Sector Asegurador

Palabra asegurada. Mantenerse vigente o estancarse y desaparecer.

Dr. Carlos Olascoaga / carlos@olascoaga.com.mx

La vida nos deleita con el conocimiento y la oportunidad diaria de intensificarlo, producirlo y compartirlo.

Es un hecho y una obligación establecer, como agente de seguros o de fianzas, el vínculo constante entre aprender y actualizar el saber, así como aplicarlo en beneficio de la sociedad, misma que demanda y requiere tanto la seriedad como el compromiso que nuestra acción profesional debe otorgar.

Por esta razón y otras, los agentes tenemos, aunque muchos no lo saben, la obligación de acreditar o refrendar cada tres años las cédulas que utilizamos para desempeñar actividades profesionales. En el entorno donde vivimos, estar al día es tan importante, elemental y necesario que, incluso si la autorización que tenemos ya ha sido convalidada, el desarrollo no termina, ya que quien no se prepara y actualiza, desaparece.

Siempre he creído en los beneficios de los incentivos que se nos otorgan. Por eso pienso que hoy deberíamos de tener la opción de recibirlos a través de formación especializada.

Volviendo al tema que tratamos, me pregunto cómo es posible presentarse ante un cliente y asumir la responsabilidad de proporcionar asesoría y servicio sin estar preparados debidamente. ¿Acaso no es evidente que el avance de la digitalización, la computación, el cambio global, las exigencias ecológicas, las leyes de protección de datos, la responsabilidad civil profesional y la participación en la dirección de empresas o consejeros, entre muchas otras variables, nos obligan a actualizarnos una y otra vez?

Reconocer esta necesidad ha llevado a las diferentes organizaciones del sector, a nivel mundial, ocuparse sobre todo de formar profesionales auténticos, responsables y éticos que cuenten con un importante acervo técnico y humano para mantenerse a la vanguardia.

La Copaprose está presente en este proceso. Para apoyar las actividades de sus miembros, el Consejo Directivo ha creado diversos comités que coordinan asuntos de economía, formación, relaciones institucionales y tecnología, entre otros.

Un comité que genera constantemente investigación, conocimientos, material y actividades es el de Formación. A propósito de su labor, cabe señalar que lo que vemos de ésta es la punta del iceberg en cuyo interior se desarrolla un trabajo tanto intenso como preciso para que la investigación salga a la luz y transmita lo realmente importante o trascendente para nosotros los mediadores, quienes aprendemos, aplicamos y compartimos los conocimientos.

De esta labor surgen dos líneas de acción importantísimas para la Copaprose, las cuales retoma de manera activa la Amasfac:

  1. Desarrollar políticas y planes de trabajo con respecto a los programas de educación, así como a los eventos relacionados, que promuevan el mejoramiento continuo de la capacidad profesional del productor de seguros y de fianzas.
  2. Dar a conocer todas las estrategias de información y comunicación que fortalezcan la imagen del productor de seguros, difundan su rol ante la sociedad, den a conocer su creciente profesionalización y lo vuelvan indispensable.

En la actualidad vivimos inmersos en la tecnología, por lo que sentimos presión ante las ventas que se hacen con un clic. Sí, efectivamente, quien no se prepare y dé un valor agregado a la actividad será sustituido fácilmente.

Cada día surgen valiosas herramientas tecnológicas que utilizamos y compartimos. Es cierto que muchas de éstas requieren de inversiones, tiempo, gastos y aplicaciones, pero así es el entorno, la exigencia y la necesidad de estar. Los tiempos cambian: los medios y canales se ajustan con nuevos servicios, acciones y fortalezas.

Con cada amanecer surgen nuevas oportunidades. Nunca otro tiempo fue mejor que el hoy. El actuar y permanecer es lo que tenemos y nos conviene. Comprometiéndonos y participando logramos permanecer actualizados.

Para concluir con esta charla y este acercamiento, me referiré a la moda con la intención de generar la inquietud por el conocimiento a través de una comparación. El asunto es muy simple: si la ropa que en la década de los 90 era fabulosa, elegante y actual hoy está totalmente fuera de lugar y fea, por lo que no da confianza, entonces ¿cómo podemos esperar que alguien contrate nuestros servicios si nuestro conocimiento desactualizado es como un vestido pasado de moda?Tú ¿te quedarás estancado en otra época?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s