy a asegurar porque no percibo mi vulnerabilidad. Por eso, hasta que experimento de primera mano el riesgo, ya sea en carne propia o a través de personas cercanas, cobro consciencia de él y tomo decisiones. El reto es prevenir los riesgos antes de sufrir sus consecuencias.

De aquí que la brecha de aseguramiento se evalúa a partir del tipo de riesgo al que los individuos están expuestos de acuerdo con su edad, y del momento en que éstos se dan cuenta de esta exposición.

Entonces, ¿debemos pensar en los riesgos asociados a las fases del ciclo de vida?

Sí, pero además debemos considerar el ciclo de la administración de riesgos, ya que éstos, así como nosotros, pasan por diferentes etapas. Primero los identificamos, luego los analizamos y cuantificamos, después los evaluamos para determinar en qué medida nos pueden afectar, más tarde los jerarquizamos de acuerdo con su prioridad y, al final, los atendemos tomando una decisión.

La última etapa es la más importante para la brecha de aseguramiento, ya que en ésta elegimos eliminar el riesgo, reducirlo o gestionarlo, para lo cual tenemos varias opciones, entre las que se encuentran financiarlo y transferirlo, dependiendo de si pretendemos asumir, compartir o ceder el riesgo. Éste es el momento clave para evaluar si nos aseguramos o no.

¿Quién debe darse cuenta de los riesgos y en función de quién se deben evaluar éstos?

El contratante debe comprender los riesgos que corre el beneficiario. Aquí debemos tener en mente que el asegurado no siempre es la persona que contrató la póliza. Por ejemplo, los padres y las escuelas deben analizar la curva de exposición al riesgo de los niños y adquirir el instrumento de protección adecuado para éstos y no para sí mismos, de manera que se convierten en contratantes pero no en beneficiarios.

Mencionabas que hay una brecha tecnológica y que es importante analizar cómo utilizamos la tecnología. ¿A qué te refieres con ello?

Todo el mundo puede usar la tecnología, pero tenemos migrantes digitales, personas que quieren utilizarla pero no saben para qué o cómo, y nativos digitales, quienes no sólo quieren ocuparla sino que ya la han hecho parte de sus vidas. La mayor parte de los nativos digitales son jóvenes, pero el grueso de ellos no usa la tecnología para servicios sino para entretenimiento.

Entonces, ¿cuáles serían los retos del sector con respecto a la tecnología?

Empalmar el uso de la tecnología con la administración de riesgos, para lo cual es necesario hacer ver a los jóvenes que, sin importar su edad, están expuestos a ciertos peligros, y acercar las herramientas tecnológicas adecuadas a la población en general, pese a la brecha tecnológica, para que identifique, analice, cuantifique, evalúe y gestione los riesgos a los que está expuesta accediendo a las coberturas pertinentes y consumiendo de manera más ágil el servicio de atención de siniestros.

¿Y cuáles serían los retos con respecto al consumo del seguro en general?

Además de fomentar la cultura de la administración de riesgos, lo que implica concientizar a la población sobre su curva de exposición y disminuir la brecha de aseguramiento, tenemos que diseñar los productos adecuados a las necesidades de los usuarios, ya que éstas cambian y los peligros asociados a un rango de edad también evolucionan, y debemos encontrar los mecanismos para acercarlos a las personas correctas antes de que los requieran.

¿Hablamos de una inteligencia artificial enfocada a conocer el mercado? ¿Podríamos decir que el punto es crear todo un perfil de las personas, así como sucede en las redes sociales, de manera que no adivinemos lo que buscan o les interesa sino que conozcamos esto a partir de un patrón y una serie de algoritmos que recojan la información que proporcionen a lo largo del tiempo?

Sí, pero el problema va más allá, porque, aunque evidentemente es importante conocer el pasado y el presente del beneficiario, el reto es adelantarnos a lo que hará después, saber de antemano cuál será su siguiente paso. Al hablar de riesgos, prevenir algo que ya se vivió en otro momento significa ir atrás, porque la identificación tiene que ser previa a la ocurrencia del siniestro.

El sector asegurador tiene que aprovechar la tecnología para saber quién es el beneficiario, hacia dónde va, qué riesgos enfrentará y cuál es el momento adecuado para acercar al contratante el producto que va a proteger a aquél, y el cliente tiene que estar consciente de la curva de exposición al riesgo del beneficiario y tomar la decisión de cómo gestionar los peligros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s