Sector Asegurador

La resiliencia empresarial, el riesgo de desastres y los seguros.

Carlos Zamudio Sosa / México Claims and Risk Management, S.C. / carlos.zamudiososa@gmail.com

No existe empresario alguno que no se preocupe por la continuidad de su negocio, ya que todos los días se presentan problemas sociales, económicos, jurídicos, políticos, ambientales y de todo tipo. En consecuencia, el empresario enfrenta, por ejemplo, la escasez de materias primas de calidad, la feroz competencia mundial con productores más eficientes, las leyes alrededor de la producción, la violencia en alguna de sus múltiples facetas, los cambios climáticos y, por supuesto, la eventualidad de un siniestro.

Se dice que después de luchar contra los romanos en una batalla especialmente desastrosa a pesar de haber vencido, el rey Pirro expresó: “Otra victoria como esta y volveré solo a casa”. El empresario no dista mucho de este agridulce sentimiento, pues pelea de manera permanente en varios frentes de batalla, de los cuales debe salir victorioso a pesar del costo.

El empresario debe convertirse en una persona resiliente, es decir, desarrollar la capacidad de volver a su estado original y resistir el embate de los factores externos e internos. De la misma forma, cada entidad pública o privada, sin importar que sea mundial, regional o local, debe coordinar y preparar sus recursos para fortalecer su resiliencia.

Esta característica está estrechamente relacionada con la administración de riesgos. Los esfuerzos mundiales para reducir el peligro de una hambruna por el cambio climático, dirigidos por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), son un claro ejemplo de ello. Organismos como este se basan en los acuerdos del Marco de Sendai, un documento estructurado por la ONU en cuatro actos y criterios concretos para la gestión del riesgo:

  1. Comprender el riesgo de desastres.
  2. Fortalecer la gobernanza del riesgo de desastres para una mejor gestión.
  3. Invertir en la reducción del riesgo de desastres para una mayor resiliencia.
  4. Aumentar la preparación frente a desastres para responder mejor a ellos y conseguir una mejor recuperación, rehabilitación y reconstrucción.

Estas cuatro prioridades constituyen en su sentido más puro la administración del riesgo. Por eso, las acogen grandes empresas mexicanas, como Cemex, y muchas otras internacionales, que son conscientes de su grado de exposición a la catástrofe. Por supuesto que entre estas empresas están las aseguradoras, como AXA, y las reaseguradoras, como Swiss Re.

La alta dirección de una compañía o el pequeño empresario pueden fortalecer su capacidad resiliente al invertir en la reducción del riesgo y prepararse para enfrentar un posible desastre. Es evidente que cada quien debe hacer esto desde su trinchera y de acuerdo con sus posibilidades, pero bajo los mismos principios, ya que todos buscan la continuidad del negocio y conocen el riesgo inminente. Sabemos que tarde o temprano un sismo, un huracán, un incendio o un acto violento de carácter social, por mencionar algunos ejemplos, producirá daños en cualquier negocio o empresa.

La administración extrema del riesgo implica evitarlo o anularlo. Así pues, el empresario debería, entre otras cosas, dar a las instalaciones físicas de su negocio características antisísmicas, tener total certidumbre de que su ubicación no es propensa a ningún tipo de corrimiento o estancamiento de agua y saber que la zona donde se encuentra no es susceptible de vientos tempestuosos. Por ejemplo, una persona que decide invertir en invernaderos no los construye en donde vive o le resulta cómodo por la cercanía, sino en las zonas de menor exposición al riesgo.

Un organismo o empresa, sin importar su tamaño, debería verse beneficiada a través de un costo de prima menor por sus esfuerzos al transferir al seguro solo aquellos riesgos que representan la verdadera incertidumbre imposible de individualizar, pues esta es la verdadera esencia del seguro privado, aquella donde todos se aseguran después de haber controlado, no tolerado, e incluso anulado su exposición al riesgo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s