Ajustes, Daños e Indemnizaciones

Seguro de transporte de mercancías, la elección correcta para tener un final feliz

Wylie Vielma Delgadillo / Wylie.vielma@gmail.com

Estimado lector, hoy hablaremos de la importancia de administrar los riesgos al transportar mercancías, porque a veces debemos cuidar los contenidos y materias primas del asegurado mucho antes de que lleguen a sus instalaciones. Esto es válido y muy necesario.

Imagina que tu cliente decide comprar una gran cantidad de materia prima proveniente de Italia, porque esta tiene un muy buen precio y una excelente calidad. Él pensaba invertir solo la mitad, pero ahora tendrá materia prima para trabajar durante los siguientes 12 meses, lo que le permitirá conseguir un margen de ganancia mayor al esperado. Por tanto, experimenta emoción y alegría. Aunque deberá esforzarse más para absorber la inversión, confía en que será un gran año.

Como agente de seguros, ¿qué riesgos debes visualizar en relación con el transporte de esta mercancía desde Italia hasta las instalaciones de tu cliente? Antes de que pienses en los riesgos ordinarios de tránsito (ROT) y las coberturas para un viaje tan largo, debes revisar, analizar y detectar las necesidades con tu cliente y comprender, basado en los términos de comercio internacional (Incoterms), qué obligaciones y derechos aceptaron de manera voluntaria el comprador y el vendedor, pues las coberturas de transporte de mercancías deben apegarse a ello. Además, para administrar de forma adecuada los riesgos e ir de lo básico (ROT) a las coberturas específicas, necesitas conocer la naturaleza de la mercancía transportada.

Imagina la incertidumbre del cliente al recibir una llamada del agente aduanal o la naviera y enterarse de que, por el mal tiempo, la carga fue sacrificada para salvaguardar la integridad de la nave. ¿Ya visualizaste el escenario? De un momento a otro, el empresario no solo perdió la materia prima y el dinero invertido, sino también quedó endeudado.

Si esta historia no tiene un seguro de transporte de mercancía bien pensado e instalado, tendrá un desenlace triste o muy complicado, ya que la estabilidad financiera de todo un año estará comprometida, por lo que existirá el riesgo de que se pierdan empleos y se presenten más situaciones desfavorables.

El final es completamente diferente si tú, como agente de seguros, ayudaste a tu cliente a administrar de manera adecuada sus riesgos al detectar las necesidades, contemplar los Incoterms, instalar las coberturas adecuadas, integrar el valor del contenedor en el límite máximo de responsabilidad y entregar la póliza resaltando cómo las preocupaciones han sido trasladadas a través del contrato de seguros.

Por supuesto que a tu asegurado se le vendrá el mundo encima al enterarse del siniestro. Sin embargo, si tu trabajo fue excepcional, las coberturas de la póliza funcionarán; la aseguradora iniciará un proceso de trámites, ajuste y acopio documental, y tu cliente recuperará su dinero en poco tiempo, sufriendo solo el descuento del deducible acordado.

¿A qué te invito con este artículo? A seguir un principio rector en seguros de daños: trabajar sin prisas, ya que estas representan falta de orden y limpieza. Dedica el tiempo suficiente a visitar al cliente, platicar con él, enterarte de los detalles y las preocupaciones, detectar las necesidades y traducirlas a una cobertura funcional de acuerdo con los Incoterms negociados.

En México, la cultura del seguro de daños empresarial, como el diseñado para el transporte de mercancías, está muy mal. Hay mucho por hacer. La labor es gigante. ¿La hacemos juntos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s