Sector Asegurador

Recaredo Arias y su paso por la AMIS rumbo al 80 aniversario.

Entrevistamos a Recaredo Arias, director general de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), organismo que está celebrando 80 años de existencia. Él ha vivido la historia del sector asegurador y, por supuesto, sus transformaciones más relevantes. Además, ha sido testigo de cómo la AMIS comenzó con 40 miembros y hoy congrega a más de 100 aseguradoras.

¿Cuáles son los momentos y aspectos clave que ha experimentado durante tu trayectoria en la AMIS?

He sido director general en dos periodos, de 1989 a 1992 y de 2003 hasta hoy. En la primera ocasión, me tocó el cambio de ley, la desregulación, la implementación de Solvencia I y la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. En esa época el sector estaba sobrerregulado y el modelo de reservas era anticuado.

Durante la segunda etapa, instrumentamos la reforma legal de 2002, preparamos la reforma de la Ley General de Instituciones de Seguros (2015), adaptamos Solvencia II y trabajamos en su metodología, incorporamos el gobierno corporativo, impulsamos la gestión de riesgos y estuvimos atentos a la negociación del T-MEC, que representó pocos cambios para el sector asegurador.

Actualmente trabajamos en los productos de TI, como los sistemas para combatir el fraude y para facilitar la compensación entre compañías. Además, desde 2006 hemos buscado cómo llevar el seguro a más mexicanos a través de proyectos, planes y contratos.

Cabe mencionar nuestros esfuerzos por dar la correcta dimensión a las convenciones de seguros, para que estas cada día tengan mayor presencia en los medios. Para ello se ha laborado mucho por varios años. Incluso los periodistas se han tenido que capacitar como parte de este desarrollo, para ofrecer cada día la cobertura profesional de los eventos.

Hemos estado muy pendientes de las macrotendencias y los nuevos retos a nivel mundial, como Solvencia II, microseguros, seguros inclusivos, insurtech, riesgos emergentes, riesgo climático, riesgos cibernéticos y pandemia, que están cambiando nuestras vidas.

Cada presidencia, con su liderazgo, estilo y forma de trabajar, ha ofrecido grandes aportaciones y dejado una huella de incalculable valor.

¿Cuáles han sido los principales retos que ha enfrentado la AMIS a través del tiempo?

En todo momento y cada coyuntura, ha encontrado muchos desafíos y logrado tanto reaccionar como responder de forma adecuada, de manera que ha salido avante en sus tareas de coordinación y representatividad del sector asegurador.

Uno de los retos más grandes ha sido penetrar en el mercado, ya que teníamos el 1.9% del PIB, pero el año pasado logramos el 2.31% y esperamos cerrar 2020 con el 2.6%. Otros desafíos importantes que hemos vivido son la estatización de la banca, las grandes catástrofes a las que ha respondido el sector, los cambios legales y la implementación de los marcos regulatorios de Solvencia I y Solvencia II.

¿Qué aspectos ha modificado la AMIS desde sus inicios hasta la actualidad?

Ahora la AMIS es una institución más profesional, moderna, diversa y plural. Como antes tenía pocas compañías asociadas, la diferencia entre estas se reducía prácticamente al tamaño, es decir, a si eran grandes o pequeñas. Además, no había muchos extranjeros.

Poco a poco el sector se ha profesionalizado y desarrollado bastante. Ninguna aseguradora se ha quedado atrás, pues todas han tenido que crecer. Hoy tenemos productos con capital nacional e internacional. Nuestra industria ha respondido a los retos de modernizarse y de escuchar los diferentes puntos de vista con gran madurez y respeto para lograr el consenso.

De cara al público consumidor de seguros, ¿cuál es el principal reto de la AMIS?

No tenemos el tamaño que deberíamos. Necesitamos lograr que el sector asegurador tenga mayor participación en la economía, diseñe productos más inclusivos y aumente su penetración en las pequeñas empresas, de manera que más mexicanos vean la protección del seguro como un instrumento de resiliencia y mitigación de riesgos.

¿Cómo consideras que será el futuro de la AMIS?

Alentador, aunque no exento de conflictos, retos y obstáculos que exigirán un gran esfuerzo. La AMIS seguirá respondiendo siempre, sin importar quién se encuentre al frente de ella, porque continuará en el camino del desarrollo, la actualización, la profesionalización y la modernización y porque ha demostrado tener la capacidad para enfrentar los retos surgidos en cualquier momento y coyuntura. No tengo duda de que así será su futuro y de que será una organización mucho más representativa. Ochenta años de historia significan mantener una constante renovación y estar al pendiente de las mejores tendencias en seguros y tecnología. La causa de nuestra permanencia no es repetir lo mismo, sino hacer algo diferente.

En materia de tecnología, ¿cuáles son los avances en que ha participado la AMIS por ser trascendentales para el sector?

Hemos investigado y analizado las tendencias tecnológicas relacionadas con las insurtech, los nuevos canales de venta, el diseño de productos y las estadísticas útiles para las asociadas. También invertimos desde hace varios años en servicios de combate al fraude en automóviles, a través del proyecto SAP Autos. Otra inversión en tecnología se dio en el sistema de ajuste de cuentas del Convenio Golpe por Golpe, para saber cuánto le debe una compañía a otra, cuyo desarrollo ha sido muy sofisticado y sigue todo el proceso de un siniestro de autos. Finalmente, contamos con el primer desarrollo de blockchain hecho por una asociación a nivel mundial, con el cual evitaremos el fraude en el seguro obligatorio y facilitaremos la consulta de las pólizas.

¿Cómo definiría su paso por la AMIS?

Como un enorme reto lleno de maravillosas satisfacciones y aprendizaje permanente. Me siento orgulloso de formar parte de esta asociación y no siento ningún remordimiento ni tengo algo de qué arrepentirme. Siempre he tratado de servir en todo momento a los demás y, por supuesto, tanto a las compañías asociadas como a los representantes. Me alegra ver que las herramientas para la gestión de riesgos y Solvencia II funcionan, porque representan desafíos y oportunidades que el sector logró enfrentar y aprovechar. No me siento satisfecho de mi paso por la AMIS, porque el día que sea así estaré en mi zona de confort y no quiero que jamás pase eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s