Sector Asegurador

Sin miedo al éxito: Principios de la reinvención

Jorge Aarón Bonifacio Flores / Corrector, redactor y traductor / celerisfugatemporum@gmail.com

En la edición de mayo te dimos una probadita de la primera parte de la videoconferencia “El kamasutra de la innovación para agentes de seguros y fianzas”, que Jorge Cuevas presentó en el marco del VI Aniversario de nuestra Revista Siniestro. Hoy traemos para ti la segunda parte de su amena y reveladora conversación, en la que abordó los cuatro arquetipos de la reinvención y el punto de partida de estos.

Empeorar para reinventarse

Al cambiar la manera de hacer las cosas, salir de la zona de confort y entrar en tierras inexploradas, experimentamos desconocimiento, incomodidad, incertidumbre e incluso miedo. Mientras nos encontramos aprendiendo por prueba y error, sentimos que caemos de manera precipitada por una pendiente. Sin embargo, si somos constantes en la práctica de la nueva forma de proceder, la caída desde el punto previo al cambio se vuelve cada vez menos pronunciada hasta que finalmente deja de producirse y, como dice el proverbio, cuando tocas fondo solo queda subir.

Por eso Jorge, teniendo en mente el concepto de Charles Handy, afirma que “todo proceso de cambio, innovación y reinvención empieza empeorando” y que la filosofía de “bien y a la primera” no permite a las personas evolucionar. El bloqueo mental derivado de la aversión al error lleva a las personas a retroceder en el proceso mencionado, huir de las crisis y no superar la curva de aprendizaje. Él advierte que “la mediocridad radica en no querer empeorar”, porque esta actitud implica hacer las cosas de la misma forma todo el tiempo. Esto se convierte en un riesgo enorme, puesto que cualquier fórmula, por muy buena que sea, está destinada a caducar, y una vez que deja de funcionar ya es muy tarde para querer cambiarla.

Por supuesto que atreverse a cambiar aquello que hoy te funciona no es sencillo, mucho menos cuando te encuentras en el punto de mayor riesgo, es decir, en la cumbre de tu éxito, porque, en palabras de Jorge, “la lógica tradicional te dice que si vas bien para qué cambias”. Sin embargo, el mejor momento para innovar y reinventarte es precisamente cuando te encuentras en una situación favorable. Esto debe ser muy claro para quienes forman parte del sector asegurador, señala él, puesto que se sabe que el mejor momento para que una persona invierta en su futuro es cuando está bien. Si ya te encuentras en medio de una avalancha de males lo mejor que puedes hacer es esperarte hasta tocar fondo.

No se trata de estresarse y buscar trasladarse de forma abrupta desde un punto a otro, sino de desarrollar la flexibilidad mental y adoptar una actitud permanente de constante innovación paulatina a través del método de prueba y error. Así como se invierte en un seguro, antes de que se produzca un siniestro, para usarlo cuando sea necesario, la reinvención requiere adelantarse a la curva de declive para estar en condiciones de propiciar un nuevo ascenso.

Arquetipos de la reinvención

Para ayudar a los agentes a crear olas de innovación, Jorge explicó las cuatro posiciones mentales en las que debemos trabajar de acuerdo con nuestro perfil:

  • Explorador o aprendiz. El primer paso para innovar no es tener ideas, sino salir de la caja para explorar. Esto se logra, por ejemplo, al escuchar y comprender a los clientes, probar nuevas tecnologías, leer y estudiar temas diferentes a los acostumbrados, dentro y fuera de nuestra área de trabajo, y estar al tanto de tendencias. La empatía es clave para la innovación, porque si no entiendes lo que el cliente necesita ofreces productos que nadie compra. El objetivo de esta posición no es vender, sino conocer el mercado.
  • Mago. El segundo paso es imaginar y conectar los puntos explorados o aprendidos para hacer algo diferente. Esto se logra al permitirnos ser creativos y tener una mente abierta a la creatividad de otros.
  • Científico. El tercer paso es probar, es decir, experimentar cosas nuevas. Para ello es necesario desarrollar una alta tolerancia a la frustración, de manera que el fracaso no interrumpa de manera prolongada o permanente nuestro proceso de reinvención continua.
  • Emprendedor o guerrero. El cuarto paso es ejecutar e ir por el resultado.

Jorge resaltó que es importante descubrir nuestra singularidad y complementarla al asociarnos con gente diferente, pues, por ejemplo, aquellas personas a las que se les facilita explorar o aprender suelen experimentar dificultad para poner en acción sus descubrimientos. También indicó que, además de los cuatro arquetipos, existen fortalezas que debemos reconocer y complementar. Algunos son muy buenos para inspirar con ideas nuevas o cuestionar las ya existentes; otros, para integrar talentos y capacidades. Existe quien es muy hábil con la tecnología y quien domina el trato personal. Todas las posiciones, ya sean primarias (arquetipos) o secundarias (fortalezas), cumplen un rol vital en el proceso de la reinvención continua. Así que, ya sabes, en tus manos y las de tu equipo está la capacidad de innovar sin miedo al éxito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s