Autos

Las aseguradoras deben buscar una suscripción más técnica

Ricardo Mendoza, agente con amplia trayectoria en el área técnica de seguros, nos compartió el siniestro de daños de uno de sus clientes, que se dedica al transporte de mercancías. Esta persona decidió asegurar dos equipos de imprenta, cada uno de ellos con un costo de 120 mil dólares, ya que debía llevarlos a Guadalajara desde la Ciudad de México.

Ricardo pidió al cliente la factura de las máquinas para conocer sus características específicas y cotizar la protección con varias compañías. Al presentar las cotizaciones al cliente, este eligió la cobertura de Tokio Marine, pues, aunque era más cara, establecía un deducible menor. A veces el usuario no busca el precio más barato, sino el producto que le ofrezca mayor tranquilidad en caso de un siniestro, a través de una recuperación de la pérdida más apegada a la realidad.

Nuestro entrevistado, quien fue suscriptor en ramos técnicos, recuerda que antes se solicitaban fotografías del bien que se iba a asegurar y que muchas veces se enviaba a un inspector de averías a revisar el interés asegurable para tener certeza del riesgo. Hoy esto ya no ocurre.

Una vez que el cliente eligió la cobertura, se procedió a asegurar los dos equipos. La póliza tuvo un costo de 30 mil pesos. Después, el camión del cliente se dirigió a su destino; sin embargo, no pudo llegar porque al entrar a Guadalajara fue robado. Así que se presentó la denuncia correspondiente en el Ministerio Público. Como el robo ocurrió en noviembre de 2020, la pandemia retrasó el trámite. Sin embargo, el cliente entregó todos los documentos e incluso acreditó la propiedad antes del 24 de diciembre.

Dado que el modelo de las máquinas robadas no era reciente, sino de 2008, se debía considerar cierta depreciación. Puesto que no hay un proceso específico para calcular el valor de indemnización —como en el caso del ramo de autos, que se apoya en el Libro Azul—, la aseguradora determinó una depreciación del 80%, argumentando que los equipos no eran propiamente nuevos.

Así pues, el cliente obtuvo una indemnización del 20% por cada máquina, es decir, 48 mil de los 240 mil dólares que representaban ambos equipos. A esta cantidad se restó el deducible del 10%, por lo que al final el asegurado recibió 86 mil 400 dólares.

Ricardo exhorta a las aseguradoras a buscar una suscripción más técnica, que permita una indemnización satisfactoria para el cliente después de presentarse el siniestro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s