Vida & Retiro

Derecho laboral y seguridad social, la póliza que olvidamos observar

Iván Manuel Navarro Morales / Twitter @NMIM4218

Tarde o temprano nos convertimos en trabajadores, empleadores o socios de alguna compañía. Así que, sin importar cuáles sean nuestros planes profesionales, estaremos sujetos a derechos y obligaciones establecidos en la Ley Federal del Trabajo y sus leyes accesorias, como la Ley del Seguro Social, la Ley del Infonavit o las dos leyes para el retiro.

Conocer con detalle el derecho laboral y las cuestiones relacionadas con la seguridad social es tan importante como analizar una póliza y comprender sus diversas coberturas. En ambos casos, se trata de adelantarnos a que algún siniestro concluya con anticipación nuestra vida activa profesional o ponga en riesgo el patrimonio, la salud, la economía y la tranquilidad de nuestra familia.

Ignorar la legislación laboral y el marco legal de la seguridad social mexicana es un grave error de empleadores y prestadores de servicios, sin importar el grado de preparación, el nivel económico o el entorno laboral.

Ningún patrón está exento de que algún empleado resbale al salir de casa, sufra un accidente automovilístico, padezca alguna enfermedad cronicodegenerativa o se vea obligado a dejar de trabajar antes de la vejez. Estos escenarios pueden generar serios problemas ante las juntas de conciliación o los tribunales laborales de reciente creación, como costosas demandas laborales o multas, en caso de que no se cubran los puntos básicos de operación.

De igual manera, ni empleados ni emprendedores independientes están exentos de muerte, invalidez, pérdida de ingresos o padecimientos de costosa atención. Riesgos que, una vez materializados, pueden dejar en estado de indefensión a la pareja si no se tomaron las medidas pertinentes.

Las relaciones obrero-patronales están cambiando y no se parecerán en nada a las que conocíamos. No solo se trata de la desaparición de las juntas de conciliación y el nacimiento de los tribunales laborales, sino también de la regulación del home office y el freelancer o trabajador virtual, figuras que generarán tanto derechos como conflictos nuevos, entre los cuales destacarán aquellos relacionados con la seguridad social.

Diversas jurisprudencias emitidas por la Suprema Corte de Justicia de la Nación consideran que solicitar el pago de las cuotas obrero-patronales es un derecho humano irrenunciable e inextinguible. Esto significa que, los trabajadores, sin importar la denominación que se les dé, podrán solicitar al empleador el pago retroactivo de las cuotas del seguro social que no percibieron a lo largo de su relación laboral, incluso si se había pactado no pagar esta prestación durante la relación “profesional” que suele tener bastantes óbices legales tanto para el empleador como para el prestador del servicio. Una vez probada la relación de trabajo, omitir el pago del seguro social constituye una evasión fiscal en los nuevos términos de la legislación hacendaria.

Resulta vital prestar atención a los asuntos relacionados con la materia laboral y la seguridad social, para evitar conflictos con respecto tanto a las cuotas obrero-patronales como a las nuevas modalidades de contratación colectiva, y para mantener una excelente relación con los trabajadores y sus sindicatos. No tener más de 10 empleados será insuficiente para evitar un conflicto colectivo o una organización que demande su representación.

Sin más por el momento, te invito a leerme en la próxima edición de Revista Siniestro, para seguir platicando de derecho laboral y seguridad social.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s