Gastos Médicos Mayores

Si estás, si no estás, y a pesar de que estés

La promotora Maribel Ramos Ruíz, de MetLife, nos platica de un siniestro que, en sus propias palabras, “fue de mucho andar”.

Jorge contrató su póliza de gastos médicos con Maribel en el mes de marzo de hace algunos años, posteriormente ella le ofreció la de protección de vida.

Él era una persona que ocupaba un cargo muy importante en el gobierno, el cual le demandaba mucho tiempo y a su vez recargaba en estrés. Jorge en ese entonces tenía tan solo 38 años, sin embargo, contaba con una salud que pareciera de una persona mucho menor.

Maribel asegura que la asesoría va más allá de la contratación de una póliza y que no se trata solo de pensar en la parte de salud, sino en anticiparse a qué podría ocurrir si el cliente está, si no está y a pesar de que esté. De acuerdo con ella, estar significa sobrevivir muchos años y llegar a una avanzada edad; no estar representa morir y dejar a alguien sin amparo económico, y a pesar de estar tiene que ver con las condiciones en las que se vive en el momento actual. Sobre esta filosofía, Maribel ha trabajado desde que era agente.

Precisamente por su forma de pensar, insistía en entrevistarse con Jorge, pero, debido al trabajo de este, era complicado concretar una cita. Cada semana, ella lo llamaba para saber si tenía un espacio en su agenda para continuar con la asesoría. Había veces que Maribel debía esperarlo hasta dos horas o acudir a la oficina de Jorge a las diez de la noche de un domingo.

En cada cita, el proceso de venta se debía repetir, puesto que el interesado ya había olvidado las explicaciones dadas en citas anteriores o decidía modificar la suma asegurada. Después de ocho meses, a finales de noviembre, firmó por fin la solicitud.

Maribel reflexiona: “¿En qué momento ocurre el deber cumplido? ¿Cuando se firma la solicitud, cuando se entrega la póliza, cuando se da el servicio posterior a la contratación o cuando se entrega el cheque? Hoy sé que ocurre cuando visitamos a la familia y le entregamos el cheque”.

La póliza de Jorge fue emitida el 12 de diciembre de ese año, fecha a partir de la cual comenzó otra vez el seguimiento, pero ahora para entregársela. Terminó el mes y su asegurado nunca estuvo disponible.

Unas semanas más tarde, el sábado 11 de enero, mientras daba una capacitación, Maribel abordó el tema de resistencia e insistencia a través del ejemplo de este cliente. Aunque no mencionó ni el nombre ni otra información sensible, uno de los asistentes logró identificarlo y se le acercó para darle la noticia de que su asegurado acababa de fallecer.

imagesElla no podía creer la información, así que inmediatamente llamó a su marido para que le ayudara a investigar si era verdad o no. En cuestión de segundos, el siniestro fue confirmado. Jorge, efectivamente, había fallecido a causa de un infarto fulminante.

Como Maribel tenía la póliza, ya que él no había tenido tiempo para recogerla, en cuanto regresó a la oficina, se comunicó con la asistente del difunto para comentarle la situación: necesitaba contactar a las beneficiarias del seguro, la hermana y la novia de Jorge, cada una con un 50 por ciento de la suma asegurada.

Cuando por fin logró comunicarse con ellas, las citó en un restaurante. Ambas llegaron al lugar con un bebé, lo cual la sorprendió, ya que Jorge nunca mencionó que vivía con su novia o que tenía un hijo y también un sobrino.

La promotora les solicitó una lista de papeles para poder entregarles su indemnización, sin embargo, el detalle para liberar el pago se encontraba en el periodo de gracia, puesto que hablamos 30 días naturales una vez expedida la póliza para poder hacer el pago, sino inmediatamente queda cancelada.

La póliza de Jorge salió con fecha del 12 de diciembre, y él murió el 11 de enero, es decir, a los 29 días de emisión.

Maribel asegura que el asesor debe velar por los beneficios del cliente y la aseguradora, y que por ello se comprometió a seguir de cerca el pago de la suma asegurada, de la cual se descontó la prima anual correspondiente, que no había sido pagada.

Después de mes y medio, por complicaciones con los papeles, las beneficiarias recibieron su cheque. La hermana de Jorge adquirió un producto de inversión y protección, que asesora Maribel, y la novia prefirió solo cobrar el dinero.

Maribel concluye que, aunque los procesos en torno a este siniestro fueron muy largos, ella nunca se olvidó de “insistir, persistir y nunca desistir”, y que la labor como agente siempre debe ser velar hasta el último momento por el asegurado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s