Autos

El regreso a una nueva vulnerabilidad.

El confinamiento y su impacto en los siniestros.

Adriana Oropeza Flores / Directora Editorial / Revista Siniestro

Carlos Jiménez, titular de Autos y Daños en la AMIS, nos concedió una entrevista para despejar las dudas acerca de la siniestralidad en época de covid-19 y acerca de todo lo que vendrá después de esta pandemia mundial.

El seguro de autos, como él menciona, es un producto que está ligado al día a día de las personas, puesto que su particularidad es la frecuencia de los siniestros que ocurren en la cotidianidad de la población. Ahora, con la no movilidad implementada para enfrentar la pandemia, la gente percibe como una mala inversión conservar su seguro de auto, ya que la primera idea que tiene, al ver que su coche está parado, es que no lo necesita. Por eso, muchas pólizas se han cancelado y otras no se renovaron. De aquí que la captación de primas se redujo entre un 10 y un 15%.

El mercado de seguros ha sido impactado sobre todo por la caída de la cartera, es decir, por las cancelaciones en seguros y primas que ya habían sido colocadas. De igual manera, la baja en la venta de vehículos nuevos se relaciona con la disminución en la captación de primas nuevas

Carlos nos habló de un concepto inédito que debemos considerar, la nueva vulnerabilidad. Esta se refiere a regresar a nuestras actividades sabiendo que somos vulnerables a aquello de lo que nos hemos estado protegiendo. Esta condición plantea otros riesgos, lo cual contribuirá a que muy pronto aumente la cartera, la emisión y, por supuesto, la siniestralidad.

Él señala que el despunte y la recuperación de cartera se dará en 2021, pero el crecimiento de vehículos asegurados solo será posible hasta finales de ese año. Además, comenta que las compañías están diseñando esquemas para ayudar al asegurado a medir el riesgo según su comportamiento o hábitos de manejo.

Carlos afirma que la brecha de aseguramiento en nuestro país es una prioridad para las compañías y que la pandemia acelerará la creación de productos, por lo que más rápidamente veremos aquellos seguros que ya se habían pensado para los recientes modelos de negocio, las nuevas monedas y, sobre todo, los riesgos inéditos.

Siniestralidad

La reducción de la siniestralidad vino de la mano con la disminución de vehículos en circulación por las calles. Durante febrero, marzo y principios de abril, la contracción de la siniestralidad fue del 65% a nivel nacional y se presentó sobre todo en colisiones; desde finales de abril hasta junio, se empezó a ver un incremento notable en choques pequeños y robo.

A propósito de la siniestralidad, Carlos compartió con nosotros cuatro datos registrados al cierre de junio:

  1. En Accidentes, el porcentaje más crítico en caída de siniestros (55%) se presentó entre febrero y abril.
  2. En Robo, la disminución se concentró en abril, mayo y junio, meses en los que hubo un 18% menos de este tipo de delitos, lo que significa que se robaron 38 coches menos por día.
  3. El robo de autopartes se incrementó debido a la presencia de autos estacionados o parados en la calle, pero la oferta y la demanda cayeron, ya que no ha sido prioridad de los usuarios arreglar sus vehículos.
  4. A pesar de que bajaron los siniestros, aumentó la severidad de las colisiones.

Digitalización del sector

En palabras de Carlos, “el sector asegurador deberá mudarse hacia una exagerada digitalización y no perder tiempo en capturar datos”. De acuerdo con él, “como estamos ante el nacimiento del ecosistema digital del seguro de automóviles, queremos contar con toda la información en él”.

“Pretendemos que, en cuanto nazca una póliza, el sector la digitalice. Para ello utilizaremos una plataforma de blockchain, que ayudará a validar si un auto cuenta con un seguro vigente y a autentificar la póliza para tener la certeza de que no es falsa”, asegura.

Durante el curso de vida de una póliza, también se necesita digitalizar los siniestros. Es importante saber en tiempo real, por ejemplo, cuánta gente iba en el vehículo involucrado y qué causó el accidente. Esta clase de información ayudará a las aseguradoras a identificar, entre otras cosas, dónde se están robando los autos y cuáles son los cruceros más accidentados, lo que ayudará a crear políticas públicas. Además, al tener todos esos datos, también será posible digitalizar operaciones, como los pagos y las renovaciones.

Carlos resalta que este proyecto ya es una realidad y que la digitalización debe hacer del seguro de autos un commodity, un servicio de valor, para que pase de ser un producto que se vive en la cotidianidad a uno que ayude en ella.

Él nos platicó de la Declaración Universal de Accidentes, un formato único para recibir información y atender el siniestro, que evidentemente agilizará el proceso. Se espera que, entre noviembre y diciembre, estén digitalizados todos los siniestros a nivel nacional. Hasta ahora, la plataforma tiene un avance del 40% y algunas compañías están alimentándola con sus datos.

“Buscaremos que el diferenciador del seguro de autos no sea cómo se emite la póliza o cómo se procesa el siniestro, sino qué información aporta para prevenir accidentes. Confiamos en que la digitalización nos va a permitir enfrentar la nueva vulnerabilidad”, finalizó Carlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s