Vida & Retiro

¿Cómo recuperar tus derechos en el IMSS?

Iván Manuel Navarro Morales / Twitter @NMIM4218

Estimado lector, a lo largo de los años he conocido muchos profesionales que han tenido el valor, la fortuna y la determinación de separarse de su empleo, iniciar proyectos y emprender, pero olvidaron que con el tiempo somos cada vez más propensos a enfermedades y accidentes y que la energía para laborar deja de ser la misma. ¿Has analizado cuál es tu situación actual y qué te depara el destino en caso de sufrir algún siniestro?

Si mañana te es imposible llevar el mismo estilo de vida que hoy debido a una enfermedad o si tu familia queda desamparada debido a tu muerte repentina, una póliza de seguro en los mejores términos posibles sería vital para afrontar la adversidad. Además, si en algún momento de tu vida cotizaste en el régimen del IMSS, te verías favorecido y ampliarías tus prerrogativas, ya que así podrías, por ejemplo, terminar un tratamiento médico cuando los gastos hayan superado el límite máximo acordado con la aseguradora, pues no es un secreto que algunas enfermedades, como el cáncer, la diabetes y la covid, pueden generar costos exorbitantes que exceden por mucho la cobertura del seguro de gastos médicos mayores contratado.

Sin importar que quieras o no atenderte en el IMSS para seguir un tratamiento médico, esta institución te ofrece la posibilidad de recibir una pensión vitalicia, en caso de cumplir con ciertos requisitos, para que compenses un poco la pérdida de ingresos.

Tanto la Ley del Seguro Social de 1973 como la de 1997 prevén la conservación de derechos. Esta figura consiste en la prórroga que el IMSS da a sus asegurados para extender sus beneficios cuando dejan de cotizar. Este plazo siempre equivale a la cuarta parte del tiempo en que la persona prestó sus servicios, de manera que quien cotizó, por ejemplo, durante una década conservará sus derechos por dos años y medio.

La ley también otorga la posibilidad de recuperar la vigencia a aquellos asegurados que dejaron de cotizar por mucho tiempo. Una persona que dejó de aportar al IMSS por más de seis años debe pagar doce meses, alguien que no cotizó por más de tres años y menos de seis debe cubrir 26 semanas y aquel que dejó de aportar por menos de tres años recuperará sus derechos en el mismo instante en que cotice de nuevo.

Una vez que se cumple el correspondiente periodo de recuperación de vigencia, el asegurado es acreedor de manera inmediata a cada uno de los beneficios que otorga el régimen de pensiones al que pertenece, 1973 o 1997. Las prestaciones incluyen atención médica y cirugías con doctores que también suelen trabajar en hospitales privados. Además, como señalaba antes, si después de recuperar tus derechos quedas en estado de invalidez por enfermedad o accidente y cubres los requisitos estipulados, podrás solicitar al IMSS el pago de una pensión.

Te invito a cotizar con alguna empresa o patrón lo más pronto posible para que actives tus derechos. Aportar no necesariamente significa subordinarse a una empresa, pues existen diversas alternativas que debes valorar y explorar, para identificar la que más te conviene. Algunas compañías prestan sus servicios para ayudarte a elegir la mejor opción. Tu servidor es apoderado legal de una de ellas y con gusto te apoyará.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s