Vida & Retiro

Mantener la buena calidad de suscripción de vida a raíz del COVID 19

Entrevistamos a Ana Paéz, Underwriting Manager de Gen Re, en España, quien nos compartió una visión como suscriptora de vida para los mercados europeos y de América Latina. A continuación, sus respuestas.

Háblanos de tu trayectoria

El 1 de abril de este año van a ser 30 años que me uní a la compañía, así que tengo ya una larga trayectoria. Comencé a dedicarme a suscripción de riesgos a tiempo completo a partir del año 1996; en ese momento, desde la oficina de Madrid, nos ocupábamos de los mercados ibéricos de España, Portugal y Andorra. Y luego, desde el año 2011, comenzamos también a gestionar el negocio de suscripción y siniestros de vida para el mercado latinoamericano, conjuntamente con la oficina de México.

En materia de suscripción, ¿qué modificaciones hubo durante la pandemia y qué modificaciones se pueden esperar que sucedan?

Realmente creo que nadie calculaba que fuéramos a tener una situación como la que hemos estado viviendo en los últimos 12 meses, y lo que todavía tenemos por delante. Lo que se hizo fue tratar de seguir haciendo negocio, pero manteniendo una buena calidad en la suscripción para evitar los posibles siniestros que pudiesen llegar por el efecto de la pandemia, que, en ese momento -en marzo, abril del año pasado- todavía era desconocido. Realmente no sabíamos el alcance de lo que podía suceder.

¿A qué puntos te refieres cuando hablas de una buena calidad en la suscripción?

Una de las cuestiones que algunas compañías nos preguntaron, especialmente durante la época del confinamiento duro, era la dificultad que tenían para realizar reconocimientos médicos que forman parte de los requisitos de selección. El problema era que las clínicas en las que se hacían estas pruebas estaban cerradas, como todo en ese momento. Y lo que algunas compañías nos propusieron fue modificar los límites a partir de los cuales esos requisitos se podían eliminar para seguir manteniendo una cierta producción y no perder operaciones, pero todavía controlando cual era el riesgo que se estaba valorando. En determinados casos eso era factible, cuando estamos hablando de sumas aseguradas más bajas, donde al final la exposición de la compañía no va a ser tan grande en caso de que el efecto de la selección se pierda por falta de pruebas médicas; y algunas compañías lo que también hicieron fue incorporar un cuestionario adicional de Covid-19 para evaluar el estado de la persona.

Consideras que en algún momento, después de aplicar los cuestionarios, ¿habrá extraprimas, se piensa en ellas o no?

Sí, de hecho, nosotros seguimos -con las directrices temporales que estamos aplicando- haciendo la valoración del riesgo de la manera habitual. En aquellos casos en los que por el estado de salud se requiere de una extraprima se sigue aplicando, pero manteniendo ciertos límites. Esto quiere decir que a partir de determinadas sobreprimas y en combinación con la edad, es más recomendable aplazar la contratación o de plano considerar el riesgo no asegurable por la alta prevalencia de patologías o por la severidad de la patología de base que presente el cliente.

¿Y en materia de siniestralidad cuál ha sido la experiencia que han tenido ustedes en esta pandemia?

Lamentablemente la siniestralidad ha aumentado. Al final ha habido mayor mortalidad en todos los ámbitos; el aumento de mortalidad en la población general también se traduce en que la población asegurada se ve afectada por este motivo.

¿En dónde han tenido mayores siniestros, en la parte de Europa, en América Latina o es muy variable?

En Europa, por ejemplo, concretamente en España y en Portugal, la mayor parte del negocio que tenemos es banca seguros, por lo cual el perfil de las personas que acceden a este tipo de pólizas, son de una edad más joven, a partir de los 35, 40 años, y eso, a efectos de la pandemia, no es un grupo que se vea especialmente afectado por el aumento de la mortalidad.

Y las personas mayores, a partir de los 80 años, normalmente ya no suelen tener un seguro de vida:  si lo tuvieron ya se venció el plazo, y si ha habido alguno todavía vigente eran cantidades pequeñas, con lo cual el impacto, en ese sentido, de la siniestralidad no ha sido muy acusado, pero evidentemente sí que ha aumentado, sin duda.

Por el contrario, en América Latina los asegurados fallecidos por la pandemia Covid-19 son mucho más jóvenes, alrededor de los 58 años, y en algunos meses hemos registrado una sobremortalidad por encima del 400%.

Estas medidas que son temporales, digamos que seguirán permaneciendo durante este año ¿en tanto se ve cómo va el avance?

Claro, las medidas están en constante evolución, aunque tampoco se están cambiando cada dos por tres. Lo cierto es que según va evolucionando la pandemia y sus consecuencias nos enfrentamos a escenarios distintos; ahora mismo, la posibilidad de la vacunación, que está en marcha a nivel mundial, va a cambiar mucho la situación en la que nos vamos a encontrar de aquí a unos meses.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s