Seguros

Revisa tus semanas cotizadas en el IMSS, tal vez tengas derecho a un ajuste a tu favor

Iván Manuel Navarro Morales / Twitter: @NMM4218

Estimado lector, en la edición de noviembre abordamos los supuestos legales en torno a la modalidad 40, para explicar cuándo conviene aportar en este régimen y por qué este tipo de seguro voluntario no es tan milagroso como muchos pregonan. Si acaso te perdiste la nota, te invito a revisarla para que comprendas mejor el tema que ahora tratamos. En aquella ocasión, resaltamos que, en la Ley del Seguro Social de 1973, la antigüedad (semanas cotizadas) y el salario registrado ante el IMSS (últimas 250 aportaciones) juegan un papel sumamente importante a la hora de cuantificar el monto de pensión, sin importar que esta sea por cesantía, invalidez, vejez o viudez.

Según lo dispuesto en el artículo 167 de la Ley del IMSS de 1973, las pensiones anteriormente enunciadas se calculan fundamentalmente a partir de los años cotizados a lo largo de nuestra vida laboral o la de nuestra pareja, ya sea esposo(a) o concubino(a), en el caso de las pensiones por viudez. Por eso es importante que, si te pensionas bajo el régimen de 1973, revises inmediatamente que el número de cotizaciones sea correcto y el salario registrado coincida con tus ingresos. Estos datos se registran en la resolución de otorgamiento de pensión.

Recuerda que cada año tiene 52 semanas. Si el Departamento de Afiliación del IMSS declara, por ejemplo, que generaste 1144 semanas, debes dividir esta cantidad entre 52 para obtener como resultado el número de años supuestamente cotizados, que en este caso serían 22.

En muchas ocasiones, el IMSS paga las pensiones basándose solo en la información registrada en su sistema digital. Este, en el mejor de los casos, alberga datos de 1982 en adelante y, en el peor, a partir de 1996. Esto significa que, en gran parte de las resoluciones de pensión, el IMSS omite cuantificar las semanas cotizadas que se generaron antes de la década de los ochenta. Por ello existen pensionados que, a pesar de que laboraron 40 años, obtienen resoluciones que indican solo dos o tres décadas de servicio, lo que afecta de forma negativa el monto mensual de la pensión que perciben.

Desde que inició operaciones en 1944, el IMSS utilizó microfichas como sistema de contabilidad, es decir, un medio manual a través de las famosas hojas rosas. Hasta 1982 comenzó a usar medios digitales (Sindo) para llevar un control de las aportaciones que realizaban los patrones, y el cambio en algunos estados o delegaciones ocurrió entre 1992 y 1996. La falta de digitalización de los datos reunidos en el sistema de antaño es la razón número uno por la cual muchas cotizaciones no están reconocidas en las resoluciones de pensión.

En estos casos, lo ideal es solicitar una búsqueda manual de semanas cotizadas en los archivos del IMSS, para que las rastreen, aunque tú no tengas tus comprobantes (hojas rosas). La Ley Federal de Transparencia obliga al IMSS a revisar sus archivos tantas veces como el derechohabiente lo solicite.

Es sumamente importante que revises esta información antes de pedir tu pensión o comenzar a pagar la renombrada y buscada modalidad 40. Sin embargo, si ya estás pensionado, tu derecho de reclamar una cuantificación correcta no prescribe, es decir, si tu pensión fue mal determinada y ya tienes 10 años de pensionado o más, todavía procede el ajuste en caso de que se haya hecho una mala cuantificación de tus semanas cotizadas. En algunos casos, cuando existe una diferencia de 2 a 5 años de servicio, se consigue hasta 4000 pesos más de pensión mensual, cantidad que se puede recuperar de manera retroactiva.

El proceso de reclamación o demanda no implica riesgo de suspensión o merma de pensión. La Ley del Seguro Social y diversas tesis jurisprudenciales refieren claramente que los derechos de los pensionados son inextinguibles. Esto significa que no aplica la caducidad prevista por la Ley Federal del Trabajo para efectos de reclamación de correcta cuantificación, ya que desde 2011 se considera un derecho humano protegido y tutelado.

Te recomiendo que cuentes los años que cotizaste a lo largo de tu vida laboral, revisando con detalle las fechas de alta y baja en cada empresa donde hayas estado, y que cotejes la información con las hojas rosas, los avisos de alta o los archivos del IMSS, para que constates que tu pensión está o estará debidamente apegada a derecho. Quizás, después de revisar la resolucion de pensión otorgada por el IMSS y hacer cuentas, resulte que existe un pago pendiente a tu favor, por correcta determinación de antigüedad, que puedes reclamar a pesar del tiempo transcurrido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s