Gastos Médicos Mayores

Reeducar al usuario, el futuro de la contención de costos

Entrevistamos al actuario Eduardo Esteva, socio líder de Servicios Actuariales de Assurance (Deloitte) para México, Centroamérica y la región Andina. Él nos habló del impacto de la covid en distintos ramos del sector asegurador.

¿Cómo cambiará la suscripción en gastos médicos y vida después de la pandemia?

No creo que cambie la forma de suscribir, pero sí que deberá mejorar. Será necesario tener en cuenta el life behaviour, es decir, el comportamiento de la gente, para ver cómo este afecta o beneficia su salud. Al entender cómo funcionan, qué hacen y cómo viven las personas es posible determinar riesgos y presentar una propuesta más adecuada. Una persona que se hace un examen físico cada año y realiza deporte no está en la misma situación que quien no lo hace. La prevención es importante, así que deberemos reeducar a las personas.

Un aspecto importante que no ayuda y tendremos que vigilar son los efectos secundarios de la vacuna, pues mucha gente ha terminado hospitalizada debido a ellos. Aún es muy temprano para saber hasta qué punto es posible realizar descuentos en las pólizas.

¿Cómo será el futuro de los gastos médicos después de la pandemia?

Muy desafiante. Creo que dependerá de qué ofrezcamos como sector y cómo lo hagamos. La forma en que las compañías tratan al asegurado suele ser muy diferente. Algunas, por ejemplo, no pagan la prueba de PCR que exige el hospital a quien está a punto de ser sometido a una cirugía, y otras sí cubren su costo porque consideran que forma parte del servicio.

Los precios también dependerán de qué ofrezcamos, pero sobre todo de qué tanto logremos educar a la gente. Los costos se reducirían si todos comprendieran que, aunque los hospitales de primer nivel tengan mayor cantidad de recursos, instalaciones más grandes y mejor tecnología que los de segundo nivel, en estos últimos se brinda atención y se practican muchas cirugías por una tercera parte del precio de los primeros, porque no hay una marca atrás.

El sector debe pensar en cómo caminar hacia la prevención y la reeducación, ya que esto ayudaría a disminuir la siniestralidad, reducir las primas y contener los costos.

¿A qué te refieres con reeducar al usuario?

A tres cuestiones. La primera es de carácter socioeconómico y consiste en hacer entender a la gente que, para ella y las aseguradoras, resulta más económica la atención médica en ciertos lugares, donde los beneficios y los médicos son los mismos que hay en los hospitales grandes. La segunda es de naturaleza cultural y se basa en erradicar la costumbre de utilizar remedios caseros en lugar de acudir con un doctor. La tercera también es de carácter cultural y consiste en concientizar a las personas sobre la importancia y los beneficios del seguro.

La segunda cuestión es muy relevante en la actualidad. Aunque ahora existen consultas médicas de 50 pesos, es muy común que la gente pida a alguien la receta que le sirvió para curarse de alguna enfermedad, porque cree que tiene los mismos síntomas y el remedio será igual de útil. Las consecuencias de esta costumbre pueden ser muy graves, pues incluso si el padecimiento es el mismo las complicaciones varían en cada organismo. Por ejemplo, si alguien enferma de covid, podría solo perder el olfato o también presentar neumonía y quedar expuesto a otras enfermedades, lo cual es mucho más peligroso, así que, aunque al principio manifieste los mismos síntomas que otra persona, debe ir con el doctor para que se atienda de forma adecuada la enfermedad.

Respecto a la inflación médica, ¿crees que aumentará de forma relevante después de la pandemia?

Lamentablemente sí. No sé exactamente qué pasará, pero sí tendrá un impacto importante, pues entramos en la parte económica de la oferta y demanda, de lo que hay y lo que no.

En cuanto al seguro de autos, ¿cuándo crees que se repondrá de la considerable baja que tuvo en 2020?

Como la gente no salía con frecuencia, se produjo una mejor siniestralidad, pero también una disminución en la compra de seguros de autos, lo que generó una guerra de descuentos. El ramo se recuperará cuando la gente empiece a salir más. En el futuro regresaremos a niveles normales. Las compañías tendrán que analizar cómo manejarán la tarificación, pues me parece que las que manejen cobro por kilómetro recorrido y frecuencia de uso de vehículo tendrán una gran ventaja.

¿Sabes si el ramo de daños fue afectado por la pandemia?

Daños casi no fue impactado. Los siniestros que he visto, como incendios y explosiones, tienen que ver con errores humanos y, como hay menos gente trabajando en las instalaciones de las empresas, la posibilidad de que existan disminuye. Además, todos han sido muy cuidadosos y conscientes.

¿Cuándo crees que se comience a ver los resultados negativos?

La pandemia nos pegó en vida y gastos médicos durante el primer trimestre. El efecto de las fiestas decembrinas fue evidente en el sector. Además, como hubo retrasos con las actas de defunción, las personas apenas empezaron a reclamar siniestros de vida.

¿En qué puntos deberá poner atención el sector?

En contar con las reservas adecuadas para evitar pérdidas y serios problemas, pues las pandemias no son eventos que duren un día y sus consecuencias terminan formando parte de nuestra vida; en no perder de vista la parte digital enfocada en mejorar y optimizar el servicio; en generar productos que cubran necesidades y permitan atraer no solamente a los mercados actuales, sino también a otros que no han sido atendidos por el seguro, y en tener mucha iniciativa y encontrar formas de vender los productos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s